Pasar al contenido principal

Prueba DS7 Crossback BlueHDI 180: ¿tiene algo que hacer en nieve?

¿Un 4x2 en nieve? ¿Enganchada segura? Probamos el nuevo DS7 Crossback con un aliada de lujo: los neumáticos Michelin CrossClimate

Imagen de perfil de Gabriel Jiménez
Prueba DS7 Crossback en nieve

Probamos el DS7 Crossback BlueHDI 180 fuera del asfalto. Y es que para ser sinceros esta no es la primera prueba del nuevo DS7 Crossback, el primer modelo sin vestigios de Citroën, 100% DS. Y, tal como anunció recientemente, Carlos Tavares, CEO del Grupo PSA, habrá un nuevo modelo por año, y según ha podido saber TOPGEAR.ES, el segundo modelo 100% DS será el nuevo DS3, convertido en DS3 Crossback, que se basará en plataforma del Peugeot 2008, que también utilizan el Citroën C3 Aircross y el Opel Crossland X.

En este sentido, en lo que a los planes de futuro del DS7 Crossback se refiere, el año que viene habrá una versión híbrida PHEV, llamada E-Tense, con tracción integral, 300 CV (200 del motor 1.6 de gasolina + 100 CV del motor eléctrico), caja automática EAT8 y con una autonomía en modo eléctrico puro de 50 kilómetros, que es lo que los coches nuevos de este tipo están ofreciendo.

Hasta que aterrice la variante de tracción integral del DS7 Crossback, nos conformarnos con las versiones actuales con tracción 4x2. En esta ocasión se trata del motor que utiliza el DS7, un BlueHDI de 180 CV, que he podido probar en una superficie complicada para un 4x2: la nieve. Ya que he querido poner el foco en las impresiones dinámicas sobre nieve, mis sensaciones por asfalto se resumen de la siguiente manera: tiene un andar agradable, aunque en las curvas la carrocería se mueve más que en otros rivales, y tiene tendencia al subviraje; pese a la buena insonorización en el interior del habitáculo del DS7 Crossback, llega una rumorosidad que resulta poco natural, pero nada grave; el motor empuja con mucha fuerza, sobre todo en modo Sport, los adelantamientos los superó con nota, el consumo a pesar la calefacción y el ritmo alto en carretera de montaña y vía secundaria no fue exagerado, en torno a los 8,0 l/100 km; el navegador fue poco preciso en varias ocasiones en ciertos lugares –en Andorra, concretamente –, pero los datos de TomTom Traffic me salvaron de perder el tren al llevarme por un recorrido libre de tráfico; aunque la amplitud en las plazas traseras es destacable –con un maletero de 550 litros–, me sorprende que no haya espacio para los pies bajo los asientos delanteros…

El primer SUV de DS

Pero lo interesante de esta prueba del DS7 Crossback HDI 180 ha sido poder probarlo en nieve. Para esta ocasión, el DS7 Crossback estaba calzado con los neumáticos Michelin CrossClimate, el primer neumático de verano con certificación de invierno –marcaje M+S en su flanco–, por lo que está homologado para circular sobre nieve sin necesidad de utilizar cadenas, y permite rodar de forma segura todo el año independientemente de la temperatura. Antes de conducirlo por un circuito de nieve a los pies de la estación de esquí de Ordino-Arcalis, la carretera por el puerto de montaña hacia la citada estación estaba completamente nevada, y en ciertos partes, helada. Mientras en los arcenes había parados decenas de coches cuyos conductores se afanaban en colocar las cadenas, el DS7 Crossback solventaba giro a giro sin problemas. ¡Enhorabuena, Michelin! 

Prueba del DS7 Crossback en nieve

El DS7 Crossback con neumáticos Michelin CrossClimate se comportó muy bien. Pero faltaba la prueba de nieve: en el circuito preparado para la ocasión. Una pena que la lluvia copiosa que estaba cayendo aquel día dejó el terreno convertido en pura ‘papa’, por lo que no fue posible probarlo a fondo el DS7 Crossback sobre superficie deslizante. Al seleccionar el modo Snow (nieve) o Barro, el SUV de DS se movió sin problemas. Me sorprendió que pese de tratarse de un 4x2, el DS7 Crossback no se quedara enganchado en la nieve ni en la ‘papa’, y la dirección respondiese en todo momento. Sin duda, los neumáticos Michelin CrossClimate ayudaron mucho, pero también hay que reconocer que el DS7 Crossback solventó la prueba  sin tacha. Y todo ello, sin tener que montar un módulo de tracción integral, que encarecería la factura unos 3.000 euros, además de aumentar su peso y el consumo.

Si esto te sabe a poco, aquí tienes todos los coches nuevos del mercado

Lecturas recomendadas