Pasar al contenido principal

La historia del Lamborghini Diablo más loco del mundo

Su dueño se llama Morohoshi-san y es el encargado de iluminar los suburbios de Tokio con su Diablo rosa.

Lamborghini Diablo tuning

Es en los suburbios de Kabukicho donde encontrarás el Lamborghini Diablo más loco del mundo. Un lugar que no encontrarás en ninguna guía turística de Japón. No hay jardines, tiendas de electrónica ni figuras gigantes de ‘Hello Kitty’.

Hay tres tipos de personas aquí: hombres asalariados borrachos en los bares, muchachos perdidos y angustiados, conscientes de sí mismos, muchachos perdidos y angustiados sobre su propia persona en busca de la perfección rebelde y grupos de hombres que se mueven de manera lenta y casi cinematográfica.

No te pierdas: ¡Las ediciones más especiales del Lamborghini Diablo!

Sus trajes son perfectos y son de los que debes preocuparte. Yakuza, la mafia de Japón, es el sindicato de crimen organizado más grande del mundo. Sin embargo, son venerados como héroes populares, como los samuráis de hoy en día. Están unidos por sangre: la de ellos o la de otras personas.

Hoy, hay un cuarto. Solo uno de su especie y se llama Shinichi Morohoshi. Sus zapatos son bolas de discoteca, su pelo es eléctrico y mirar su joyería duele. Está vestido con la psicosis de Tokio, como la última aspiración del espectáculo de luces que define a esta ciudad. Sin embargo, a pesar de sus lazos abiertos con Yakuza, él es juguetón y no lleva armas.

Familiar con mis sensibilidades británicas, me extiende la mano y me cede una tarjeta de negocios en la que solo aparece su nombre. Veo un reloj de diamantes Rolex. Está claro que a Morohoshi le gustan los diamantes: los tiene en su jersey, sus pantalones, su teléfono… y su Lamborghini.

 

 

El Lamborghini Diablo tuning de Morohoshi es algo muy loco… Además, resulta chocante que esto sea así porque este hombre solía moverse en moto cuando era más joven y no tuvo su primer flechazo con los coches hasta que un Lamborghini Countach de color negro se cruzó en su camino cuando iba por la calle con 17 años. 

16 años y unos cuantos arrestos después… decidió comprar este Lamborghini Diablo. “Al principio estaba bastante contento con él. Era ruidoso, como el Countach, rápido y bonito”. Pero todo esto no era suficiente y sentía que su coche pasaba desapercibido en las concentraciones, así que decidió ir un paso más allá y convertirlo en… esto.

 

Lamborghini Diablo rosa Morohoshi

 

Fue hasta a cinco tiendas diferentes, pero algunos renunciaron a modificar el Diablo "porque tenían miedo”, explica. Sin embargo, finalmente encontró un pequeño taller en Tokio que se decidió a hacerlo. Y este fue el resultado final: una mezcla de luces LED, vinilos rosas, salidas de escape descomunales y… diamantes.

¿Crees que es delito hacerle esto a un coche tan especial como el Lamborghini Diablo? Seguro que el que ha comprado este Lamborghini Diablo con solo 22 km no le hará lo mismo... ¿Crees que prohibirían algo así fuera de la locura japonesa? De todas formas, no parece que a Morohoshi le vaya a importar mucho lo que tú pienses… 

Todo lo que debes saber sobre Lamborghini

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear