Pasar al contenido principal

Probablemente este sea uno de los BMW de competición más bellos jamás fabricados

Un BMW 635 CSI con decoración John Player & Sons que llega desde la tierra de los canguros.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Este BMW 635 CSI de carreras es uno de los coches de carreras de la marca bávara más impresionantes que puedes ver sobre el asfalto de cualquier circuito: una mezcla espectacular entre elegancia, espíritu racing y una historia a sus espaldas de éxito. Cuenta con las especificaciones del Grupo C y durante su carrera ha conseguido importantes victorias en la ATCC, la Australian Touring Car Championship: sí, allí donde los Holden y Ford con enormes motores V8 se pegan bofetadas.

No te lo pierdas: prueba Vauxhall VXR8 Maloo, ¡el canguro más loco de Australia!

Y es que en 1985, cuando en Australia se incorporó la nueva regulación del Grupo A, este BMW 635 CSI puso sobre las cuerdas a los tradicionales V8 australianos: ganó 7 de las 10 carreras, llevándose claramente en campeonato. Pero no fue la única victoria de este bólido tan espectacular: también venció en otras competiciones locales como la AMSCAR Series o la Australian Endurece Car Championship, con el mítico piloto neozelandés Jim Richards, que será el encargado de volverse a poner a los mandos de esta joya en el evento de Silverstone Classic.

 

 

Y es que la relación entre este coche y Jim Richars es realmente especial: ¿no conoces a este piloto? Deberías ver el final de la Bathurst 1000 de 1992. En esa carrera, Jim Richards iba liderando la carrera con un Nissan GT-R R32 -¿no conoces la historia del Nissan GT-R R33 LM? cuando una espectacular tormenta justo al final de la prueba le puso contra las cuerdas. Tuvo que seguir con neumáticos slick y la consecuencia fue un impacto contra el muro, mientras que su rival, Dick Johnson, cambió los neumáticos y consiguió mantenerse vivo: la organización mostró la bandera roja y nombró ganador a Jim Richards, creando un gran malestar entre los fans. ¿El resultado? Una de las declaraciones más polémicas de la historia del motorsport. Jim Richards llamó ‘gilip***as’ a todos los presentes en el circuito, una rajada que todavía le persigue, 25 años después.

Pero hoy nuestro protagonista es este BMW 635 CSI con decoración JPS que es una auténtica delicia: está recientemente restaurado y su aspecto no puede ser mejor. Bajo el capó, esta bestia luce un seis cilindros en línea atmosférico con 24 válvulas que alcanza las 8.400 vueltas: seguro que en Silverstone Classic podrás escuchar su espectacular banda sonora en directo. No me creo que el polémico Jim Richards, pese a su edad, vaya a ir de paseo matutino con el coche en este espectacular evento. ¿Estabas pensando acudir? Mira, ya te he dado otra excusa.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear