Pasar al contenido principal

Prueba del Mercedes-AMG GLE 53 Coupé: más deportivo que nunca

¡Abran paso al monstruo de las nieves, maldita sea!

9 10

Nuestro veredicto

Poner a prueba el Mercedes-AMG GLE 53 AMG siempre parece una buena idea. Hacerlo en los Alpes a las puertas del invierno tras haber sido el lugar asediado por unas nevadas de aúpa, no tanto. Pero en Mercedes están convencidos de que el sistema de tracción integral 4Matic de la variante más salvaje de su nuevo SUV de corte deportivo es infalible y que, incluso en unas condiciones como las que ves en las imágenes, cualquiera puede pasárselo de muerte... sin que la cosa termine con el conductor viéndola de cerca. ¿De verdad voy a ganarme el sueldo pasando un día domando 435 CV en carreteras cubiertas de nieve y hielo? Reto aceptado. 

Aquí tienes los mejores SUV híbridos que existen 

Aunque ya deberías estar al tanto, deja que te ponga al día: los de Stuttgart han actualizado la imagen del hermano coupé del Mercedes GLE y, antes de que llegue al mercado español durante la primavera de 2020, nos han invitado a visitar Austria con el objetivo de poner a prueba las distintas versiones que compondrán su gama entre las que, además de dos mecánicas diésel de 272 y 330 CV, también podrás encontrar una destinada a convertir a este nuevo juguetito en uno de los SUV híbridos enchufables más interesantes del momento. Tendrá un motor eléctrico alimentado por una batería de 31,2 kWh y, en total, será capaz de erogar 235 CV... con una autonomía de 106 kilómetros según el ciclo NEDC que, para mi sorpresa, es sorprendentemente cercana a la cifra real. 

¿Y esa cara? Ah, claro: has venido aquí para leer cómo se comporta la versión más brutal del Mercedes GLE Coupé 2019 y te estoy contando detalles que sólo interesan a Greta Thunberg. Te ruego aceptes mis disculpas... y te prepares. Porque lo que voy a contarte a continuación te va a hacer odiarme tanto como lo hace la muchacha sueca con los motores de carburación. Vamos allá. 

 

Prueba del Mercedes-AMG GLE 53 AMG: un monstruo sobre el papel... y el asfalto

Para empezar a hacerte una idea de la monstruosidad que protagoniza esta prueba del GLE 53 Coupé firmado por AMG, deja que comience arrojándote algunas de sus cifras más interesantes: bajo su capó late un bloque de seis cilindros en línea de tres litros que entrega 435 CV y 520 Nm de par máximo a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios automática de nueve relaciones. ¿Se te antoja escaso? No te preocupes: gracias a la acción de un pequeño motor eléctrico bautizado como ‘EQ Boost’ con 22 CV y 250 Nm de par que compensa el retardo en la entrada de toda la potencia disponible a consecuencia de la acción del turbocompresor, el nuevo modelo de Stuttgart es capaz de firmar el 0-100 en sólo 5,3 segundos con una velocidad punta de 250 km/h. Limitada electrónicamente, sí. 

Prueba del Mercedes-AMG GLE 53 Coupé
¿Probar un AMG en los Alpes? No hay problema. ¿En invierno? Espera...

Con el objetivo de mantener a todo el establo dentro de los límites de la carretera, los ingenieros del sello germano se han aplicado al máximo y se han sacado de la manga sistemas como el ‘AMG Active Air Control+’ que, además de compensar los molestos balanceos de la carrocería ante curvas o irregularidades del terreno, también está pensado para maximizar la superficie de neumático en contacto con el suelo y reducir a la mínima expresión las pérdidas de tracción que puedan escapársele a su eficaz transmisión 4Matic. Es cómodo, ágil y deportivo a la vez. Y no: no es cosa de brujería. Aunque lo parezca. 

 

Prueba del Mercedes-AMG GLE 53 AMG: hora de jugar en la nieve

Imagina que tienes ante ti aparcado a uno de los rivales más solventes del Porsche Cayenne Coupé. Imagina que alguien te lanza las llaves para que te lo pases como un niño en la mañana del día de Reyes durante una buena parte de la jornada. E imagina que otro alguien te dice: "cuando alcancemos la cima de este puerto de montaña repleto de horquillas y curvas enlazadas con rápidos cambios de apoyo, entraremos en una carretera cortada al tráfico a la que sólo nosotros tenemos acceso y cuyo firme está totalmente cubierto de nieve". Ahora entiendes por qué me tiemblan las piernas, ¿eh? 

¿Buscas un SUV deportivo? Échale un ojo a los de Porsche

Los kilómetros que nos separan de la cima de la montaña de la cima del ‘Top Mountain Crosspoint’ pasan volando y, en este caso, hablo en sentido insultantemente literal: devorar curvas con la versión AMG del GLE Coupé es muchísimo más sencillo de lo que cabría esperar teniendo en cuenta que su masa debe rondar las dos toneladas y media y, además, parece siempre dispuesto a catapultarte hacia el siguiente giro gracias a la eficacísima tracción integral que monta. Y eso que el asfalto está muy húmedo, repleto de sal y de algún que otro montón de nieve caído desde los laterales de la carretera. Buena culpa de ello la tiene su batalla, recortada en 60 milímetros con respecto al modelo del que deriva y que deja su cota en sólo 2.935 milímetros.

Cuando por fin llegamos al alto nos llevamos dos alegrías: las espectaculares vistas del entorno que pueden disfrutarse desde la cima del Tirol... y el cartel que nos indica que nos acercamos a la entrada al mejor parque de atracciones que se podría encontrar aquí arriba. El paso Timmelsjoch que sirve como acceso a la vecina Italia a través de la montaña. Los compañeros de otros medios de comunicación empiezan a hacer la fila para salir a rodar. Y con las ganas que tenemos todos de echar el rato haciendo el gañán en la nieve esto parece un gran almacén norteamericano en pleno ‘Black Friday’. 

Prueba del Mercedes-AMG GLE 53 Coupé
Haciendo la fila para poner a prueba el nuevo GLE Coupé de AMG. A tramo cerrado

"Empezaremos con el modo de carretera resbaladiza, para que veáis cómo funciona y conozcáis la carretera". Hecho. "Ahora toca cambiar a confort". Bien. "Subiremos algo el ritmo, cuidado con salirse de la rodera al quitar los controles. Pasamos a Sport". Me gusta. Y por fin llega el momento de mover el selector a Sport Plus. Ahora es cuando empiezas a sentir el potencial del coche de verdad... y a comprobar lo bien que trabajan el sistema 4Matic y unos buenos neumáticos de invierno: incluso hundiendo el pie a fondo es difícil sentir pérdidas importantes de tracción e incluso las frenadas son más sencillas de lo esperado. El coche se comporta de forma noble y sólo cuando se le provoca se muestra propenso al macarrismo. Que no es otra cosa que ir de lado de forma completamente innecesaria. Es difícil contarte con palabras la experiencia. Pero me duelen más los carrillos por la sonrisa que por el frío. Y estamos a unos 10 grados bajo cero. 

 

¿Quieres un Mercedes-AMG GLE 53 Coupé como el de esta prueba? Tendrás que esperar

Si has llegado hasta aquí y ahora mismo estás arrojando billetes contra la pantalla de tu dispositivo, tengo una mala noticia: hasta dentro de algunos meses no podrás disfrutar del protagonista de esta prueba. Según nos cuentan responsables de la firma en España, hasta la primavera de 2020 no llegarán las primeras unidades a nuestro mercado que, como ya te habrás imaginado, serán las propulsadas por motores de gasóleo. Poco después hará lo propio la versión híbrida y, por último, la ideada en Affalterbach. Todavía no sabemos el precio del Mercedes-AMG GLE 53 Coupé pero, con toda seguridad, no será posible equipararlo con el de los todoterrenos baratos más interesantes que puedes comprar de segunda mano. Deberías probar a pedírselo a los Reyes. Pero te habrás tenido que portar bien. Muy bien. 

Y además