Pasar al contenido principal

Los 'zaska' de Marchionne a Vettel y Raikkonen por... Navidad

Desde que se le fueron los millones del Santander y las posibilidades de título en 2017, el capo anda (muy) nervioso

Imagen de perfil de Javier Prieto
Los 'zaska' de Marchionne a Vettel y Raikkonen

Hay veces que las comidas de empresa, igual que las armas, las carga el diablo. ¿Quién no ha tenido que aguantar las pullitas del jefe en alguna reunión culinaria? Pues eso mismo sucedió en la 'fiesta' navideña de Ferrari, cuando Sergio Marchione criticó a Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen por la temporada que habían cuajado. El capo de la Scuderia, que no estaba precisamente poseído por el espíritu de estas fechas, repartió a diestro y siniestro. Vamos que no dejó tíntere con cabeza porque también le sacudió a Liberty Media, los nuevos dueños de la Fórmula 1, e incluso a sus mecánicos. Escuchando a su 'amado líder' estaban por Maranello, Maurizio Arribavene, jefe del equipo, y Mattia Binotto, director técnico.

 

Marchione, Arrivabene y Binotto

         Foto: Twitter oficial Scuderia Ferrari

 

Los dardos a Vettel

En su disertación oral, a Vettel le dio lo suyo y lo del interés: "En ocasiones parece un piloto meridional (Sur de Europa), es como un gran jugador de fútbol que ha fallado en los momentos clave de la temporada. Pero, como es un chico que estudia mucho, seguro que ya se ha aprendido la lección. A partir de ahora, y con un monoplaza competitivo, la responsabilidad es suya". Menudos  halagos que se llevó el de Heppenheim. Con el rollito del 'carácter sureño', Marchionne estaba poniendo el foco en que, a veces, Vettel ha sido demasiado vehemente en la pista. No hay duda de que se refería al choque intencionado con Hamilton en Bakú y a la colisión en la salida del GP de Singapur.

 

 

Vamos, que le pide de un modo muy sui géneris que se tranquilice, le dijo la sartén al cazo. Y metió el dedo en la llaga (gira) asiática donde a su entender, Seb perdió el Título: "Hemos hecho grandes progresos, pero la segunda parte de la temporada ha sido complicada. Si quitamos las carreras asiáticas, Vettel podría haber ganado el Mundial". Al mandamás del Grupo Fiat habría que preguntarle si la avería de la bujía de NGK que se produjo en Japón también fue cosa del teutón. A este paso va a ser culpable hasta de la muerte de Manolete. Volviendo al carácter meridional e impulsivo, ¿dónde se cree que nació Marchionne? ¿No se habrá puesto nervioso por los 40 kilazos que ya no percibirá Ferrari del Banco Santander?

 

Las 'cuentas pendientes' con Kimi

El otro 'gran homenajeado' del día fue Raikonen. Marchionne aseguró que su falta de regularidad en la pista es un gran problema que podría dejarle sin asiento en la Scuderia. "A veces es un placer verlo conducir, pero hay otros días en los que no se reconoce a sí mismo. Kimi atesora talento, pero si no podemos extraerle todo su potencial, será el momento de decantarse por un piloto joven".

 

 

En su encendido discurso, Marchionne también tuvo su regalito de Pascua para Libery Media, los dueños de la F1. Les recordó que si no varían su concepto del Gran Circo, Ferrari podría abandonar la competición: "Si continúan con la idea de convertir la F1 en la NASCAR, se producirá el divorcio. En ese caso no vacilaremos en evaluar la posibilidad de participar en otros campeonatos". Suponemos que se refiere a correr las 24 Horas de Maranello o a la Copa de Chieti, localidad natal del iracundo mandamás.

 

Los trapos sucios se lavan en privado

A ver, no entramos a analizar el contenido del mensaje de Marchionne, que en muchos aspectos resulta muy acertado. Pero lo que no es de recibo es que en la jornada navideña y de forma pública (ante la plantilla roja) se viertan esas críticas tan duras. Quizá Sergio, que viene del sector automotriz, no ha comprendido que él no es un Director Comercial que debe 'apretarle las tuercas a sus vendedores para que rindan más'. Al menos de ese modo. Estas cosas se dicen en privado y cara a cara. Elevar la crispación y tensión en un año en el que los coches rojos han dado un gran salto prestacional, no tenía sentido. Es más, puede convertirse en un factor desestabilizador de cara a 2018. Maranello no es un concesionario de coches. 

 

Imagen portada: YouTube.

Lecturas recomendadas