Pasar al contenido principal

Se vende un Cadillac que seguramente fue de Al Capone

El hecho de que sea a prueba de balas le delata...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Cadillac Alcapone

Los chicos de ‘CelebrityCars.com’, en Los Ángeles (EEUU) venden un Cadillac muy especial. ¿El motivo? Parece que pudo pertenecer a Al Capone, uno de los gánster más famosos de la historia. Hay varios motivos que llevan a pensarlo. 

No te pierdas: Los coches clásicos son la segunda mejor inversión tras la joyería

Por ejemplo, se trata de un coche armado y a prueba de balas; de hecho, se piensa que pudo ser uno de los primeros en tener esta característica y claro, no cualquiera lleva un coche capaz de resistir disparos…

Ahí toma más fuerza la idea de que este Cadillac Serie 341-A de 1928 pudiera pertenecer a Al Capone. Además, el periódico 'Milwaukee Sentinel' de 1931 atribuyó las matrículas a Mae Capone, la mujer de Al. 

También se cree que Emil Denemark tomó posesión del coche cuando el gángster entró a la cárcel para pagar sus deudas por la compra de un par de Cadillac V16.

Además, en la documentación figuran datos como que la ventana trasera llevaba bisagras para permitir que los pasajeros dispararan a los perseguidores, se agregó una sirena de policía para despejar el tráfico y que se pintó de verde y negro para que combinara con el Cadillacs de la policía del día. En este vídeo puedes contemplarlo al detalle...

 

 

También figura que el coche viajó de Nueva York a Inglaterra y a finales de los años cincuenta, un hombre llamado Harley Nielson lo compró y lo restauró, eliminando la mayor parte de la protección antibalas. 

Después, fue expuesto en el Museo 'Car of the Greats' de Ontario (Canadá) en 1971, más tarde el de 'Smoky Mountain' de Tennessee (EEUU) y entonces entró a formar parte de la colección de coches del tejano John O'Quinn's, en 2006. 

Ahora lo venden... por un precio de 1 millón de dólares (unos 906.000 dólares al cambio actual) y previo depósito de 20.000 dólares (18.137 euros, aproximadamente) para poder negociar el precio. Y como puedes comprobar, está en un estado impecable después de varias restauraciones. Un clásico... con mucha clase.

Y además