Pasar al contenido principal

Coches de calle inspirados en Le Mans: Nissan R390 GT1

Nissan no encontró lo que buscaba, pero crearon algo muy grande en el proceso...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Nissan R390 GT1

Era el año 1998 cuando oímos hablar del Nissan R390 GT1 por primera vez, un coche de calle inspirado en Le Mans. Bueno, más que inspirado… creado para que la versión de carreras fuera aprobada para su participación en la categoría GT. 

Pero no fue así de fácil; para comprender de dónde venía este coche tenemos que remontarnos a 1996, cuando Porsche vino con el Porsche 911 GT1, un coche de competición que posteriormente tuvo su versión de calle a la venta, aprovechando un vacío en las regulaciones (ya que debería ser al revés: primero el de carretera, luego el de carreras).

No te pierdas: ¡Aston Martin podría volver a los prototipos en Le Mans!

Con la llegada de este modelo, coches como el Nissan Skyline GT-R se quedaron un tanto obsoletos, así que los fabricantes se pusieron manos a la obra para dar vida a nuevos rivales que fueran capaces de plantar cara al de Stuttgart. También por aquella época empezó a dar que hablar el Mercedes CLK GTR, no lo olvides.

Nissan empezó entonces a trabajar en el Nissan R390 GT1, aunque la marca japonesa decidió seguir las normas y dar vida en primer lugar a su coche de calle. Su nombre procedía del Nissan R380, uno de sus coches de competición de los años sesenta. 

 

 

El objetivo de Nissan no era otro que las 24 Horas de Le Mans y no todas las carreras de GT1, así que se pusieron el foco en la carrera más prestigiosa del mundo. Para ello se asociaron con Tom Walkinshaw (TWR), que había conseguido ganar Le Mans en 1988 y 1990 con el Jaguar XJR-9.

 

Motor del Nissan R390 GT1

A la hora de participar en Le Mans, era muy importante pensar en el motor del Nissan R390 GT1, ya que el seis cilindros en línea de 2.6 litros del Skyline GT-R era demasiado pesado y tenía el centro de gravedad demasiado alto.

Entonces lo que hicieron fue actualizar el VHR del Nissan R89C, un Grupo C de 1989; el motor, un V8 de 3.5 litros twin-turbo, ofrecía 650 CV a 6.800 rpm y estaba asociado a un cambio secuencial de seis marchas. Además, gracias al chasis monocasco, el peso de este tracción trasera se quedaba en tan solo 1.000 kg.

 

 

Es cierto que el motor del Nissan R390 de calle sufrió una reducción de potencia -hasta los 558 CV- pero aun así, esto le permitía acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 3,3 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 354 km/h; de hecho, cuando debutó era el tercer coche más rápido jamás hecho, solo por detrás del McLaren F1 y del TVR Speed 12.

 

El Nissan R390 GT1 por fin llega a Le Mans

Dado que el Nissan R390 GT1 era un coche de calle inspirado en Le Mans, tenemos que hablar de su papel en la carrera, donde participaron tres unidades en 1997. Sin embargo, en los controles se determinó que el espacio para el equipaje era ilegal, así que tuvieron que hacer algunas modificaciones para participar que afectaron a su ritmo y fiabilidad.

 

Nissan R390 GT1 Le Mans

 

Nunca consiguieron grandes resultados, tampoco en 1998 con el coche mejorado, ya que la competencia era fuerte y después, la categoría GT1 fue cancelada. A pesar de todo, este coche pasaría a la historia por ser el coche de producción hecho en Japón más rápido del mundo. 

Solo se fabricaron 10 unidades, ocho para Le Mans y dos versiones de calle del Nissan R390 GT1, que tuvieron un precio simbólico de 1 millón de dólares (en torno a 855.000 euros); y digo simbólico porque en realidad nunca salieron a la venta. ¿Demasiado infravalorado?

Toda la información sobre Nissan está en nuestras fichas

 

Lecturas recomendadas