Pasar al contenido principal

¿Tienen sentido los pick-up de lujo? ¿Pueden ser los futuros SUV?

En EEUU, solamente las tres pick-up más vendidas del país suponen el 10% del total de las ventas. ¿Por qué ocurre esto? ¿Puede ocurrir un fenómeno similar en Europa? ¿Serán las pick-up los futuros SUV?

Todavía recuerdo perfectamente cuando Mercedes creó su primer SUV, el ML. Era 1997 y, en ese momento, creo que nadie se esperaba el fenómeno SUV con la fuerza y la potencia con el que llegó años más tarde. Hoy, muchos años más tarde, Mercedes presenta su primer pick-up y esto es algo que me hace pensar: ¿qué busca con este pick-up de lujo? ¿Cree que en Europa se puede implementar la moda del pick-up igual que ocurre en EEUU? ¿Pueden ser los pick-up una evolución de los SUV?

Te interesa: así podría ser el pick-up de Citroën

Hay que echar un vistazo a este segmento para entender cómo está cambiando. Hace unos años, los pick-up eran vehículos de trabajo, pensados para ser los coches más robustos, eficaces en cualquier terreno y con una capacidad off-road digna de aplauso: el Toyota Hilux o el Mitsubishi L200 son buenos ejemplos. Hoy el asunto ya ha cambiado y ha derivado de la misma manera que han cambiado los SUV respecto a los todoterreno: coches como el Volkswagen Amarok o las versiones más modernas del Hilux o del Nissan Navara se pueden considerar vehículos más cercanos a lo que ofrece un turismo, refinados y lujosos.

 

 

Este tipo de vehículos siguen teniendo unas ventas residuales en España, pero ¿puede esto cambiar? Sin duda, si los pick-up cada vez se parecen más a los SUV, podrían tener una mejor aceptación por parte de los compradores. Al fin y al cabo, son todo terreno con un nivel de equipamiento, confort y, por qué no decirlo, lujo, a la altura de muchos SUV y por un precio similar o incluso inferior. Además, tienen en su haber una imagen muy interesante y potente, dan sensación de ser coches duros y con un punto ‘aventurero’ que el cine americano nos ha impreso a fuego.

Y es que en EEUU este tipo de vehículos suponen la piedra angular de las ventas, aunque probablemente ambos mercados sean tan diferentes como el día y la noche. Los pick-up nacieron en América como herramientas de trabajo para aquellos que trabajan en el campo o en empresas que buscan coches con una gran capacidad de carga. Ahora bien, los más de 1,8 millones de ejemplares que se vendieron el año pasado del trío ‘Ford F-150, Chevrolet Silverado, Dodge RAM’ no fueron a parar únicamente a granjeros de Iowa, ¡ni mucho menos! Este tipo de vehículos representan una imagen, un estilo de vida, algo completamente diferente a lo que ocurre en Europa.

Para perder un buen rato: así es el configurador del Ford F-150

Pero lo que sí podría compartir con el mercado europeo es la evolución de su esencia: cada vez más próxima al lujo. General Motors ofrece el GMC Sierra Denali o el Silverado High Country como versiones más lujosas, Ford cuenta en el libro de muestras del F-150 los acabados King Ranch y Platinum mientras que Dodge también cuenta con los acabados de lujo Laramie Longhorns y Platinum. Pero no son los únicos: las japonesas también se han unido a esta moda y las versiones de lujo de las pick-up no hacen más que crecer.

Según la revista Forbes, hasta el 50% de todos los pick-up que se venden hoy en EEUU están terminados en el acabado más lujoso que hay, por lo que al menos, el 50% de los pick-up que se venden en el gigante americano, ya no están orientados hacia el trabajo, están orientados hacia la imagen, hacia el lujo y hacia la representatividad. Unos vehículos que transmiten unos valores pero cuyo principal motivo de compra es la imagen y eso es un cambio que sí podría tener su reflejo en Europa.

 

 

Al fin y al cabo, ¿por qué la gente en Europa se compra un Audi Q2 antes que un Audi A3? Por imagen. Los coches entran por los ojos y los SUV tienen en la imagen que transmiten su principal motivo de compra. ¿Y si los pick-up llegasen al mercado con esa imagen de robustez, lujo y un extra de practicidad? ¿Podrían cautivar también al mercado europeo? La pregunta no la tengo yo, la pregunta la tienen los responsables de marketing de las marcas y si echamos un vistazo a lo que está pasando, quizás no sea una reflexión tan estúpida.

Volkswagen ya cuenta con su pick-up y el Mercedes Clase X marcará un antes y un después de este tipo de carrocerías enfocado a un segmento de lujo. Audi no descarta tampoco un pick-up y otras marcas generalistas como Renault o Citroën ya están manos a la obra. Los clásicos pick-up japoneses, que llevan años vendiéndose en Europa como el Nissan Navara o el Toyota Hilux, son ahora más refinados y utilizables que nunca, con una gigantesca capacidad de carga y una imagen muy potente.

Creo sinceramente que si las marcas apuestan por la imagen que desprenden las pick-up, consiguen un nivel dinámico más próximo a un turismo que a un tractor, manteniendo buenas cotas y capacidades off-road, este tipo de vehículos pueden ser una alternativa real y seria a los SUV de gran tamaño en Europa. Al fin y al cabo, el mundo da muchas vueltas y si hace unos años nos dicen que las transmisiones automáticas se están popularizando a lo bestia en Europa y que en EEUU cada día gustan más los cambios manuales, no nos lo habríamos creído, ¿no te parece?

Estamos esperando también tu opinión, ¿te comprarías un pick-up? ¿Lo consideras viable? ¿Crees que por imagen podrían competir con el segmento SUV? ¡Queremos oírte en nuestras redes sociales! 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear