Mercedes-Maybach S600 Pullman Guard: un auténtico guardaespaldas

El Mercedes-Maybach S600 Pullman Guard se convierte en un modelo más al listado de las limusinas blindadas de la marca alemana. Un lujazo a prueba de balas.

El nuevo Mercedes-Maybach S600 Pullman Guard es el nuevo mastodonte blindado de la marca alemana, diseñado para proporcionar una protección óptima a los jefes de estado y otras personas en situación de riesgo. Como tal, se incorpora una protección de clase VR9 que significa que puede soportar pequeños artefactos explosivos e impactos directos de una gran multitud de armas.

Para hacer que el S600 Pullman Guard sea especialmente resistente, se ha integrado un acero especial entre la carrocería y los paneles interiores. Además, los componentes de aramida y otros materiales resistentes en todo el exterior proporcionan una protección extra contra la metralla por ejemplo, de una bomba.

No te pierdas: Ya está aquí el Vision Mercedes-Maybach 6: el lujo del futuro

En cuanto a las ventanillas, se han recubierto de policarbonato. Sin embargo, la trasera no se ha blindado, pero sí se han dispuesto unas mamparas de acero para proteger a sus ocupantes. Con toda esta protección extra, el Mercedes-Maybach S600 Pullman Guard mide 6,5 metros de largo y pesa nada menos que 5,1 toneladas.

Además de toda esta protección, el ‘Mercedes Guardaespaldas’ incluye sirenas, radio de doble banda, una batería para arranques de emergencia y un altavoz externo.

En cuanto a su mecánica, el vehículo sigue siendo el mismo que la versión no blindada. Eso significa que es propulsado por un motor V12 de 6,0 litros con doble turbo que ofrece 530 CV y ​​830 Nm de par desde sólo 1.600 rpm. Debido al peso añadido en este Pullman, la velocidad máxima del vehículo ha sido limitada electrónicamente a 160 km/h. Una medida curiosa que a mí, personalmente, me inquieta bastante. Porque los ‘malos’, aunque lleven un coche cutre seguro que corren más…

En el interior, los pasajeros tendrán el más alto nivel de lujo disponible para cualquier coche de producción. Esto incluye sillones de dirección en la parte trasera, que se pueden reclinar hasta 43,5 grados y, que disponen de un soporte ajustable para las piernas de los pasajeros. Como era de esperar, también cuenta con las mismas funciones de calefacción y de masaje que tienen las variantes más equipadas del Mercedes Clase S.

De momento, solo se conoce su precio en Alemania, donde saldrá por 1.400.000 euros. Las primeras entregas a clientes comenzarán en la segunda mitad de 2017.

Lecturas recomendadas