Pasar al contenido principal

Prueba del Ford Puma 2020: pequeño gran felino

9 10

Nuestro veredicto

Dicen que a estas alturas de la película, nada se inventa, todo se reinventa; solo hay que ver el roscón de callos o las 'nuevas' magdalenas a las que ahora se les llama muffins.

En el mundo de la automoción ocurre algo similar. Parece que los coches eléctricos o los híbridos son las últimas novedades, las últimas soluciones, cuando ambos son inventos del siglo XIX.

Lo mismo ocurre con los nombres, que son rescatados del cajón con suma frecuencia. Es el caso del Ford Puma, que toma la denominación de aquel coupé deportivo que fue comercializado en los 90 y anunciado por el mismísimo virtualísimo Steve McQueen.

Interior del Ford Puma 2020


Y sí, como verás, el concepto, un SUV híbrido compacto, es totalmente diferente, pero los faros -inspirados también en el Ford GT- y por su forma redondeada guarda cierto parecido... O por lo menos yo sí se lo veo nada más comenzar la prueba del Ford Puma 2020.

Dentro me suena muy mucho, porque la consola central y el salpicadero son los mismos que equipa el Fiesta, modelo con el que comparte plataforma. Por ello, presenta buenos materiales y ajustes, y la calidad percibida es destacada, de lo mejor del segmento. El único cambio, gran cambio, diría yo, se sitúa detrás del volante: el cuadro de instrumentos analógico ha sido sustituido por uno digital de 12,3 pulgadas, un tamaño igual que el que puede equipar todo un un Audi A8. Los cierto es que le sienta muy bien y su interfaz, que varía dependiendo del modo de conducción escogido, es muy atractiva.

El Ford Puma 2020 tiene una longitud de 4.186 m, una anchura de 1.805 m, una altura de 1.537 m y una batalla de 2.588 m, por lo que es 146 mm más largo, 71 mm más ancho, 54 mm más alto y tiene 95 mm más de distancia entre ejes que el utilitario, medidas que su espacio interior debería aprovechar... Y lo hace, a pesar de la caída de su techo. En la fila trasera son seis dedos los que separan mis rodillas de rozar con el respaldo del asiento delantero y tres los dedos que impiden que mi cabeza roce con el techo (mido 1,78 m).

Prueba Ford Puma 2020


Abro el maletero y me encuentro con uno de sus puntos fuertes: 456 litros de carga. Esta cifra le convierte en el número 1 del segmento. Pero la cosa no queda ahí, porque meter bolsas y maletas es muy sencillo, puesto que la boca de carga es muy amplia y baja. Parece mentira lo que su maletero puede alojar. Además, tiene un cofre bajo el piso, denominado MegaBox, que es de plástico y puede ser vaciado mediante un desagüe; súper útil. Y otra novedad que hallo es la bandeja, que pasa de ser rígida a ser flexible... como lona que es -como ocurre en el Lexus UX-. Es más barato de producir, pero desde la marca aseguran que ha sido escogido por las ventajas que tiene: es flexible, por lo que se puede cerrar el maletero aunque los bultos sean altos, y no son necesarias las molduras de plástico en los laterales que suelen realizar el cometido de sujetar la bandeja y que, además, quitan espacio.

No te pierdas: prueba del Ford Puma clásico

Para la prueba del Ford Puma 2020 elijo el EcoBoost de 155 CV MildHybrid, el tres cilindros más potente de la gama hasta la llegada del ST -existe otra opción de 125 CV con el mismo bloque tricilíndrico y el diésel 1.5 EcoBlue de 120 CV, aunque este último llegará más tarde. Como también lo hará el cambio automático, disponible solo para el Mildhybrid de 155 CV-. Como su nombre deja caer, equipa un sistema de microhibridación compuesto por una red eléctrica adicional de 48 V y una unidad eléctrica que efectúa la función de motor de arranque, de 11,5 kW, elementos que, además de otorgarle la ventaja de lucir la etiqueta ECO en el parabrisas, ayuda en el arranque, la parada, la aceleración y la regeneración.

Prueba Ford Puma 2020


Este motor despliega un buen alarde de potencia hasta bien arriba del cuentarrevoluciones, pero lo bueno es que también se aprecia cuando la aguja cae -hasta 50 Nm extras por el sistema híbrido-; por ello, no es necesario jugar con el cambio, aunque ello no supone problema alguno, porque esta transmisión de seis marchas es "muy Ford": rápida, precisa y de buen tacto. Asimismo, esa potencia es entregada de forma bastante lineal y va acompañada de un sonido que no es para nada feo. Además, el consumo medio oficial es de 5,7 l/100, una muy buena cifra que se ha convertido en 7,7 durante la prueba por Málaga, lugar donde se ha llevado a cabo la presentación internacional. Esa disparidad de cifras se debe a que hemos recorrido mucho tramo de puerto de montaña, gran porcentaje de ello en subida. Para reducirlo entra en acción el sistema MildHybrid, que no solo se aprecia en el cuadro de instrumentos con los logos de carga y de apoyo de energía, también en la forma en la que el coche decelera cuando dejo de pisar el pedal derecho, algo bastante notable y que por ello no termina de convencerme.

También me ha llamado la atención lo bien insonorizado que está, y eso que en el trayecto había fuertes rachas de viento. Además, la suspensión tiene un equilibrio muy bueno entre comodidad y deportividad.

El Ford Puma esta a la venta con los acabados: Titanium, ST-Line y ST-Line X. Su precio parte de 21.925 euros en su versión Titanium y con el motor EcoBoost 1.0 de 125 CV. Por solo 350 euros puedes optar por la misma versión pero con el sistema Mild Hybrid.

Precios del Ford Puma 2020

Motorización Acabado Precio
Ford Puma 1.0 EcoBoost 125 CV Titanium 21.925 euros
Ford Puma 1.0 EcoBoost 125 CV ST-Line 23.175 euros
Ford Puma 1.0 EcoBoost 125 CV ST-Line X 24.875 euros
Ford Puma 1.0 EcoBoost MHEV 125 CV Titanium 22.275 euros
Ford Puma 1.0 EcoBoost MHEV 155 CV Titanium 23.175 euros
Ford Puma 1.0 EcoBoost MHEV 125 CV ST-Line 23.525 euros
Ford Puma 1.0 EcoBoost MHEV 155 CV ST-Line 24.425 euros
Ford Puma 1.0 EcoBoost MHEV 125 CV ST-Line X 25.225 euros
Ford Puma 1.0 EcoBoost MHEV 155 CV ST-Line X 26.125 euros


Entre su equipamiento destaca la carga inductiva, wifi para 10 dispositivos, SYNC 3 con Apple CarPlay y Android Auto, cámara 180º, función 'Stop and Go', asientos con masaje, reconocimiento de señales con limitación de velocidad, asistencia de maniobra evasiva o el sistema que informa de los peligros que han ocurrido cerca de donde estás circulando, entre muchos otros.

Prueba Ford Puma 2020

Termino la prueba del Ford Puma 2020, salgo del habitáculo y cierro la puerta. Me alejo pensando en el buen candidato que ha presentado la compañía americana para triunfar en el segmento de los SUV pequeños. Me giro para echarle el último vistazo antes de despedirme hasta dentro de unos meses y pienso: "Estéticamente sí que se parece al Ford Puma de los 90"... Eso o que el pastel que he comido hace un par de horas tenía trazas de planta de cáñamo.

Y además