Pasar al contenido principal

¿Sabes cómo afecta el calor a tu coche? ¡Consejos para sobrevivir al verano!

Buenas noticias: ¡llega el verano! No.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Actualizado
Un Peugeot 205 envuelto en llamas

La temporada estival ya está aquí y, con ella, llega uno de los momentos más esperados y temidos del año: la operación salida de verano  ¿Sabes cómo afecta el calor a tu coche? Aprende con nosotros a proteger a tu querido amigo de las altas temperaturas y disfruta de su compañía sin más contratiempos que las inacabables subidas en el precio de los combustibles. ¡Ay! 

 

¿Cómo afecta el calor a tu coche? 

Los 7 peores consejos para la vuelta de vacaciones.

Como es lógico, lo primero que deberías haber hecho a lo largo del año es tener hecho el mantenimiento básico de tu coche. Revisar el coche antes del viaje no significa ver si tiene las cuatro ruedas, que también, sino el estado de los neumáticos, el nivel del aceite, refrigerante, agua para el limpiaparabrisas y las escobillas (sí: en verano llueve también), el nivel del líquido de frenos, estado de las pastillas y los discos, a ver si por apurar te vas a quedar sin frenos... incluso, poner la pegatina ITV si se te ha pasado ponerla al salir de la inspección tras pasar la nueva ITV.

¿Pero qué es lo peor que lleva tu coche mientras tú estás en el chiringuito? Que te olvides de él. A nivel estético el fuerte impacto del sol sobre la carrocería, plásticos e interior de tu coche pueden hacer verdaderos estragos: no sólo el brillo de la pintura se verá resentido con mayor celeridad, sino que tanto el color como la apariencia de las piezas fabricadas con el oro líquido como materia prima podrían verse estropeadas antes de tiempo.

Y no hablamos exclusivamente de su aspecto: las propiedades de los materiales que las componen pueden debilitarse convirtiéndolas en trozos de juguete que se deformarán o romperán a las primeras de cambio. ¿La solución? Procura dejar tu vehículo aparcado siempre a la sombra y, si puedes, dentro de un garaje subterráneo que lo proteja del alzamiento del mercurio de los termómetros. Nueve de cada 10 chapistas recomiendan lo contrario. Adivina la razón... 

¿Te vas de vacaciones? Aquí 10 consejos para cargar tu maletero con maestría

 

 

 

¿Te preocupa cómo afecta el calor a tu coche en cuanto a su imagen? Pues eso no es nada: las elevadas temperaturas también tienen un impacto importante en ciertos elementos de su mecánica. Parece que este año las temperaturas altas llegan tarde y tu coche lo agradece, pero los 40ºC a la sombra en Jaén son una realidad y, con el asfalto friendo huevos, deberías revisar como los manguitos, la batería -que tendrá un peor rendimiento- e incluso el sistema de refrigeración.

Como ya te habrás imaginado, debes prestar especial atención a éste último para evitar un calentón del motor una vez te hayas puesto en movimiento: busca posibles fugas en todo el circuito, comprueba que los electroventiladores saltan cuando deben y que la temperatura que marca el reloj del cuadro es la real para que no vayas por ahí creyendo que todo está bien mientras tu bloque se está derritiendo. 

Te pedíamos que revises el estado de los neumáticos, pero no solo en cuanto a la banda de rodadura (recuerda: la profundidad mínima de la banda es de 1,6 milímetros, aunque nunca deberías dejar que lleguen a tal límite por tu seguridad y la del resto de usuarios de la vía), las elevadas cotas que pueden alcanzar las temperaturas se ven multiplicadas al hablar del asfalto, lo cual lo convierte en una suerte de marea de lava dispuesta a devorar tus compuestos. No se te olvide revisar una vez al mes o cada 1.000 km la presión de los neumáticos, por mucho que te diga, los trucos para ahorrar combustible haciendo combinaciones imposibles de presión solo pueden provocar un susto por una presión incorrecta.

En un estudio del RACE, estiman que este mes de este verano recibirán cerca de 80.000 avisos de asistencia en carretera causados por los estragos del calor en el coche de sus clientes. Así que imagínate en total la de coches que vas a ver esperando a ser remolcados en la cuneta por culpa de las averías en verano, donde el origen de los problemas vienen por tres causas fundamentales: fallos en las baterías, incidencias con los neumáticos o percances derivados del motor del coche.

¿Cómo te afecta el calor a ti?

El calor no afecta sólo a tu vehículo, a ti también y necesitas tener en cuenta ciertas recomendaciones antes de viajar en coche. Para que no pases un mal rato. O termines destrozando ese RX-7 que ha pasado de obsesión a realidad tras muchos años de duro trabajo. 

Te interesa: cómo sobrevivir al verano en un coche sin aire acondicionado

Ya hemos mencionado que el sol puede hacer un auténtico destrozo con los vehículos aparcados sin ninguna protección ante sus efectos... que también terminarán afectándote a ti: según un estudio llevado a cabo por ScienceDaily, la temperatura que alcanza un coche aparcado a unos 40 grados es de 70 al cabo de sólo una hora, pudiendo sus asientos rozar los 50 en función de su material y la calidad del aislamiento que tenga el habitáculo.

¿Crees que dejarlo a la sombra lo soluciona? No. Parece que los efectos son semejantes al cabo de dos horas, lo cual te da algo más de margen pero no te salva del mal trago. ¿Nuestro consejo? Procura aparcar en un buen lugar y acondicionarlo bien antes de emprender la marcha activando el aire acondicionado para bajar la temperatura y haciendo circular el aire contenido dentro bajando las ventanillas e incluso ‘abanicándolo’ con las puertas. 

 

 

¿Tienes aire acondicionado? Entonces una buena parte de la batalla la tienes ganada... salvo que éste presente algún problema inesperado. Comprueba su adecuado funcionamiento y sustituye el filtro del habitáculo si al conectar la ventilación notas un olor desagradable o un flujo menos de aire del habitual. ¿Te han recomendado en el taller una recarga para que su rendimiento sea óptimo? No es una mala idea siempre y cuando revises cuál es el motivo de que haya habido una fuga del gas que se encarga de enfriar el sistema: éste es estanco y, en condiciones normales, no debería precisar ser cargado salvo que exista algún problema. 

Con un calor así no hay quien conduzca y menos quien soporte un atascazo, por eso es recomendable planificar las rutas. La variedad de aplicaciones de móvil es cada día mayor, pero nosotros somos fans de la Waze, sus consejos y avisos, aunque ya sabes también que Google Maps avisará sobre el tráfico en tiempo real gracias a la propia tecnología de Waze.

Además, es recomendable seguir todas las actualizaciones oficiales, por eso estar atento a los perfiles de la DGT en las redes sociales, sobre todo los días de máxima afluencia de tráfico para para que no te sulfures al volante y así evitar las peores carreteras de la Operación Salida de agosto o los puntos negros más peligrosos de España.

Una vez que refrigeres tu coche, te sientes en él, configura tu ruta, olvídate del teléfono y mucho menos de mandar mensajes por Whatsapp, no solo porque vaya a costarte tu saldo de puntos DGT, sino porque lo puede hacer tu acompañante o lo podrás hacer una vez detengas el coche para airearte, estirar las piernas e hidratarte cada dos horas de viaje. 

No hace falta señalar que el alcohol o las drogas son unos malísimos compañeros de viaje, 1 de cada 3 fallecidos en accidente de tráfico mostraban restos de ellos en sangre. Eso sin olvidar las nefastas repercusiones a terceros que provoca conducir habiendo consumido sustancias prohibidas. Por eso se incrementarán los controles de alcohol y drogas este verano.

Ahora que sabes cómo afecta el calor a tu coche... y a ti. Ahora dirás que ya no te gusta tanto el verano, bueno, pues no te pongas así y disfruta de las vacaciones ¡tú que puedes!

 

¿Quieres estrenar coche nuevo este verano? Aquí tienes todo el mercado

Lecturas recomendadas