Wayne Griffiths apuesta a ganador

Wayne Griffits, CEO de Seat y Cupra (Seat).

Gustavo López Sirvent

El CEO de Cupra y Seat analizó para Business Insider España, a través de las CEO Talks, el presente y futuro de las marcas a las que representa. Considera que los valores de la gente está cambiando, sobre todo el de los jóvenes, y por eso van a fabricar coches más emocionales.

Nuestros compañeros de Business Insider España llevan a cabo una interesante propuesta llamada CEO Talks, en la que los responsables de compañías destacadas analizan la situación de sus organizaciones y su sector y los retos a los que se enfrentarán en el futuro. En una de estas charlas, Wayne Griffiths, máximo responsable de Seat y Cupra desde 2020, analiza el futuro de esas marcas.

Uno de los aspectos en los que incidió el responsable de las marcas con sede en Martorell fue la transformación del sector. El directivo considera que la está "en disrupción" porque hay demasiados factores cambiantes en cuanto a tecnologías y formas de ver el futuro: 

"Los valores de los clientes también están cambiando. La gente joven espera nuevos valores más contemporáneos, más individuales, más emocionales, no ya los valores antiguos de prestigio, de lujo, de premium", declaró.

El CEO de las firmas españolas considera que los valores de su liderazgo al frente de Cupra no se han de ver como una disrupción ya que esa rutpura podría suponer la desaparición sino como un reto. "Debemos tener el coraje de lanzarnos a la piscina para salir a ganar. Debemos creer que podemos hacer algo muy grande aunque será muy difícil", señaló.

Respecto a Cupra, el dirigente se enorgullece del éxito que está teniendo como demuestra que hayan vendido 600.000 coches, que el año pasado hayan crecido a un ritmo del 50% y que en el primer trimestre de 2024 hayan incrementado las ventas un 10%. "Creo que con los nuevos lanzamientos que van a llegar este año va a ser muy bueno para nosotros", indicó.

El Cupra Formentor y el Cupra León van a ser los buques insigna de la empresa española, sobre todo el primero. "El Formentor en su día era un coche ganador que vendió 120.000 coches al año. El León con su propio diseño 100% Cupra va a tener un éxito muy grande y ambos  vendrán con motores de 333CV con cuatro cilindros e híbridos enchufables con 100 km de autonomía", comentó el CEO británico.

Desafío de la compañía de Martorell es establecerse en el sector gracias a su entorno competitivo, que quieren conseguir, según Griffiths, "a través del diseño del coche, de fabricar vehículos emocionales, eléctricos, pero que también pueden ser deportivos y que emocionen. Es el reto más grande al que nos enfrentamos", comentó.

Para el responsable de Cupra y Seat, el ámbito tecnologico de más impacto al que se enfrentan es el cambio al coche eléctrico, que según dijo, va a llegar "rápidamente", como también lo va a hacer la inteligencia artificial. "La IA va a tener un impacto del que no somos conscientes tanto en producción como en los coches en sí", dijo.

En cuanto a los valores que sus marcas aportan a sus empleados, Griffiths destacó que quieren ser "parte de la solución y no del problema". Para ello, de cara al futuro, van a invertir 10.000 millones de euros junto con el Grupo Volkswagen "para no sólo mantener el empleo sino también hacerlo crecer", sentenció.