Pasar al contenido principal

¿Por qué vibra el volante? Descubre la causa y evita problemas mayores

Puede vibrar por diferentes causas. ¡Toma nota!

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Chris Harris se pone al volante del nuevo Porsche 718 Boxster

Alguna vez os lo habréis preguntado: ¿por qué vibra el volante? Es algo muy desagradable y la verdad es que el problema puede venir debido a diferentes fallos. Si te vibra de volante y no sabes de donde viene, lo mejor que puedes hacer es ir tachando todas estas causas: si no te ves capaz de descubrirlo por ti mismo, te recomiendo que acudas al taller, ya que no hacer nada puede terminar con una avería más grave, más peligrosa y, por supuesto, más costosa.

 

¿Por qué vibra el volante? Neumáticos

 

Fueron de un Dodge Viper

 

Te interesa: ¿sabes cómo afecta el calor a tu coche?

Un neumático mal equilibrado puede provocar una ligera vibración en el volante: suele ser una de las causas más habituales. ¡Pero no la única! Los neumáticos son el contacto de nuestro coche con el asfalto y cualquier fallo puede provocar una vibración en el volante. Otra de las causas más importantes es un desgaste desigual de los neumáticos, o bien unos neumáticos en mal estado: esto se puede producir por diferentes causas, incluso por el propio desgaste descontrolado del neumático, más o menos popular en neumáticos de bajo coste. En estos casos, te recomiendo echar un vistazo al neumático y comprobar si el interior del neumático está excesivamente desgastado. En caso contrario, deberás reequilibrar los neumáticos: si el problema persiste, deberemos buscar otras causas (la mayoría de la gente se quedará en este primer escalón).

 

¿Por qué vibra el volante? Suspensión

Un amortiguador en mal estado puede provocar una ligera vibración en el volante: fallos en la suspensión pueden provocar que el neumático no pise el suelo de manera óptima. Estos fallos en la suspensión pueden provocar un desgaste desigual del neumático, haciendo que, aunque cambies los neumáticos mal desgastados, este mal pueda persistir y vuelvas a tener problemas con la vibración del volante. El propio fallo en la suspensión también puede provocar que el volante responda de manera errática, aunque no tendrá una vibración ligera y constante como puede ser el caso de un neumático en mal estado. En este caso debes visitar el taller sí o sí, ya que un fallo importante en la suspensión puede ser incluso peligroso para tu seguridad. Con un sistema de suspensión sin amortiguadores sería más eficaz.

 

 

¿Por qué vibra el volante? Dirección

Una dirección mal alineada puede conllevar muchos problemas: la principal es una menor precisión del volante al querer ir recto y un desgaste prematuro de los neumáticos delanteros. Esto puede provocar una vibración en el volante y también puede ser una de las causas del deterioro prematuro de los neumáticos. Recuerda que siempre que cambies los neumáticos debes revisar la geometría de la dirección para comprobar que todo está en orden.

 

¿Por qué vibra el volante? Frenos

 

Frenos Subaru

 

Como puedes comprobar, la vibración del volante puede venir por numerosas causas. Otra de las causas relativamente comunes es un problema con los discos de frenos: si has ido de tramo, has forzado los frenos, los has recalentado y no los has enfriado correctamente, los discos se pueden deformar. Al producirse algún tipo de deformación, el disco puede provocar vibraciones al rozar con otros elementos como las pastillas: si esto ocurre, debes cambiar el disco, ya que lo destrozarás de manera apresurada, te cargarás las pastillas y la vibración que provoca puede provocar daños en otros componentes del vehículo: además de una menor eficacia a la hora de frenar. ¡Peligro!

 

¿Por qué vibra el volante? Otros fallos

No hay duda que el mal desgaste de los neumáticos es el principal caso de una vibración del volante excesiva, ahora bien, descubrir de donde viene no es tan sencillo. Otros fallos que pueden provocar la vibración del volante puede ser un mal estado de los silentblocks, de las juntas homocinéticas o de los rodamientos.

Si un día aparece una vibración en el volante lo primero que debes hacer es ir descartando fallos. Si la vibración se produce siempre, de manera constante, el fallo probablemente no esté en los discos de freno: en ese caso la vibración más contundente se producirá al frenar. Lo más probable es que los neumáticos estén en mal estado, probablemente por una mala alineación de la dirección, por algún fallo en el equilibrio de la suspensión o simplemente por un neumático de mala calidad: ¡mucho ojo con los neumáticos falsos! Lo más recomendable es comprobar los neumáticos, cambiarlos si están mal gastados y, acto seguido, chequear una serie de componentes clave para evitar que el fallo se pueda reproducir. La inmensa mayoría de casos se solucionarán haciendo esto: si el problema persiste, acude a tu taller de confianza y explícale tu caso en detalle. Como puedes ver, las causas pueden ser muchas y diversas y su reparación, solamente al alcance de profesionales.

Lecturas recomendadas