El 308 R Hybrid: un deportivo de 500 CV de... ¿¡Peugeot!?

El concept del Peugeot 308 R Hybrid es tal y como deben ser los compactos deportivos: potente. Mejor aún: P-O-T-E-N-T-E. Y es que con 500 CV y tracción integral, no hemos podido evitar lanzarnos a conducirlo

Peugeot 308 R Hybrid con 500 CV y tracción integral
7 10

Nuestro veredicto

¿Peugeot 308 R Hybrid? ¿Pero qué diablos es esto?

El Peugeot 308 R Hybrid es aún un concept, pero, ojo, porque también se trata de un compacto de 500 CV que recibe la potencia de un par de motores híbridos que, además, lo convierten en un tracción integral. Y es uno de los coches más picantes...

¿Quieres más datos?

En principio, el motor del 308 R Hybrid es el 1.6 THP de 270 CV que también monta el Peugeot 308 GTI (este tendrá una versión de 250), aunque recibe la inestimable ayuda de dos propulsores eléctricos con un total de 115 CV. Hay uno en cada eje: el motor frontal sirve principalmente para revargar la batería, mientras que el trasero se utiliza sobre todo para multiplicar la agilidad en los giros... y ya de paso ofrecer más tracción en aceleraciones fuertes (no olvides que el 1.6 mueve el eje delantero).

Es decir: la mayoría de la potencia del 308 R Hybrid va al eje delantero. Por cierto, a decir verdad, se trata de 500 CV solo cuando activas el launch control, momento en el que los tres motores funcionan a la par. En circunstancias normales, lo que llevas en realidad es un compacto de 400 CV, lo que tampoco está tan mal, teniendo en cuenta que un rival tan duro como el Ford Focus RS (aquí lo tienes frente a sus rivales) se queda bastante más atrás...

¿Es rápido?

Con el launch control activado, el R Hybrid utiliza todos y cada uno de los 500 CV, por lo que alcanza la meta de los 100 km/h en menos de cuatro segundos. Y no solo corre; también te deja sentir su rapidez: eso de salir disparado tan rápidamente hacia el horizonte en un compacto de forma 'normal' mola tanto como hacerlo en un Nissan GT-R o en el mismísimo Aston Martin DB 10.

En cuanto a la velocidad máxima, está limitada a 250 km/h, lo que deja a este modelo a la par de los AMG, BMW M y Audi RS. Llamativo, sin duda, como también que Peugeot tiene al RS3 en el punto de mira como uno de los posibles rivales...

¿Y cómo va un Peugeot 308 GTI híbrido?

Muy bien, la verdad. Especialmente cuando tienes en cuenta que estás conduciendo un modelo en pleno desarrollo y no un producto terminado. Y por eso mismo para esta prueba estabamos limitados a un circuito. Pero para ser sinceros, es el mejor lugar para conducir un prototipo con más par que el mismísimo Ferrari F12tdf.

A pesar de un peso de 1.480 kilos, se hace sentir ágil y el reparto de par entre los dos ejes te permite disfrutar de una manejabilidad muy avanzada. Es un feeling al que ayuda el pequeño volante que proviene de sus hermanos de Peugeot: el Peugeot 208 GTI y 308 GTI. La verdad es que cuesta habituarse, pero una vez que te haces a él, no supone mayor problema.

¿Te lo pasas bien en una carrtera de curvas?

Aunque el Peugeot 308 R Hybrid tiene mucho grip y te ofrece toneladas de confianza, lo cierto es que también deja paso a un poco de frivolidad: si 'ahuecas' en pleno apoyo, se va a comportar como el típico compacto frances con mucha potencia: deslizando el eje trasero lo suficiente como para hacerte sentir un pilotillo.

También la caja de cambios merece un comentario. En este es manual robotizada, pero no salgas corriendo aún: a diferencia de los CMP de PSA, en este caso entre cambio y cambio los motores eléctricos rellenan ese terrorífico vacío, por lo que hace transiciones casi impreceptibles como las de los DSG.

Es extraño, para ser honesto; un truquillo para crear ese aura de aceleración sin fin, pero que requiere un tiempo para hacerse a él. Sobre todo a los que nos gusta cambiar de manera manual, ya sea con la palanca clásica o las levas...

Entonces, ¿van a fabricar el 308 R Hybrid?

La producción del 308 R Hybrid sería bastante limitada para potenciar la imagen de Peugeot más que sus arcas: espera unos 50.000-60.000 euros por uno a pesar de que los márgenes economicos con los que jugaría Peugeot serían tirando a exiguos. Sin duda, más caro que todo un Ford Focus RS, que a priori tiene más pedigrí cunetero.

En definitiva, oficialmente aún se habla de 'posibilidad' más que de fechas concretas, pero lo cierto es que sería una pena que no llegara a pisar el asfalto, especialmente cuando hay modelos como el Volkswagen Golf R420 que ya están en la casilla de salida. Además, al fin y al cambio, ha requerido 18 meses de desarrollo...

No te pierdas:

- Probamos los Ford RS más míticos

- Volkswagen Golf R420: sube de nivel

- Los mejores compactos deportivos de los 80 para invertir

Lecturas recomendadas