Conducimos el Peugeot E-5008 de Dinamarca a Suecia: un SUV eléctrico con 7 plazas y un estilo indiscutible

Prueba del Peugeot E-5008

Conducimos de Dinamarca a Suecia a bordo del nuevo Peugeot E-5008, un SUV eléctrico de siete plazas que busca conquistar a las familias. ¿Es realmente un coche versátil o ha perdido aquello que le caracterizaba?

El Peugeot E-5008 de esta prueba representa el concepto de la marca francesa de un coche eléctrico para las familias. Este modelo, que nació en su día como un monovolumen, se pasó al terreno de los SUV y ahora busca mantener su relevancia con una nueva generación que otorga más protagonismo la electrificación. Ahora bien, ¿es una fórmula que funciona?

La apuesta de Peugeot por los coches electrificados es evidente, con todos sus modelos con alguna variante eléctrica o con hibridación. En el caso del Peugeot 5008, la fórmula ha sido similar a la del 3008 que ya conocimos. De hecho, ambos modelos son claramente similares.

La base sobre la que se levantan estos dos todocaminos es la plataforma STLA Medium y, en realidad, hablamos de coches idénticos hasta el pilar B. Así, el diseño del E-5008 presenta muchos atributos que ya conocemos, tales como los faros LED delanteros divididos con el diseño de las tres garras, el patrón degradado de la parrilla y el capó sobreelevado.

Junto a esto, también se pueden apreciar en la unidad en acabado GT que me acompaña las peculiares llantas de 20” disponibles (con neumáticos 235/50 R20), situadas bajo unos pasos de rueda definidos y mostrados con un borde negro. Todo esto es familiar, pero en la vista lateral es donde se aprecian las diferencias propias de este modelo.

 

Una de ellas es su mayor longitud, ya que este es un coche de 4,79 metros de largo. Además, no presenta una zaga de tipo ‘fastback’, sino que muestra una silueta más convencional para terminar en una trasera de aspecto más cuadrado. Así, se encuentra aquí un generoso portón del maletero que da acceso a una zona de carga de 259 litros y ampliable a 1.815 litros.

Si te preguntas por qué es esto así, la razón es que el interior del E-5008 alberga siete plazas divididas en tres filas de asientos. En la más posterior, el espacio es razonable si tenemos en cuenta las cualidades de este tipo de plazas e incluso tendrás espacio si eres alto, aunque deberás deslizar la segunda fila hacia delante para no ir con las piernas aprisionadas en este caso. 

Este movimiento de los asientos de la segunda fila lo podrás realizar en dos secciones, de manera que tendrás una cierta libertad de configuración del habitáculo para pasajeros de diferentes dimensiones. Además, esto también te servirá para contar con más capacidad de maletero, que ofrece desde 748 litros al plegar los dos asientos de la tercera fila.

Prueba del Peugeot E-5008

En estas butacas más atrasadas, además de un espacio razonable, contarás con comodidades como posavasos y tomas de 12 voltios. Mientras tanto, en la segunda fila viajarás mucho más cómodo por espacio y por las propias butacas, donde ya no hay tres idénticas, sino dos con una central más estrecha.

Finalmente, habrás notado que he dejado para el final las plazas del conductor y el copiloto, pero es así porque se trata una vez más de una zona similar a la que presenta el Peugeot 3008. Como en aquel, el salpicadero es futurista y atractivo, con una pantalla panorámica de 21” en el acabado GT que ofrece una mejor visión que el anterior i-Cockpit.

Por supuesto, el volante achatado todavía tapa algo de visión, pero no oculta ninguna zona en la que se muestre información. Además, en este volante encontramos botones físicos, si bien en la parte central del salpicadero hay una pantalla con accesos directos táctiles llamados i-Toggles que puedes personalizar.

Más allá de estos elementos, en el interior del Peugeot E-5008 hay varias cosas que me gustan. Una de ellas es su diseño, que destaca por su personalidad y en el que destacan detalles como las piezas de aluminio del salpicadero y los paneles de las puertas en las que se refleja la iluminación ambiental.

Por otra parte, también me convencen las zonas textiles del salpicadero, así como el hecho de que el negro piano no esté presente por todas partes. Eso sí, no todo se reduce a la estética: también hay muchos huecos portaobjetos con capacidad más que suficiente para guardar casi cualquier cosa que necesites.

Por ahora, 210 CV y 502 km de autonomía

En el caso de los motores del Peugeot E-5008, habrá tres versiones disponibles en la gama: una de 210 CV y 345 Nm de par con una batería de 73 kWh, una de 230 CV y 345 Nm de par con una batería de 96 kWh y otra de dos motores (y tracción total) con 320 CV y una batería de 73 kWh. 

En total, este SUV eléctrico ofrecerá hasta 660 kilómetros de autonomía en su variante con la batería más grande, pero esa y la más potente llegarán más adelante. Por ahora, solo podremos acceder a la de 210 CV, que anuncia una autonomía de 502 kilómetros.

Hora de echarse a la carretera: ¿cómo se conduce?

Prueba del Peugeot E-5008

Para probar el Peugeot E-5008, la marca francesa nos ha preparado en la presentación del modelo una ruta por carretera que parte del aeropuerto de Copenhague (Dinamarca) y termina en la localidad costera de Ähus (Suecia). Se trata de más de tres horas de recorrido en el que, si bien circularemos principalmente por autopista, podremos tomar un primer contacto con el coche.

El primer paso es salir de la capital danesa, con un breve período de conducción urbana en el que percibo unas sensaciones similares a las que ya me transmitió en su momento el E-3008 que probé hace unos meses. Como en aquel, la postura de conducción es peculiar y el volante se siente algo bajo, pero rápidamente te acostumbras y te puedes sentir cómodo.

De hecho, el volante y la propia dirección me terminan gustando, ya que no necesitas esforzarte demasiado para completar giros cerrados o maniobras en lugares de espacio reducido. Junto a esto, como buen eléctrico, el silencio a bordo es sepulcral y la conducción es realmente cómoda.

Prueba del Peugeot E-5008

Aun así, no te voy a enumerar las clásicas cualidades de la conducción de un BEV, ya que conducir el E-5008 no es exactamente lo que esperas de un coche de sus características. Al menos, así es en la aceleración, que no es tan inmediata como la de muchos eléctricos, sino que es más bien progresiva. Esto ya sucedía en el E-3008 y aquí parece acentuarse más.

También aquel SUV de Peugeot ofrecía una aceleración similar con la mecánica de 210 CV, pero ese era un modelo de 2.183 kg y el E-5008 asciende a 2.293 kg, de manera que se puede sentir algo más justo en su aceleración. No se mueve mal, pero no tendrás esa pegada inmediata que quizás sí ofrezcan las versiones más prestacionales.

En cualquier caso, esto es algo que percibo en las incorporaciones a la autopista, mientras que al circular por ella no hay ningún inconveniente. A veces se cuela más sonido de rodadura del que desearías, quizás, pero no es un problema. Además, la suspensión y la puesta a punto tienen un enfoque de confort que ayuda a que los trayectos largos sean realmente agradables.

En general, el E-5008 se siente con más aplomo que su hermano pequeño y quizás con un punto más de comodidad, pero sin presentar una diferencia radical. Esa sensación es la que tengo al llegar al puente-túnel de Øresund, una impresionante obra de ingeniería de 7.845 m de largo que cuenta con carreteras y vías de tren para unir Dinamarca y Suecia sobre el mar Báltico.

De esta forma llegamos a Suecia, donde nos recibe una estampa que bien podría pertenecer a los Estados Unidos: multitud de graneros, pick-ups Dodge Ram, deportivos americanos y largas carreteras llanas. Sin duda, un entorno que no me esperaba encontrar en mi primera visita a Suecia, pero que me deja boquiabierto.

Prueba del Peugeot E-5008

Aun así, un inconveniente que presenta la ruta, junto a unos límites de velocidad muy estrictos y sorprendentemente bajos en ocasiones, es el hecho de no poder explorar el comportamiento dinámico del SUV eléctrico de Peugeot como es debido. A velocidades de 70, 90 o 100 km/h se comporta bien, pero ¿cómo va más allá de las autopistas y autovías?

Esto es algo que no puedo comprobar hasta que llegamos a la zona de Vanstad, donde nos esperan algunas carreteras más entretenidas. Aquí es donde puedo comprobar ese aplomo y estabilidad que ha insinuado el E-5008 durante toda la ruta, así como puedo sacar partido al modo Sport que, al contrario de lo que cabría esperar en un coche no deportivo, sí cambia cosas.

De entrada, la aceleración es más viva, sin dejar de ser tan lineal como he mencionado. Asimismo, la dirección gana peso, lo que ayuda a tener una conducción entretenida junto a su rapidez. No te lo pasarás como en un Ferrari Purosangue o un Aston Martin DBX707, pero sí mejor de lo que te puedes esperar en un todocamino BEV.

Tras un tramo de curvas, vuelven las carreteras convencionales, donde mi única pega sobre el coche es el hecho de que siempre debes contar con un cierto nivel de retención. Los tres disponibles los manejas con las levas del volante y en ciudad puedes casi conducir con un pedal, pero en carretera no puedes ir a vela, aunque puedes usar el control de crucero y descansar el pie derecho.

Prueba del Peugeot E-5008

Así, llegamos finalmente a Ähus, donde la temperatura de 10ºC del agua no evita que muchos vecinos de la zona disfruten de un día de playa agradable con algún baño o tomando el sol. Mientras tanto, yo acabo de llegar tras recorrer 208 km y leer 223 km de autonomía en el cuadro de instrumentos, tras haber salido con 502 km. 

El consumo ha oscilado entre los 14 kWh y los 16 kWh/100 km, siendo el oficial mixto de entre 17,7 y 18,3 kWh/100 km. Cabe destacar, eso sí, que las condiciones climáticas han sido idóneas, la velocidad ha sido baja por los estrictos límites y los cambios de elevación han sido sutiles. Aun así, ¿es el Peugeot E-5008 un buen SUV eléctrico? Sí, aunque conviene esperar a sus otras variantes.

Lo cierto es que se trata de un coche que ofrece una buena versatilidad, confort a bordo y un rendimiento aceptable. No obstante, es posible que brillen más sus futuras versiones por las prestaciones y autonomía. En un coche muy correcto, pero en un modelo de estas características, quizás interese más no quedarse en la motorización de acceso.

Precio y rivales del Peugeot E-5008

El precio del Peugeot E-5008 es de 47.660 euros en el acabado Allure y asciende a 52.660 euros en la variante GT, de manera que está en torno a las cifras de sus rivales. Por ejemplo, el Tesla Model Y de tracción trasera y 455 km de autonomía se ofrece por 42.990 euros, así como el Mercedes EQB de 533 km de autonomía y 190 CV parte de 58.502 euros. 

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: Motor

Nuestro veredicto

7.5