Pasar al contenido principal

Así acelera un Opel Kadett de 1.250 CV de 0 a 314 km/h

Lo típico

Opel Kadett

¿Quién no se acuerda del mítico Opel Kadett? Se trata de una de las creaciones más míticas de la marca alemana, que lo puso en liza en 1991. Desde entonces fue uno de los vehículos más populares de España, y también de Europa. Por desgracia para los más nostálgicos, la firma decidió pasadas unas generaciones que era tiempo del Opel Astra.

Dicho todo esto, hoy vamos a recuperar al Kadett, pero no a uno cualquiera, sino a una unidad destinada a las 'drag races' convenientemente vitaminada. Obviamente, cualquier parecido con el compacto germano que todos recordáis se limita al plano estético, porque lo que esconde este vehículo bajo el capó es como para echarse a temblar. Estamos hablando de uno propulsor de 2 litros turboalimentado con 16 válvulas cuya potencia se va hasta unos exagerados 1.250 CV.

No te pierdas: Opel Kadett GSi: el punto de inflexión para Opel

En la RACE1000, que es la competición a la que pertenece el vídeo que acompaña a estas líneas, los coches tienen que completar una distancia de media milla. En ella, el Opel Kadett protagonista de hoy es capaz de acelerar desde parado a unos espectaculares 314 km/h. ¿Cuántos coches nuevos en el mundo son capaces de hacer algo así? Pocos, muy pocos.

Además de los diferentes cambios mecánicos que ha recibido, esta unidad del Kadett también ha sido aligerada lo más posible. No contamos con más asiento que el del conductor, mientras que otros elementos como la consola central han sido reducidos a la máxima expresión. El confort da lo mismo, solamente importa que el vetusto compacto teutón vuele sobre el asfalto.

Tal cantidad de potencia, tal y como se ve en la filmación, no es nada sencilla de controlar. Al final, son más de 1.000 CV bajo el pie derecho en un coche que no está preparado para ello. Por ello no podemos más que aplaudir al piloto que logró alcanzar tal velocidad, porque por mucho que haya sido en línea recta, se ha tenido que agarrar muy bien al volante para no acabar haciendo el ridículo. Lo que daríamos muchos por sentir lo que es capaz de dar este Opel Kadett...

El Kadett no se vende, pero hay muchos otros que pueden cubrir su hueco...

Lecturas recomendadas