Pasar al contenido principal

Cómo sobrevivir al verano en un coche sin aire acondicionado

Objetivo: ¡no morir deshidratado!

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Perro en coche

Te apreciamos. Queremos lo mejor para ti y por ese motivo te vamos a contar cómo sobrevivir al verano en un coche sin aire acondicionado. La solución número 1 es muy fácil: pagando por él. Aquí podría terminar nuestra noticia, pero no... vamos a ir un paso más allá. 

Puede que conduzcas un Seat 600 y que seas demasiado purista como para querer conducir con aire acondicionado. O que vayas acompañado de ese (pesado) familiar que siempre se resfría con la mínima corriente de aire. O puede simplemente que se te haya estropeado y te dé pereza repararlo (no seas vago. Esta excusa no nos vale). 

No te pierdas: Las playas españolas donde peor se aparca en verano

Por tanto, si no te molesta la idea de un 'coche-sauna' o te ves obligado a estar en uno de ellos, puedes ser optimista y pensar lo que te ahorrarás en gimnasio quemando calorías mientras conduces (total, si la gente paga por sudar), pero créeme que esta no es la mejor opción para tu Operación Bikini. Conducir con temperaturas muy elevadas aumentará la fatiga y puede ser peligroso, así que vamos a centrarnos como seres razonables que somos.

Si no tienes aire acondicionado en el coche, abre las ventanillas. No, en serio. Si se puede cocinar una pizza en un coche cerrado al sol, ¿qué no podrá ocurrir con tu estado físico? Mareos, malestar general, sofocos... ¿Te sientes así? No te la juegues. Nunca antes tuvo tanto sentido la expresión "que corra el aire", así que si no quieres acabar en Urgencias, ventila el habitáculo. Este es uno de los cinco errores que cometes cuando usas el aire acondicionado.

Puedes esperar a conducir de noche también o ir a alguna de las 5 mejores carreteras de montaña de Europa para este verano, cuando las temperaturas bajan, pero como esto no siempre será posible, mejor que sigas prestando atención a nuestros consejos... y que compres agua, mucha agua. Déjate de refrescos ni mucho menos cerveza o bebidas alcohólicas -esas déjalas para cuando estés en el chiringuito de la playa-, el agua es lo que necesitas para hidratarte de verdad. 

Si tienes la boca como si hubieras estado comiendo pan rallado a cucharadas y tu orina es más oscura, amigo, estás comenzando a estar deshidratado. Suena extraño pero es real como la vida misma y te ayudará a darte cuenta de que ha llegado el momento de beber agua. 

Si solo te queda esa botella caliente debajo del asiento... ¡no te preocupes! Sabemos que no es muy agradable beber agua caliente pero la función es la misma y también te servirá para hidratarte. Si no, siempre puedes llevar la famosa nevera azul que tantas tortillas ha albergado en su interior durante 15 veranos... ¡Ah! Y cuidado con el bulo de la ventanilla y el perro si no quieres problemas.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear