Pasar al contenido principal

Cuánto costaban los coches antes y ahora: ¿es un 600 más caro que un Ibiza?

Quizás te puedas llevar más de una sorpresa.

La evolución de precios de los coches en España en las últimas décadas ha sido tremendamente importante, especialmente en algunas marcas de lujo: recuerdo hace unos años que un Ferrari 360 Modena rondaba los 120.000 euros. Hoy, un Ferrari 488 GTB, su evolución directa, ha doblado el precio, incluso más si empiezas a meter opciones de Ferrari Tailor Made. ¿Esta tendencia también se ve en coches más normales? ¿Era más barato un Seat 600 en 1960 o un Seat Ibiza hoy (por cierto, aquí tienes todos los detalles del Seat Ibiza 2017).

Uno de los coches más caros de España: a subasta el Ferrari 275 GTB NART español

El caso del Seat 600 es muy interesante. Conocido como el coche del pueblo en España, un coche humilde, barato, fiable y que motorizó todo un país. El precio del Seat 600 se podría considerar como muy asequible y, en los parámetros actuales, claro que lo era: en 1960, un Seat 600 costaba 65.000 pesetas, 390 euros al cambio. Muy poco. Un Seat Ibiza básico cuesta hoy 10.040 euros. El IPC resulta fundamental para conocer el precio real de un Seat 600 hoy, pero hoy lo quiero enfocar desde un punto de vista práctico. Un litro de aceite en 1960 costaba 16 pesetas, hoy 3,46 euros, 575 pesetas. Un periódico, 1,50 pesetas, un céntimo de euro. Viendo esto, parece evidente que un Seat 600 en 1960 era notablemente más caro y exclusivo para la población que un Seat Ibiza hoy: tener un coche en 1960 era un lujo al alcance de pocos.

Dando un salto en el tiempo, en 1974, un Citroën 2CV costaba unas 85.000 pesetas. En ese momento, el salario mínimo era de unas 4.500 pesetas al mes, en 1975 iba a crecer hasta unas 8.000 pesetas al mes. En 1974 la vida ya se había encarecido notablemente, pero los precios de los coches no habían subido mucho: el salario mínimo prácticamente se había cuadruplicado en apenas una década. Un periódico ya costaba ocho pesetas, mientras que un piso en Plaza de Castilla costaba 2,5 millones de pesetas. Teniendo en cuenta que el precio de un coche era unas diez veces el salario mínimo, se podría decir que un Citroën 2CV de 1974 era algo más barato que un Citroën C3 a día de hoy (11.750 euros).

 

 

En 1990, el salario mínimo ya había crecido hasta las 50.000 pesetas y el precio de las cosas se había incrementado notablemente. En ese momento, un Volkswagen Golf GTI costaba la friolera de 2.500.000 pesetas, 15.000 euros. Hoy el salario mínimo se ha duplicado, hasta alcanzar los 655 euros. Hoy un Golf GTI se puede comprar por 34.230 euros, por lo que el precio de los coches más o  menos se ha mantenido similar teniendo en cuenta el salario mínimo.

En esa época, el precio de los coches era más o menos similar al actual, teniendo en cuenta el salario mínimo que, como ya sabéis, toma como referencia el IPC (o debería hacerlo). Ahora bien: ¿ocurrirá lo mismo con el segmento del lujo? Hoy en día en España se ven mejores coches que los que podría haber en España en 1990, ¿son los coches de lujo hoy más baratos que entonces? Vamos a verlo.

Un Mercedes 500SL costaba en 1992 14.075.891 pesetas, 85.000 euros, con un salario mínimo ese año de 338 euros. Un piso, en esa época, rondaba ese precio. Hoy, un Mercedes SL500 cuesta 143.699 euros y sí, también te podrías comprar un piso en muchas zonas de España. No obstante, la vida ahora es mucho más cara, por lo que en la vida general, probablemente 14 millones de pesetas de 1992 cundían más que 143.699 euros hoy. De todos modos, no se aprecia una diferencia importante en este segmento: en 1992 había pocos Mercedes 500SL por la calle y hoy hay pocos Mercedes SL500.

Te interesa: Alfonso de Portago, 60 años del primer podio español en la F1

¿Y que pasa con el superlujo? El Ferrari F40 era el coche más caro del mundo en su lanzamiento: en 1988, un Ferrari F40 costaba en España 40 millones de pesetas. Entonces, el salario mínimo era de 264 euros y un piso de lujo en el Barrio de Salamanca rondaba los 80 millones de pesetas. Hoy, un Ferrari LaFerrari cuesta, con impuestos y matriculado en España, aproximadamente 1,7 millones de euros. Un Ferrari F40 eran 240.000 euros de entonces y resulta evidente, sin hacer muchos cálculos, que un Ferrari F40 era notablemente más barato en su época que un Ferrari LaFerrari a día de hoy.

 

 

Tras este repaso histórico parece claro que durante el comienzo de la motorización masiva de España, con el Seat 600 como máximo exponente, el coche era un artículo al alcance de unos pocos, un artículo de lujo. El Seat 600 era bastante más caro que un Seat Ibiza actual, al menos durante sus primeros años de comercialización. Más adelante, se podría considerar que el precio de los coches respecto al salario mínimo o el IPC se estabilizó, siendo similares entonces y ahora. Resulta muy interesante ver como algunos vehículos de lujo y superlujo son ahora mucho más caros que entonces, especialmente marcas como Ferrari o Lamborghini. 

Bonus track: probablemente el coche más caro de la historia de España fue el Rolls-Royce Phantom IV que el General Franco compró a la marca británica. En 1952, su precio era de 1.700.000 pesetas. Sí, has leído bien, ¡en 1952! Resulta difícil calcular su precio hoy en día, especialmente teniendo en cuenta que España todavía no se había recuperado de la Guerra Civil y que la escasez del pueblo era notable, pero aproximadamente podrían ser unos tres o cuatro millones de euros de hoy en día. ¡Y compró tres! Hoy en día un Rolls-Royce Phantom ronda los 500.000 euros, por lo que en este caso, el modelo antiguo era más caro que el moderno.
 

Lecturas recomendadas