Pasar al contenido principal

Mercedes Clase G: ¿Dónde es mejor y peor que un Ineos Grenadier?

Mercedes Clase G e Ineos Grenadier
Mercedes Clase G (izquierda) e Ineos Grenadier (derecha).

Mercedes Clase G e Ineos Grenadier, dos todoterrenos bestiales

Un todoterreno de una marca establecida como el Mercedes Clase G y otro 4X4 de una nueva compañía con las cosas muy claras como el Ineos Grenadier. Dos coches con enfoques similares pero características un tanto diversas.

Al final, en el mundo offroad, lo que importa es tener todos los ases bajo la manga posibles para subir esa pendiente que te hace pensarlo un par de veces, salir de esa cuneta embarrada que no parecía para tanto o atravesar la zona de rocas que no debería ser la primera opción, pero es la difícil y es que para eso están.

Prueba del Ineos Grenadier: un todoterreno de los que ya no había

El Mercedes Clase G es el perro viejo de esta historia, que empezó allá por 1979 y que continua hoy en día. Su contendiente es novato, pero extremadamente fuerte. Hoy toca analizar con sinceridad y dejando de lado la historia pasada: ¿En qué es mejor o peor un Mercedes Clase G que un Ineos Grenadier?

✔ Muchas más opciones de motor

Mercedes Clase G
Mercedes Clase G.

Si algo destaca del Mercedes Clase G son sus motorizaciones. Inicialmente, está disponible el G 350 d, un bloque de 6 cilindros en línea con 286 CV y 600 Nm de par máximo. Este motor también aumenta de capacidades en el G 400 d, también diésel y muy similar, pero con 330 CV y 700 Nm de par máximo.

Estos fueron los coches que inspiraron al Ineos Grenadier

En el caso de preferir la gasolina, su V8 de 4,0 litros biturbo se presenta con 422 CV y 610 Nm de par en el G 500, para pasar al tope de gama con el Mercedes-AMG Clase G 63 y sus 585 CV y 850 Nm de par máximo.

Lo dicho, muchísima potencia y sistemas auxiliares (caja de cambios automática de 9 velocidades y sistema de tracción integral con diferencial central y trasero) que están a la altura.

✔ Un interior de lujo

Interior del Mercedes Clase G
Interior del Mercedes Clase G.

Uno de los factores que han hecho al Mercedes Clase G diferenciarse del resto de su especie es el interior. Lujo, materiales de primera calidad y muchísima comodidad.

Podría ser perfectamente el interior de una berlina de lujo de Mercedes-Benz. Opciones de cuero, madera, telas varias, una gran pantalla widescreen que aúna cuadro de instrumentos y pantalla multimedia de 12,3 pulgadas cada una, iluminación ambiental con 64 colores, calefacción de asiento en la parte trasera, panel táctil en la consola central, sintonizador de televisión...

Todo esto explica el por qué muchos Mercedes Clase G han abandonado los entornos offroad y tienen una gran presencia en las grandes ciudades, utilizados como coches de lujo. Prácticamente son una limusina, con la que podrás irte a pescar cuando quieras, eso sí.

✘ Un precio elevado

Datos salvajes Mercedes Clase G
Mercedes Clase G.

Uno de los puntos negativos del Mercedes Clase G es su elevado coste en comparación al precio del Ineos Grenadier: desde los 137.607 euros frente a los 60.000 euros de base de su competidor británico.

Apuntan a segmentos diferentes, es cierto, pero en esencia tienen el mismo cometido. Hablamos de una diferencia de más del 50% en cuanto al coste, por lo que es un factor realmente importante a tener en cuenta si se quiere adquirir alguno.

✘ Demasiado lujo, quizá el offroad se queda fuera de la ecuación

Ineos Grenadier en una prueba todoterreno
Ineos Grenadier en una prueba todoterreno.

El Mercedes Clase G, como hemos comentado, prácticamente se ha convertido en un coche de lujo. De hecho, lo raro es verlos en entornos rurales o prácticas todoterreno. Algo de lo que sí presumen marcas como Jeep o Ford pese a su evolución, y evidentemente, el Ineos Grenadier.

Este último tiene un diseño inspirado especialmente en los Land Rover y Range Rover de la vieja escuela, con una gran parrilla delantera y formas cuadradas y toscas. Su interior, aunque tecnológico, se centra en la utilidad.

Prueba del Jeep Gladiator: un todoterreno con potencia, estilo y mucha diversión

Una pantalla multimedia comedida y una gran cantidad de controles físicos en la consola central, que toman como referencia a los paneles de control de aviación clásicos. Palanca de cambios automática de BMW, control de reductoras, freno de mano físico...

Sin duda, es un coche que invita a ensuciarlo de barro y tierra, porque está precisamente pensado para ello y no tanto para pasearse con una exuberante comodidad.

Y además

Buscador de coches