Pasar al contenido principal

40 años después sale a la luz el único Ferrari Daytona con carrocería de aluminio

El único exceptuando las versiones de competición. ¡Menuda joya!

Si eres un fan del Ferrari 365 GTB/4 Daytona seguro que la noticia que ha salido estos días a la luz te gusta: el santo grial de este modelo ha salido a la luz, o al menos el más raro y exclusivo. Se trata del único Ferrari 365 GTB/4 Daytona con carrocería de aluminio que fue fabricado para la calle, no para los circuitos. Este magnífico ejemplar ha estado escondido durante 40 años en un cobertizo en Japón, sin duda una vida poco merecida para un coche tan especial, pero a cambio hoy nos encontramos con una auténtica joya en un estado completamente original.

El 70 aniversario de Ferrari parece el momento ideal para recuperar una coche tan especial. RM Auctions lo llevará a subasta tras haber convencido a su dueño de que era el mejor momento: sin duda no será barato, pero el coche bien lo vale. Este Ferrari 365 GTB/4 Daytona Alloy, con chasis 12653, abandonó la cadena de montaje en junio de 1969 y lo hizo con algunas particularidades más allá de su peculiar carrocería firmada por Scaglietti. Los faros son de plexiglás, como en las versiones de competición, dejando de lado los característicos faros escamoteabas de este modelo. También contaba con elevalunas eléctricos y un exquisito interior terminado en cuero negro.

 

Así se celebra el 70 aniversario de Ferrari en España

 

El coche fue una excepción para un buen amigo. En Ferrari funcionan así: los amigos de la marca pueden acceder a coches que otros ni siquiera sueñan. El coche fue un pedido especial de Luciano Conti, editor y fundador de la revista Autosprint. Ferrari decidió producir varios ejemplares con carrocería de aluminio, pensadas para participar en carreras como las 24 Horas de Daytona. No obstante, una de estas peculiares carrocerías, más ligeras, se destinó a este ejemplar de calle. Fue la carrocería número 32 de Scaglietti y sin duda se iba a convertir desde ese momento en uno de los Ferrari más raros de la historia. Un one-off en toda regla: aquí puedes ver otros Ferrari one-off espectaculares.

Apenas un año más tarde, Luciano Conti vendió el coche a otro buen amigo suyo y, tras pasar por varias manos italianas, el coche fue exportado a Japón en el verano de 1971. El coche fue dando tumbos para recaer, finalmente, en manos del coleccionista Makoto Takai, que tomó una decisión drástica y brutal: esconderlo en un cobertizo durante 40 años. 

 

 

El coche permaneció en el olvido de mundos, la gente ya no lo tenía presente y solamente un puñado de personas tenían constancia de él. Algunos intentaron sin éxito salvarlo de ese cautiverio, pero Makoto se negó una y otra vez a venderlo. Finalmente ha sido RM Auctions el que ha convencido a este buen señor para que permita a otra persona disfrutar de esta joya, en la carretera, rodando, donde debe estar.

Antes de llevarlo a subasta, RM Auctions pidió un informe al especialista en Ferrari Marcel Massini que corroboró buena parte de la información original: se trata del chasis 12653 y el coche se encuentra en un estado muy original. El cuentakilómetros luce 36.390 km y aunque no hay ciencia cierta sobre esa cifra, desde la casa de subastas aseguran que debería ser el kilometraje real. No es una cifra muy baja para un coche que lleva 40 años parado y del que solo se utilizó durante apenas siete años, pero sin duda es un coche que hará las delicias de los coleccionistas de Ferrari en general y de los amantes del Daytona en particular. ¿Qué precio alcanzará? Seguro que supera, de largo, el millón de euros.

Lecturas recomendadas