Pasar al contenido principal

Prueba del Chevrolet Camaro ZL1 2017: la vacuna contra el aburrimiento

ZL1 parece el nombre de un medicamento experimental. Y lo es...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

La prueba del Chevrolet Camaro ZL1 2017 no es nueva. Ya la he leído... 

Te equivocas. Aunque puede que pienses que todos los deportivos americanos son iguales -háztelo mirar-, lo cierto es que de este grandioso Chevy existen unas cuantas versiones a cada cual más interesante, y puede que estés confundiéndote con las otras ocasiones que hemos tenido de sentarnos tras su volante: aquí tienes la prueba del Chevrolet Camaro SS 2016 y la prueba del Chevrolet Camaro 1LE

¿Cuál es el de hoy?

En esta prueba estamos hablando del Chevrolet Camaro ZL1 2017, un elemento de artillería pesada que la marca ha decidido lanzar para que las cosas se pongan realmente serias. Serias y divertidas al mismo tiempo, se entiende... 

Cuéntame más

Atención: prueba del Chevrolet Corvette Grand Sport

Lo que tienes ante tus ojos es la versión más salvaje que existe en este momento del Camaro -aquí tienes a un ZL1 quemando rueda en Goodwood-, dotada con el mismo bloque V8 de 6,2 litros del Chevrolet Corvette Z06. Con sus 660 CV y 880 Nm de par máximo unidos a una caja de cambios de 10 relaciones desarrollada junto a Ford para el Mustang 2018. Además ha adelgazado 100 kg y ahora emplea algunas golosinas del Vette como su control de tracción, suspensión activa o el diferencial trasero. Y unos frenos muy gordos. 

¿Qué tal va?

Es realmente rápido. Tras la prueba del Chevrolet Camaro ZL1 2017 podemos certificar que el coche es un auténtico rayo en cualquier curva y, gracias a su brutal motor, puede completar el 0 a 100 en sólo 3,5 segundos. Aunque la marca no ha desvelado el dato oficial de su velocidad máxima, Hennessey afirma haber logrado ponerlo a 278 km/h, que no está nada mal teniendo en cuenta que pesa 1.800 kg... Es capaz de cubrir 400 metros desde parado en 11,4 segundos. Bien.

¿Y ese cambio de 10 relaciones?

Eficiente. Aunque cuando se le exige mucho al utilizarlo en modo manual -con las levas, se entiende- puede hacerte pasar algún que otro apuro, lo cierto es que su funcionamiento es muy bueno en cualquier circunstancia, y en modo completamente automático es un verdadero placer. Puedes olvidarte de todo y sólo preocuparte por aplastar el pedal derecho sin ningún problema: siempre tendrás toda la potencia y un buen arsenal de marchas a tu servicio. Si eres más tradicional, estás de enhorabuena: la marca seguirá ofreciendo un cambio manual de seis marchas. 

Seguro que 1.800 kg se notan entre curvas... 

Pues lo cierto es que no, y es lo que más asombrados nos ha dejado de todo. A pesar de que su masa en vacío no es precisamente poca, el rendimiento del ZL1 en movimiento es brutalmente bueno. Va tan bien y supera con tanto margen al modelo anterior que parece mentira que sólo exista una brecha de una generación entre ambos. Y eso es muy bueno. Ahora tenemos puesto un ojo sobre el lanzamiento del Z28, porque podría ser un auténtico matagigantes. 

¿Debería comprarlo?

La conclusión que hemos sacado de la prueba del Chevrolet Camaro ZL1 2017 es que sí: todos deberíamos comprar un coche como éste. Aunque no seas un amante de los Camaro -¿sabías que el modelo ha cumplido 50 años?-, el hecho de poder tener al alcance de la mano un V8 con un potencial tan salvaje por poco más de 60.000 euros -cuesta 65.000 dólares en Estados Unidos- es un hecho realmente tranquilizador. Y molón. Nosotros queremos uno. ¿Y tú? 

Texto: Pat Devereux

Lecturas recomendadas