Pasar al contenido principal

Conducimos el Aston Martin Vantage AMR, el manual del buen deportivo

Los cambios a mano, pero qué máquina...

Prueba Aston Martin Vantage AMR
8 10

Nuestro veredicto

Nadie más en España ha podido catarlo, de momento, así que muy atento a esta prueba del Aston Martin Vantage AMR, porque es solo apta para verdaderos pretolhead. Esos a los que la ecología les importa, pero prefieren escuchar el rugido de un buen V8 y engranar marchas como en una de las pelis de Fast & Furious para disfrutar de los coches deportivos como los de toda la vida.

 

 

Y el objetivo de Aston Martin con este Vantage AMR es precisamente ese: ofrecer sensaciones realmente deportivas. Para ello, en esta versión ha reemplazado la caja automática ZF por convertidor de par con ocho velocidades que lleva el Aston Martin Vantage 'normnal' por una ¡transmisión manual de siete marchas! Y apunta este dato hiperfriki, que te va a hacer quedar como un experto delante de tu cuñado y amigos: la caja de cambios está desarrollada por el especialista italiano en transmisiones Dana Graziano. No todo el mundo sabe esto, así que imagina qué cara van a poner cuando se lo sueltes...

 

Prueba Aston Martin Vantage AMR

 

Otro dato a conocer, este no tan rebuscado, es que esta versión AMR del Aston Martin Vantage se trata de una edición limitada a 200 unidades. Las primeras 141 son las AMR normales, si es que a este modelo se le puede considerar normal y las 59 últimas se denominan Aston Martin Vantage 59 Edition, en honor al Aston Martin DBR1 que ganó las 24 Horas de Le Mans en el año 1959 (de ahí que sean precisamente 59 unidades). Esta edición todavía más exclusiva contará con el mismo color verde Stirling del modelo clásico, pero decorada en este caso con una franja amarillo lima y el número 59 en el capó. Además, trae de serie el paquete aerodinámico, el exterior con detalles oscuros, multitud de elementos en fibra de carbono, lunas tintadas... Gran variedad de detalles que se pueden añadir al AMR básico, pero de manera opcional. De hecho, si te fijas en la galería de imágenes, verás que la unidad que yo he conducido en esta prueba del Vantage AMR lleva muchos de ellos.

 

¿V8 con menos par para el Vantage manual?

En el motor apenas hay novedades respecto al Vantage automático. Sigue siendo el mismo 4,0 litros V8 biturbo, que han tomado prestado del Mercedes-AMG GT, y que da 510 CV de potencia. La diferencia es que ofrece 625 Nm de par entre 2.000 y 5.000 rpm, en lugar de los 685 del automático. Pero te garantizo que no se nota nada. Empuja como un toro a la salida de toriles, sin importar que marcha lleves engranada y por muy bajo de vueltas que vaya el motor.

 

Prueba Aston Martin Vantage AMR

 

Ofrece diferentes modos de conducción, que se pueden activar desde el botón situado en la parte superior del radio drecho del volante y se llaman Sport, Sport + y Track. Según el que actives, el cuadro de mandos cambia de color. Va de blanco a blanco y rojo y, finalmente, cambia a completamente rojo.

 

Prueba Aston Martin Vantage AMR

 

¿Cómo se comporta en carretera?

Mi primer objetivo cuando me pongo en marcha es jugar con el cambio al máximo para comprobar cómo funciona, qué transmite. Y reconozco que al principio me siento algo extraño, porque la configuración de este Vantage manual es de una doble H, con la primera velocidad añadida a la izquierda y hacia atrás.

Sinceramente, me gustaba más la estructura del cambio manual de siete marchas que el Porsche 911 introdujo hace unos cinco años, porque básicamente añadía una séptima velocidad a la derecha del todo y arriba y el resto se mantenía tal cual, así que no costaba acostumbrarse a su manejo. En el Vantage AMR tienes que tener muy claros los saltos entre marchas para no fallar, sobre todo en las reducciones, y pasarlo de vueltas, porque no es todo lo preciso que me gustaría. Aunque reconozco que por dureza y por sus recorridos extracortos resulta apasionante.

 

Prueba Aston Martin Vantage AMR

 

Además, el tacto del embrague es duro, así que se deben abstener aquellos conductores que no hayan hecho sentadillas en su vida si no quieren sufrir un tirón. Sí, estoy exagerando, pero así seguro que te haces una perfecta idea de lo que hablo.

Atento, ha llegado el Aston Martin Vantage Roadster

Un último detalle sobre el cambio: cuenta con el sistema AMSHIFT, que para que me entiendas es el punta-tacón de toda la vida, pero automatizado y sin que tengas que forzar tanto el tobillo como para llegar al esguince. Se activa y desactiva por medio de un botón situado tras la propia palanca de cambios. Deberías de llevarlo siempre activo, porque no solo mejora la respuesta y el comportamiento en las reducciones, sino que es sensacional ¡¡cómo pertardea!!! Sí, es un comentario muy de quemadillo, pero seguro que tú pensarías lo mismo si tuvieras ocasión de experimentarlo. Y lo sabes...

 

Prueba Aston Martin Vantage AMR

 

En carretera el Aston Martin Vantage AMR se comporta de manera muy estable. La suspensión sujeta muy bien la carrocería y en las curvas no hace ningún extraño si no abusas del pie derecho. También tiene tres posiciones y, de hecho, se llaman igual que los modos de conducción: Sport, Sport + y Track. O , lo que es lo mismo, dura, muy dura y de locos. En Track es una auténtica tabla. Es tan duro, que si vuelvo a Sport me parece hasta confortable.

Monta unos neumáticos  Pirelli P Zero, con medida 255/40 ZR 20 en el eje delantero y 295/35 ZR 20 en el trasero. La verdad es que en las condiciones de mojado que los he probado no me ha parecido que su agarre sea el mejor, pero en seco seguro que son como el chicle y se pegan al asfalto con más fuerza que los cromos de mis hijos al álbum de la La Liga.

Y la dirección me ha gustado bastante, especialmente en combinación con su gran volante ligeramente achatado por arriba y por abajo, ya que es dura y con solo 2,4 vueltas entre topes, lo que evita tener que hacer correcciones y ayuda a guiarlo siempre por la trazada adecuada. Sinceramente, esperaba encontrarlo más torpe y pesado, pero se mueve con mucha agilidad. Desde luego, el balance de pesos 50:50, que han logrado al montar la caja de cambios en el eje trasero (tipo Transaxle), se nota y mucho.

 

Solo me falta contarte cuánto cuesta. El Vantage AMR está valorado en 188.104 euros, mientras que el 'Vantage AMR 59 Edition' sube a 213.524 euros. Después, ya entrado 2020, llegarán versiones manuales no AMR, pero todavía no se ha comunicado su precio oficial.

 

¿No ves que este pueda ser el coche de tus sueños? Entonces quizás deberías echar un vistazo a la fábrica de Ferrari, puede que allí sí descanso tu deportivo favorito.

PUBLIRREPORTAJE

Audi Q8: Desafíos multiplicados por 8 >>

DesafíosAudiQ8_Mejoresimágenes

Desafíos Audi Q8: ¡Tenemos las mejores imágenes del rodaje de desafío Audi Q8!

PUBLI-REPORTAJE. Traemos las mejores imágenes del desafío Audi Q8, tres videos top creados por la BBC para Audi. Así se ha comportado el nuevo SUV de Audi.

Y además