Pasar al contenido principal

El curioso motivo por el cual el Mazda CX-30 no se llama CX-4

Tampoco pienses en cosas raras...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Mazda CX-30

El Mazda CX-30 ha sido presentado como una de las novedades del Salón de Ginebra 2019. Sí, decir nuevo Mazda CX-30 suena un poco raro… sobre todo si tenemos en cuenta que este nuevo SUV compacto llega para ocupar el hueco vacío que queda entre el Mazda CX-3 y el Mazda CX-5

No te pierdas: Y por esto en Mazda no apuestan por el downsizing ni el turbo... 

¿No se debería haber llamado entonces Mazda CX-4? La lógica diría que sí, pero Mazda ha decidido prescindir de dicha nomenclatura para no añadir complicaciones a la renovación que está llevando a cabo en su gama. 

Como sabes, Mazda es una compañía japonesa, pero el alcance de sus ventas es va más allá. Por tanto, además del mercado europeo y norteamericano, la marca también comercializa sus coches en países como China y… ahí es donde empieza el lío.

 

 

Resulta que en China ya existe un Mazda CX-4, exclusivo para ese mercado, por lo que a la compañía se le planteaban varios escenarios: o lanzaban dos coches distintos con el mismo nombre (error) o cambiaban el nombre solo para China o buscaban una denominación común para todo el mundo.

 

Mazda CX-30 o Mazda CX-4: la decisión final

Finalmente, los responsables de la marca decidieron que lo más práctico sería añadir un ‘0’ al Mazda CX-3 (siguiendo el ejemplo del pick-up BT-50) y evitar confusiones y complicaciones que no eran necesarias, tal y como citan nuestros compañeros de AUTOBILD.ES. ¿Hubiera sido mas representativo el CX-4? Es probable, pero mucho más confuso. 

Te interesa: Lo que debes saber sobre el motor SkyActiv-X

Sea como fuere, el problema no es mayor que tener que acostumbrarnos a llamarlo CX-30. Por lo demás, y a modo de recordatorio, te diré que el Mazda CX-30 es un coche que se inspira en el lenguaje de diseño Kodo y que incorpora la última y más avanzada tecnología SkyActiv de la marca en sus motores.  

Todavía no hay precios oficiales, pero podemos hacernos una idea de por donde irán los tiros si tenemos en cuenta que el CX-3 arranca en 20.615 euros y el CX-5 asciende hasta los 28.000 euros; por tanto, entre esa franja debería moverse el CX-30.

Más información sobre los coches de Mazda en nuestras fichas

 

Lecturas recomendadas