Pasar al contenido principal

El cabreo y los puñetazos de Toto Wolff en el GP Australia F1 2017

Marchando una tila para Toto Wolff, Jefe de Mercedes F1.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Toto "Cabreitos" Wolff

El monumental gesto de cabreo de Toto Wolff, Jefe de la escudería Mercedes, en el GP de Australia F1 2017, ha dado la vuelta al mundo del motor. El acceso de rabia le sobrevino al austriaco cuando su piloto Lewis Hamilton perdió el liderato en el asfalto frente al Ferrari de Sebastian Vettel.

No te pierdas: cómo ver la Fórmula 1 gratis o pagando

Al amigo Wolff habría que decirle que menos mosqueos y más espabilarse con la estrategia en boxes, origen de la derrota de la marca de la estrella.

Las mentes pensantes de Brackley, entre las que estuvo la suya, ordenaron el cambio de ruedas de Hamilton en la vuelta 17. Fue demasiado pronto y muy precipitado.

Este error, quizás ante ell temor ante un hipotético undercut de La Scuderia, propició que ésta les arrebatara la primera carrera de las veinte que componen el calendario de F1 2017.  

 

 

¿Qué si fue para tanto el enfado de Toto Wolff? Pues hombre, es cierto que el gesto de rabia incontenida sorprendió, y mucho, en un señor -en el amplio sentido de la palabra- que suele ser muy mesurado.

No obstante, su frustración puede ser comprensible. Y es que perder un Gran Premio después de haber ganado todos los Campeonatos del Mundo de Pilotos y Constructores en los últimos tres años, es un palo muy gordo.

Bueno, pero a estas alturas del post, te estarás preguntando: ¿qué hizo Toto Wolff? Pues pegarle dos puñetazos a una mesa en el box desde donde seguía la prueba. 

Quizás lo más censurable, al margen de su reprobable gesto, fuera la pobre técnica que exhibió en la ejecución del mismo. Sus mamporros parecían más propios de un Chuck Norris artrítico o de un Steven Seagal reumático.

 

 

Por cierto,  cuando veas el vídeo de autos -nunca mejor dicho- no te pierdas la cara de circunstancias que puso uno de sus trabajadores quien presenció la escena pegado a Toto. Ni pestañeaba...por lo que pudiera pasar.

Tras finalizar la prueba, y ya más calmado, el responsable de las flechas de plata reconoció que habían metido la pata con su prematura parada en boxes y que Ferrari fue el justo vencedor. 

Y como ya sabes que los tuiteros están a la que salta, se apresuraron a parodiar la reacción del directivo. Unas líneas más arriba te mostramos la que más no ha molado a nosotros. ¿Qué te parece a ti?

 

Las 5 mejores carreras de la Historia de la F1

 

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear