Pasar al contenido principal

Las 5 averías más caras de tu coche

No queremos que te pase esto. Pero, si ocurre, prepara la cartera.

Imagen de perfil de Noemí Alonso
Averías en un coche

Entre las averías más caras de tu coche están la sobrecogedora correa de la distribución, los aún más temidos inyectores y el terrible turbo: todos estos elementos harán que te rasques el bolsillo sin compasión, ya que su reemplazo puede costar entre 1.000 y 2.000 euros, nos dice Endado.com.

Las averías en un coche... ¡que causas tú mismo!

Marzo, junio y julio son los meses en los que más repuestos se compran, según esta empresa online, debido a los días festivos, de viaje y las vacaciones, fechas en las que la revisión del vehículo es imprescindible. Si la realizas por tu cuenta (pongamos que miras el aceite, su filtro y el del aire), puede costarte unos 40 euros. Lo mismo, en el taller, te supondrá casi el doble. Sea como fuere, es muy recomendable para evitar males mayores: aunque entre los problemas más habituales están los que afectan a los neumáticos o los frenos, las averías más caras de un coche están relacionadas con elementos muy distintos. Echa un vistazo y dinos si te ha pasado alguna vez.

Turbo

Su mal funcionamiento puede ser debido a un defecto en la fabricación, a circular con el motor demasiado alto de vueltas, a un exceso de temperatura, a la falta de engrase… El resultado es el mismo: una reparación que, dependiendo de la marca y modelo del vehículo, oscilará entre los 1.000 y los 5.000 euros.

Inyectores

Otro clásico: los problemas aquí suelen estar provocados por el uso, por la utilización de combustibles de mala calidad o por las virutas de suciedad alojadas en el circuito; esto provoca una obstrucción que imposibilita su limpieza. Pueden averiarse de forma individual o todos a la vez, lo que indicaría un desgaste progresivo de los inyectores. Prepara unos 2.000 euros.

Correa de distribución

Cuando se rompe, el pistón toca con las válvulas debido a la falta de sincronización y estas últimas se doblan. Para evitarlo, se debe respetar el mantenimiento del vehículo  y sustituir la correa cada 80.000 km o tres años. Su reemplazo varía de los 250 a los 2.000 euros.

Módulo de control del motor

Gestiona toda la información de los sensores y actuadores de un propulsor, ya sea diésel o gasolina. Al ser totalmente electrónico, la reparación más sensata es sustituirlo por una unidad nueva o de segunda mano en buenas condiciones, evidentemente. Su precio estimado va de los 650 a los 2.500 euros.

Bomba de gasóleo o de alta presión

Suministra la presión correcta a los inyectores de un motor diésel en el momento exacto. Se trata de una pieza de alta precisión, por lo que nos pedirán entre 600 y 2.000 euros por repararla o sustituirla.

Y ten en cuenta que en estos ‘presupuestos’ no está incluida la mano de obra, que ronda los 50 euros/hora…

Lecturas recomendadas