Pasar al contenido principal

¿Por qué mi coche gasta mucha gasolina?

Por mucho que lo intentas, jamás consigues alcanzar los datos homologados. Estas pueden ser las causas.

Cinco tecnologías para reducir el consumo de tu coche

¿Alguna vez te has preguntado por qué mi coche gasta mucha gasolina? Más allá de posibles fallos en la mecánica, nosotros a buen seguro tenemos gran parte de responsabilidad a la hora de alcanzar los datos de consumo homologados: con estos consejos para reducir el consumo podrás mejorar en varios litros de combustible el consumo de tu coche, mejorando tu economía, tu eficiencia y las emisiones que emites al medio ambiente.

 

Abusar del acelerador

 

 

Es obvio: a más velocidad, más consumo. Es lo básico, ya que si viajas por una autopista a 150 km/h gastarás mucho más que si viajas a 120 km/h. Especialmente en aquellos motores de gasolina de tamaño compacto, tan habituales en los coches nuevos hijos del downsizing. En ocasiones, aumentar el ritmo solamente te puede hacer ganar uno o dos minutos en tu trayecto y, en cambio, incrementar notablemente el consumo de gasolina. A veces no hace falta abusar tanto del acelerador, ya no solamente por el tema del consumo, sino por el tema de la relación entre seguridad y tiempo ahorrado. Piénsatelo dos veces antes de correr sin sentido.

 

Freno, el pedal que más gasta

¿Crees que te estoy vacilando? Pues no: el freno es el pedal con el que más se produce un exceso de consumo. ¿Por qué? Pues muy sencillo: si tienes que estar tocando constantemente el freno es porque no estás regulando correctamente el acelerador. Estoy hablando al practicar una conducción normal, no al ir de tramo: muchas veces no somos conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor y es imprescindible estar al tanto para adelantar nuestras acciones. Plantea este reto: circula durante X kilómetros sin tocar el pedal del freno. Ya verás como haciendo esto mejorarás tu cifra de consumo y te afectarán menos los cambios en el precio de la gasolina.

 

Marcha adecuada

Otro gran problema de la población: no saber en qué marcha circular. Aquí los cambios automáticos tienen una gran baza respecto a los cambios manuales, ya que suelen ser mucho más eficientes al rodar siempre en la marca más eficiente posible. Pero la mayoría de españoles todavía contamos con coches con cambio manual, por lo que es importante saber qué tipo de motor tienes bajo el capó y cómo exprimirlo de la manera más eficiente posible, circulando siempre en la marcha más larga posible. ¡Hay gente que le da miedo poner sexta! Os aseguro que no muerde.

 

 

Ventanillas abajo

La aerodinámica juega un papel clave en el consumo y la eficiencia: por eso siempre es recomendable viajar con las ventanillas subidas cuando se supera cierta velocidad, utilizando el sistema de climatización. También tienes que tener en cuenta que cualquier elemento que pueda lastrar la aerodinámica puede causar un extra de consumo, como una baca en el techo, barras para portar bicicletas o los esquís, etc. Estos elementos deben utilizarse cuando se necesitan, llevarlos allí siempre por mera comodidad no es algo muy eficiente. Más bien todo lo contrario.

 

Aprovechar la geografía

Hay que conducir con inteligencia antes de querer bajar los consumos y aprovechar la geografía es algo a tener en cuenta: ¿hay una bajada y después una subida? Pues deberás aprovechar la bajada para tomar carrerilla y así después no tener que forzar tanto la mecánica para subir la rampa. Tienes que saber en qué curvas debes frenar y en cuales puedes evitar tocar el freno (recuerda, el freno es el pedal que más hace aumentar el consumo). Si no te conoces la carretera, un buen sistema de navegación te puede echar un cable. ¡Tenlo en cuenta!

Con todos estos consejos para reducir consumos podrás dejar de romperte la cabeza sobre el consumo real de tu coche: lo más probable es que sea culpa tuya. Si haces todo esto y el consumo de tu coche no baja, quizás debas hacer una visita al taller, probablemente puede haber algún fallo, como el filtro de la gasolina, las bujías/bobinas, la sonda lambda, etc. Pero vamos, si hay un fallo de motor el consumo de combustible será exageradamente superior a lo normal, por lo que no será problema de tus manos sino de algo más problemático.

Lecturas recomendadas