¿Cuál fue la carrera más larga y lenta en la Historia de la F1?

Fue tanta su duración que obligó a modificar el reglamento

Imagen de perfil de Javier Prieto
2011_Canadian_GP_-_Hamilton-Webber

Si alguna vez te han preguntado cuál fue la carrera más larga en la Historia de la F1 y no has sabido la respuesta, hoy vas a conocerla. No sucedió hace un montón de años en una competición remota protagonizada por un piloto de la época de Carracuca. No, no. Aconteció a principios de esta década, concretamente en el Circuito Gilles Villeneuve. ¿Todavía no sabes a qué prueba nos referimos?

El GP de Canadá de 2011 y sus 4 horas, 4 minutos y 39 segundos, es a día de hoy, la cita con mayor duración en la Categoría Reina de todos los tiempos. Superó en 19 minutos el récord que ostentaba el GP de Alemania de Fórmula 1 de 1954 que se prolongó 3 horas, 45 minutos y 45 segundos. Y también rebasó la increíble marca establecida en las 500 Millas de Indianápolis de 1951: 3 horas, 57 minutos y 38 segundos. Sin embargo, hay que aclararte que en Montreal los monoplazas no estuvieron rodando durante todo ese tiempo. Realmente 'solo' lo hicieron por espacio de dos horas, 48 minutos y 20 segundos. El resto corresponde a la suspensión temporal por la lluvia decretada en la vuelta 25. Por cierto, después de aquella 'eternidad' en Quebec, la FIA decidió cambiar el reglamento deportivo (Artículo 5.3) para 2012, Estableció que ninguna carrera pudiera extenderse, desde la salida hasta la bandera de cuadros, durante más de 4 horas en total. Es decir, a las dos horas máximas de competición, se podrían unir a lo sumo, otras dos de suspensión.

 

 

Precisamente, las 'caprichosas' condiciones climatológicas hicieron que la octava escala del calendario 2011, se convirtiera en una de las citas más locas e impredecibles que se recuerdan. Salidas de pista, toques entre rivales, pasadas a granel, estrategias inauditas y un sinfín de pitstops fueron los protagonistas del piscina asfalto norteamericano.

Así las cosas, además de convertirse en la carrera más larga en la Historia de la F1, batió otras marcas increíbles. Por ejemplo, Button venció tras ¡seis paradas! en boxes, superando las 5 de Ayrton Senna en el GP de Europa 1993. Además, el inglés sólo lideró la prueba en la última vuelta, sumándose así a los otros 9 corredores que lo habían logrado antes que él. Otro hito de aquel día fueron los 136 adelantamientos, incluidos los 27 del vencedor, junto a la velocidad media más baja que se recuerda: 78, 864 km/h.

Por todo lo que te hemos contado, creemos que la carrera más larga en la Historia de la F1 también está considerada una de las más emocionantes de todos los tiempos. ¿No piensas tú lo mismo?

Imagen portada: Wikipedia.

 

Lecturas recomendadas