Pasar al contenido principal

Viejas glorias: Suzuki Samurái

Es imposible que no te guste. IM-PO-SI-BLE.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Fuente: Wikipedia

¿Quién no recuerda el cuadradísimo y pequeño Suzuki Samurái? Por aquí solemos mencionarlo bastante, ya que, como precursor del Jimny (bueno, con matices… ahora lo explicamos), es uno de nuestros vehículos favoritos: un TT de verdad, diminuto, pero muy solvente en situaciones en las que todo terreno más grandes palidecerían, robusto, simpático… y con una potencia (tenía motores de 45 a 70 CV) justísima en carretera. Estaba hecho para el campo y se notaba: el asfalto no era lo suyo. Por eso es tan auténtico…

No te pierdas: así es el Suzuki Jimny 2019

En realidad, el Samurái nació como Jimny en el mercado japonés, pero en otras regiones adoptó una enorme variedad de nombres. Aquí incluso fue Santana Samurái, que es en el que vamos a centrarnos; se trata de la versión SJ410 del modelo, que ya iba por su segunda generación.

Se construía en la planta que la empresa española poseía en Jaén y se vendía como vehículo ‘europeo’, ya que el 60% de las piezas eran locales; de esta forma se evadían los límites a la exportación de coches nipones. Se manufacturó en sus versiones de carrocería corta (como un dos puertas con techo desmontable o comercial), tres puertas largo y furgoneta.

Los Samurái españoles tenían una amortiguación más suave que la de sus parientes orientales, con el fin de aumentar la comodidad en la carretera, y colores combinados en el habitáculo, donde también había asientos de tela y moqueta en el suelo: estaban destinados a aquellos que no iban a utilizar el vehículo exclusivamente para hacer excursiones campestres.

No te pierdas: Viejas glorias. La historia del interminable Lada Niva

En 1990, el modelo recibió una serie de modificaciones y empezó a conocerse como Samurái Mil, debido a su motor 1.0. Ocho años más tarde, recibió una nueva parrilla y paragolpes, desarrollados específicamente para los consumidores europeos, y Santana se atrevió con una versión que incluía el propulsor 1.9 turbodiésel de 65 CV, con una velocidad máxima de 130 km/h. La producción española del Suzuki/Santana Samurái terminó en 2003… pero para entonces ya teníamos el Jimny que nosotros conocemos. Alabado sea.

Lecturas recomendadas