Pasar al contenido principal

Los 7 mayores escándalos de la F1: con buena trampa, bien se... gana

Como puedes ver, la picaresca no es exclusiva de los españoles

Imagen de perfil de Javier Prieto
El Tyrrell 012 excluido en 1984

Los mayores escándalos de la F1 demuestran que no es oro todo lo que reluce en el Gran Circo, donde no faltan los payasos. Sí, mucho glamour, tecnología, presupuesto y pasta, pero también tienen sus tramposos profesionales. ¿Quién no ha tenido la tentación de solucionar un problema por el 'camino fácil'?

Vamos a ver a los grandes pícaros en acción, quienes han manchado de uno u otro modo el nombre de la que es la Categoría Reina del Automovilismo... también en las polémicas. Neumáticos 'mágicos', depósitos de combustible ocultos, espionaje entre escuderías, accidentes provocados, monoplazas ilegales y perdigones son algunos de los recursos empleados en esas trampas. De estas sucias prácticas no se libran ni algunos de los mejores pilotos de todos los tiempos ni los peores equipos de la Historia

Vamos con todas ellas... y no tomes nota.  

 

El depósito 'fantasma' de combustible  

Al equipo BAR-Honda le pillaron con las manos en la masa tras el GP de San Marino 2005. Los comisarios deportivos del Circuito en Ímola examinaron el BAR 007 para averiguar por qué pesaba 5,4 kg menos del mínimo legal (600 kg) establecido en el reglamento. Su sorpresa fue mayúscula al descubrir la existencia en el coche de un depósito de combustible oculto.

 

 

Anularon los resultados de sus pilotos, Jenson Button y Takuma Sato, tercero y quinto , respectivamente en la cita italiana, y les impidieron competir en Barcelona y Mónaco. De ese modo, BAR-Honda se convirtió en el segundo equipo excluido de la Historia después de Tyrrell. Aquello provocó uno de los mayores escándalos de la F1 que se recuerdan.

 

Las gomas Michelín que crecían a lo ancho

En 2003 a Michelín se le ocurrió supuestamente una genial idea para ofrecer unas prestaciones superiores a su rival en el Mundial, Bridgestone. Creó presuntamente unas gomas cuya anchura aumentaba en plena carrera. Sí, has leído bien. De ese modo al incrementarse la superficie en contacto con el asfalto, el monoplaza tenía más agarre. 

 

 

Evidentemente, Bridgestone se dio cuenta de la jugada y los franceses tuvieron que retirar el 'novedoso invento' en el GP de Italia 2003. Ferrari, que montaba los compuestos nipones, se llevó esa carrera y las dos últimas de la temporada. Sí, amigo, hubo un tiempo en el que existían varios suministradores de neumáticos en el Gran Circo. Si esto no es uno de los mayores escándalos de la F1, que venga Bernie Ecclestone y lo diga.

 

El polémico accidente en Singapur  

Lo que pasó en el GP Singapur 2008 está considerado uno de los mayores escándalos de la F1. Nelsinho Piquet, compañero de Alonso en Renault, se estampó contra el muro cerca de la curva 17 en el Circuito de Marina Bay. Eso provocó la salida del safetycar, facilitando la victoria del piloto asturiano.

 

 

Y aunque en un principio el brasileño declaró que había sido un error, tras ser despedido en el GP Hungría 2009, afirmó que aquel día había recibido órdenes para provocar el accidente. Flavio Briatore, director del equipo, fue expulsado para siempre de cualquier acto relacionado con el Gran Circo y Pat Symonds recibió una suspensión de 5 años. ¡Qué presunta acción más vergonzosa!

 

El espionaje de McLaren a Ferrari

En la temporada de 2007 McLaren fue el actor principal de la madre de todos los escándalos de la F1. La FIA le multó con 100 millones de dólares y la exclusión del Mundial de Constructores de aquel año al acusarles de poseer información confidencial de Ferrari. Los detalles del caso parecen sacados de una peli de Torrente.

 

 

Resulta que un ex jefe de mecánicos de Ferrari, Nigel Stepney, cabreado como un mono con sus superiores de la Scuderia, le pasó un dossier de 780 páginas a Mike Coughlan, ex diseñador de McLaren. Y a este último no se le ocurrió mejor idea que ir a fotocopiarlo a una tienda cerca de Surrey (Inglaterra). El dueño del establecimiento, tifosi hasta la médula, se dio cuenta de lo que tenía en sus manos y se chivó a Stefano Domenicalli, capo del equipo rojo por aquel entonces. El resto del relato ya lo conoces.

 

Las malas artes de Schumacher

Resulta obvio decir que el heptacampeón alemán es uno de los mejores pilotos de todos los tiempos. Ahí están sus títulos y registros estratosféricos que lo demuestran. Sin embargo, su ambición por ganar a cualquier precio le llevó en ocasiones a perpetrar actuaciones muy peligrosas. Hay un puñado de ellas, pero solo recordaremos las más 'gloriosas'.

 

 

Logró su primer título en Adelaida 1994 tras chocarse contra Damon Hill y provocar que los dos quedaran fuera de combate. Como le salió bien aquella maniobra que incomprensiblemente quedó sin sanción, repitió la 'jugada' en Jerez 1997 contra Jacques Villeneuve.

 

 

En esa ocasión el karma le dejó fuera de combate. Y qué decir del día que dejó aparcado su Ferrari en la clasificación del GP Mónaco 2006 obstaculizando el paso de Alonso, quien volaba hacia la pole.

 

 

Por último, recordamos el tremendo cerrojazo que le pegó contra el muro en Hungría 2010 a su excompañero Barrichello que casi provoca un accidente brutal. Dicha maniobra pudo acabar en tragedia cuando el Barón Rojo no se estaba jugando el triunfo, circunstancia que tampoco lo habría justificado.

 

 

Y aunque el Káiser no fue el responsable directo en el GP Austria 2002, sí se beneficio de la táctica de Ferrari. La Scuderia ordenó dejarse adelantar a su compañero Rubens Barrichello, quien acatólas órdenes casi en la línea de meta. Sí, habría unas cuantas más, pero ya es suficiente.

 

 

Por cierto, le deseamos de todo corazón que pueda recuperarse al que fuera uno de los corredores más duros de pelar en el asfalto. Keep pushing, Michael!

 

¡6 coches! en pista

El GP USA 2005 disputado  en Indianápolis siempre será recordado como uno de los mayores escándalos de la F1. Tan solo los seis coches (Ferrari, Minardi y Jordan) que montaban neumáticos Bridgestone tomaron la salida. El resto de los catorce monoplazas equipados con Michelin se retiraron en la vuelta de formación aduciendo falta de seguridad en sus compuestos. La imagen de la carrera con ese reducidísimo número de bólidos fue lamentable.

 

 

El público en las gradas, atónito ante el bochornoso espectáculo, comenzó a arrojar objetos a la pista y abandonó el recinto en señal de protesta. Todo se originó después de que el día anterior se detectaran 'problemas' con los neumáticos Michelin, el más grave de ellos fue el accidente del Toyota de Ralf Schumacher. Parece ser que las fuerzas originadas en la zona peraltada eran demasiado elevadas para esas gomas. Bueno eso y el reasfaltado del trazado. El fabricante francés comunicó a sus siete escuderías que no sería seguro disputar la prueba. Y así pasó, claro.

 

Los perdigones prohibidos

Según nuestras fuentes, Tyrrell ostenta el dudoso honor de ser la primera escudería expulsada del Mundial. En el GP de Detroit 1984 se descubrió que disponían de un sistema de eyección de agua que con el transcurrir de la carrera, les permitía alcanzar el peso mínimo obligatorio.

 

 

Hasta ahí, vale. Pero es que junto al depósito del citado líquido, les pillaron con un compartimento con bolitas de plomo (¡perdigones!) para aumentar los kg del bólido. La FIA dijo basta y les eliminó del Campeonato. 

Sí, es cierto que esta lista de los mayores escándalos de la F1 está incompleta. Sin embargo, por cuestiones de espacio lo tenemos que dejar aquí. ¿Cuál es tu favorito?

 

Lecturas recomendadas