Pasar al contenido principal

El sistema de suspensión sin amortiguadores ni muelles. Existe

Y el Ariel Atom podría llevarla.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Ariel Atom AERO-P

¿Un sistema de suspensión sin amortiguadores ni muelles? Pues sí, amigos, a esto lleva la obsesión por el ahorro de kilos en la báscula que tienen los fabricantes, como explican en Carthrottle. El resultado es este dispositivo flexible de doble brazo que puede ajustarse a diferentes especificaciones y que es más duradero que el propio coche: no tendrás que cambiarlo.

Temblad, talleres de barrio: los amortiguadores serán historia con eROT de Audi.

Es obra de un consorcio británico, que ha desarrollado un sistema que pesa hasta un 40% menos que una suspensión convencional. Absorbe los baches como ésta -dichos brazos flexibles se acoplan al chasis y el diseño de su estructura interna controla el movimiento de las ruedas-, pero Lift (acrónimo para Tecnología Flexible Ligera e Innovadora, en sus siglas en inglés), además, tiene el potencial para, en un futuro, generar electricidad, contribuyendo a las necesidades de un coche eléctrico.

Según un informe en Autocar, entre sus creadores está la empresa Atom, aunque la idea fue de la compañía Simpact. Primero, se fabrican unos brazos de la suspensión que utilizan compuestos de fibra estrictamente controlados, con el fin de colocarse en una dirección específica. Así, es posible hacerlos cumplir con todas las tareas necesarias sin que pierdan rigidez; de hecho, podrían durar más de 965.000 km. El 99,9% de los coches acaba antes en un desguace. Oh, y es posible montarlo también en camiones.

Pero quizá su aspecto más interesante sea la utilización de piezas que cambian su comportamiento al exponerlas a corrientes eléctricas y, por otra parte, generan electricidad mediante el movimiento. La idea es que los vaivenes naturales a los que se vean sometidos estos brazos produzcan la corriente suficiente para ayudar en las demandas de los coches eléctricos. Eso aumentaría su autonomía o, si se mantuvieran las cifras actuales, al menos los fabricantes podrían emplear baterías más pequeñas.

Lecturas recomendadas