Pasar al contenido principal

Una caja que convierte sus gases en oxígeno y agua puede salvar al motor diésel

Historia del diésel

El invento es obra del francés Laurent Geulin

Las loas, parabienes, elogios y cualquier epíteto de alabanza sobre el motor diésel y su reinado durante muchas décadas en el mundo de la automoción se ganaron a pulso a través de las ventas. Pero, parece que al reinado le quieren poner un final para que abdique y deje su paso a los eléctricos. Aun así, hay gente que quiere salvar al rey. La tecnología puede conseguirlo.

El diseño del bloque de gasóleo que llegó a finales del siglo XIX de la mano de Rudolph Diesel pasa por días difíciles con el aumento de su precio por litro, a la par que sufre las consecuencias del daño al medio ambiente que reporta al tener grandes cantidades de CO2. Por este motivo, las marcas bombardean el mercado con los vehículos eléctricos.

Motor español INNengine

El motor térmico español INNengine puede revolucionar la industria del automóvil

A pesar de ello, ya hay compañías que se niegan a renunciar a un propulsor tan eficiente en su rendimiento como rentable económicamente. Razón de más para que los investigadores busquen darle una vuelta de rosca más y consigan mantenerlo en lo más alto. Laurent Geulin, director de la empresa francesa CIA, ha pensado un invento que puede ayudar a reducir las emisiones de CO2.

El artilugio al que hacemos referencia es una caja que recuerda a un catalizador y que se coloca en la línea de escape, a la salida del motor. Este pequeño cofre, llamado CCC (Compact Carbon Catcher), permite retener el dióxido de carbono y las partículas finas. Esto  permite que se expulse el oxígeno y el agua.

Se adapta a coches, camiones, barcos y grupos electrógenos

El investigador francés explica que el CCC puede tener un amplio espectro de utilización, ya que se puede adaptar a coches, camiones, barcos y grupos electrógenos. Por si fuera poco, ya ha sido validado por un juez, con lo que la siguiente maniobra es convencer a los fabricantes de que la idea es viable comercialmente.

"Nuestro trabajo se ha centrado en la posibilidad de romper la molécula de CO2 resultante de la combustión en C + O2, por lo que conseguimos fijar el carbono (C) en nuestro Compact Carbon Catcher y liberar el oxígeno (O2). Por eso sacamos tanto oxígeno del purificador", declara el director de la empresa CIA.

Por contra, este sistema se destruye "totalmente" con el sistema CCC. "Este es el caso cuando el motor está al ralentí y alcanza las 1250 rpm. Para un motor diésel, es en ese momento cuando la combustión es menos eficiente", detalla.

Sigue exponiendo Geulin que es en ese momento cuando la cantidad alcanza los 0 gramos, con lo que se reduce el CO2 al 100%. "E incluso a velocidad más alta, a 3000 rpm, el coeficiente sigue siendo superior a 5, por lo que se produce una reducción adicional del 80 % en CO2, es decir, 142,56 gramos sin tratamiento y 26,4 gramos con tratamiento", informa el inventor.

Geulin ya está moviendo ficha para intentar vender su producto y él mismo da a conocer que en breve tendrá un cónclave con miembros del mayor fabricante mundial de piezas y tecnología asociada al automóvil, Bosch, para presentar su creación y debatir la opción de que colaboren conjuntamente.

Etiquetas:

Diésel

Y además

Buscador de coches