Cara a cara con el Nissan GT-R R33 LM: el más alucinante

Los amantes del Gran Turismo probablemente reconoceréis a la legua la ensanchada carrocería de este GT-R tan particular; para los demás, sabed que es posiblemente uno de los artefactos japoneses más raros, alucinantes y deseables jamás fabricados.

¿Por qué digo esto? El Nissan GT-R R33 LM puede considerarse como una rareza entre las rarezas, una auténtica joya y un artículo de culto para los amantes de los coches japoneses en general y de la saga GT-R en particular. Nacido para conquistar el circuito de La Sarthe, se conformó con conquistar nuestros corazones con un aspecto y un rendimiento que te dejan sin palabras.

Tener frente a ti al Nissan GT-R R33 LM es como ver el Santo Grial de los coches japoneses. No tiene precio, solamente existe este ejemplar, guardado bajo llave y mucha protección en el Zama DNA Garaje de Nissan, al noroeste de Yokohama, donde la marca guarda sus joyas más preciadas. Su historia, como cualquier mito de cuatro ruedas, es única y muy especial. Sigue leyendo: estoy seguro que también te terminará conquistando.

Este Nissan GT-R LM nació gracias a una nueva normativa para la categoría GT1: la idea de los organizadores de Le Mans era convertir la carrera de resistencia más famosa del mundo en una auténtica pasarela donde se batiesen en duelo coches que se pueden matricular en la calle. Las reglas no fueron demasiado duras: solamente pedían homologar un único ejemplar.

Nissan encargó a Nismo la puesta en marcha de este proyecto basado en el Nissan GT-R R33. El objetivo era llevar a la cita francesa dos ejemplares para tomar el relevo del Nissan 300ZX ganador de la categoría GTS en 1994. El R32 había dejado muy alto el pabellón de los ‘Skyline’ en el mundo de la competición y el nuevo R33 debía mantener el nivel.

Nismo le metió mucho ‘rock’n roll’ al coche de competición, rebajó su peso hasta unos escuálidos 1.150 kg, le quitó la tracción integral en favor de la trasera para cumplir con la nueva normativa (y de paso para perder algún que otro 'kilito') y le insertó el legendario motor RB26DETT con especificaciones del Grupo N y una potencia total de 400 CV (aunque se llegó a potenciar hasta los 600 CV). Pero no te olvides de lo más importante. Para poder ser aceptado en Le Mans, al menos un ejemplar debía ser homologado y matriculado para la calle: ¡he aquí el Nissan GT-R LM!

Con prácticamente el mismo kit de ensanche del modelo de competición pero sin pegatinas ni demás aditivos, su presencia resulta poderosa. Matriculado en Reino Unido, gracias en parte a la permisiva normativa de la SVA para homologar coches, el GT-R LM ya estaba listo para poder ser utilizado para ir a buscar el pan. Eso sí, para llevar a cabo la homologación, su motor fue reprogramado y se quedó en 300 CV, pero no te olvides que es un coche de Le Mans…¡menuda bestia!

En el interior, Nismo puso su toque con un precioso volante de Alcantara y unos asientos con tapicería a cuadros. No falta la radio o el aire acondicionado, por lo que aunque su peso aumentó algo, contaba con auténticos elementos de confort. Todo este proyecto terminó con una gran noticia, la existencia de este increíble coche, una joya de valor incalculable, pero también con dos no tan buenas.

La primera ya la conoces: Nissan fue dueña del coche desde el primer instante y no tiene pinta que se vaya a deshacer de él con facilidad. La segunda fue que los Nissan GT-R R33 de Le Mans nunca obtuvieron un resultado demasiado bueno: el McLaren F1 les aguó la fiesta. El R33 LM número 22 terminó en quinta posición de su clase (por detrás de los cuatro McLaren), mientras que el coche 23, con una preparación más potente de 600 CV, abandonó en la vuelta 157 por problemas en la caja de cambios.

La llegada de nuevas bestias a la categoría, como el 911 GT1, terminó por truncar los planes de Nissan en Le Mans con su GT-R. No obstante, gracias a la locura de un grupo de ‘japos’, seguro que más ‘petrolheads’ que tú y que yo juntos, el Nissan GT-R Skyline R33 LM de calle existe y eso ya es suficiente motivo de alegría. Una joya que representa la herencia de Nissan en el mundo de la competición y que nos hace disfrutar como niños pequeños ante la pantalla de nuestro ordenador...

No te lo puedes perder:

Historia de Nismo: de un sedán al GT-R más salvaje

Prueba Nissan GT-R Track Pack: desafío a la física

¿No conoces la historia de Spyker? 135 años de sombras y luces

Puro lujo: estos son todos los Rolls-Royce Phantom de la historia

Una historia de éxito: un repaso a los Aston Martin DB

¿Te gusta el Bugatti Chiron? Estos son sus orígenes modernos

Fotos: un repaso a los mejores Alpine de la historia

Lecturas recomendadas