Pasar al contenido principal

Los cinco conductores más temerarios que ha pillado la Guardia Civil (por ahora)

Esperamos que nunca estés en esta lista...

Imagen de perfil de Noelia López
Piden que el kamikaze indultado ingrese de nuevo en prisión

En septiembre conocíamos un dato: solo en los tres primeros meses del año (el tope contabilizado fue el 21 de marzo), la DGT había recaudado nada más y nada menos que 31,3 millones de euros en multas. La cifra, que supone que cada día se tramitan más de 10.000 multas o se ingresan en las arcas públicas casi 400.000 euros. Tras esto dirás, ¿pero no íbamos a hablar de las mayores temeridades captadas por Tráfico? Pues sí, pero abro con este dato para apoyar un poco a quienes defienden que la DGT no solo tiene afán recaudatorio y que en esas más de 800.000 sanciones que se gestionaron entre enero y marzo de 2017 (y antes) hay algunas burradas que bien merecían el castigo.

Expuestos mis argumentos, pasamos a la recopilación de los cinco conductores más temerarios pillados por la Guardia Civil (motoristas, no miréis para otro lado que vosotros también tenéis representación.

Iremos de menos a más...

5. El músico frustrado

A comienzos del mes de febrero, un helicóptero Pegasus descubrió a un joven que simulaba tocar la batería con dos palos con los que había improvisado las baquetas mientras conducía.

La Guardia Civil le dio el alto en el kilómetro 516 de la A-6, la autovía que une Madrid y La Coruña, a su paso por Lugo.

La DGT se hizo eco de la temeridad que había cometido este conductor a través de Twitter. Dicen que su particular concierto duró casi dos minutos y que terminó en el momento en que se percató de que el helicóptero de la DGT sobrevolaba su coche.

 

4. El autobusero que 'wassapeaba'

Dos de los alumnos que llevaba al colegio inmortalizaron el momento en que el conductor de su autobus escolar cogía su teléfono para contestar un mensaje de Whatsapp. 

Las distracciones al volante son una de las principales causas de siniestralidad y el uso del móvil mientras se conduce encabeza la lista de acciones que nos hacen perder la concentración.

Grave es usar el teléfono en el coche, pero cuando conduces un autobús escolar con 50 niños en la parte trasera cualquier precaución es poca. El conductor en cuestión que cubría una ruta escolar en Valencia fue despedido.

Autobusero

3. El más borracho entre los borrachos

El deshonroso premio al titular de la mayor de alcoholemia al volante es para un vasco que fue descubierto conduciendo con un tasa de 4,75 gramos de alcohol en sangre. Para que te hagas una idea de lo alta que es esta cifra, te diré que, en España, el máximo permitido en sangre es de 0,5 gramos/litro; es más, los médicos aseguran que es imposible superar los tres gramos (en sangre) sin perder el conocimiento

Dicen que los gendarmes (le pillaron en una carretera francesa) trataron de hacerle soplar pero fue imposible por lo que le tuvieron que llevar a un hospital a que le hicieran la prueba en sangre.

2. Sumando temeridades

Este conductor puso su Porsche 911 Carrera a 297 km/h en una autopista limitada a 120 km/h y con el agravamente de que el infractor era discapacitado (aunque el Porsche que dijo estaba probando para comprarlo no estaba adaptado para minusválidos) con lo que no puede pasar de 100 km/h y encima había perdido todos los puntos del carnet (eso, por si solo ya se puede penar con cárcel). 

Tras ser pillado por la Guardia Civil casi a 300 km/h en la R4 de Madrid, entre Pinto y Parla, fue acusado de un delito contra la seguridad del tráfico. Al final, el conductor tuvo que pagar 3.600 euros de multa

1. Camioneros kamikazes ¡por partida doble!

Atentos al vídeo...

Es la prueba con la que la Guardia Civil de Tráfico de Aragón consiguió dar caza a los camioneros kamikazes que sin ningún tipo de miedo o vergüenza ponen en peligro la vida de los conductores que se cruzan en su camino. Como si condujeran uno de los deportivos más rápidos del mercado ambos adelantan a otro camión obligando a los conductores que vienen de frente a invadir el arcén para evitar el choque. El segundo incluso pisa la línea continua.

Ambos han sido acusados de conducción temeraria y desprecio por la vida. Además de la multa han perdido el permiso de conducir.

Lecturas recomendadas