Pasar al contenido principal

Fórmula 1, el Circuito de Kyalami y la era de los motores turbo

Renault RS01 de Jean-pierre Jabouille
Darren Tee

Kyalami fue una de las grandes citas del mundial hace décadas y supuso un verdadero reto mecánico y una rivalidad entre motores turbo y atmosféricos.

Aunque los motores turbo son el presente de la Fórmula 1, durante finales de los años 70' y la década de los 80' fueron toda una innovación mecánica. Y la gran diferencia entre ambas tecnologías se marcó en el Circuito de Kyalami, durante el Gran Premio de Sudáfrica.

¿Es Jim Clark el mejor piloto de la historia de la Fórmula 1?

El primer equipo en dar el salto a los turbocompresores modernos fue Renault con su famosa tetera amarilla, o Renault RS01 si prescindimos de las bromas que rondaban al paddock de entonces con una explicación bastante curiosa. El resto, es historia del motor.

El Fórmula 1 de Renault apostó primero por el turbo

Renault RS01

Alpine ya llevaba algún tiempo coqueteando con este sistema en la resistencia y en rallys, así que entre Renault, su marca de coches deportivos y ELF, desarrollaron un motor V6 a 90º turboalimentado de 1,5 litros capaz de desarrollar más de 500 CV y alcanzar unas 11.000 rpm.

No fue un triunfo, ni mucho menos. En el año 1977 participaron en cinco carreras y no acabaron ninguna. En 1978 solo terminaron cuatro de 14 eventos y en 1979 cada uno de sus dos coches acabó un solo gran premio.

El principal problema era la fiabilidad. Las temperaturas del motor eran exageradamente altas y el equipo recurrió incluso a echar directamente hielo al circuito de refrigeración. De ahí el apodo de la tetera amarilla o los chascarrillos sobre pescado congelado que recorrió a la F1...

Estos son los mejores motores V10 de la historia

Sin embargo, ese año 1979 fue el comienzo de algo que cambiaría al deporte. Kyalami vio la primera pole de un motor turbo con el Renault de Jean-Pierre Jabouille, mientras que los motores atmosféricos de Ferrari, Alfa Romeo o Cosworth en el caso de Lotus, perdieron más de un 20% de su potencia.

¿Por qué? Pues debido a que el circuito que acogió el GP de Sudáfrica se encontraba a unos 1.500 metros de altura y los motores de aspiración natural perdían una ingente cantidad de presión atmosférica en esas condiciones.

Menos presión y menos oxígeno, peor rendimiento. La clave en el calendario fue la cita africana, y en apenas tres años, la mitad de los equipos de la parrilla se sumaron a la moda de los motores turbocargados.

Un dominio abrumador, peligroso y que desembocó en su prohibición

Motor turbo de Fórmula 1 TAG Porsche

A partir de 1983, los sistemas turbo ganaron mucha fiabilidad y los equipos consiguieron domar a la tecnología. Desde ese año hasta 1988 ganaron el campeonato únicamente coches con este mecanismo de sobrealimentación.

Por orden de años, Nelson Piquet con el Brabham-BMW, Niki Lauda y Alain Prost por partida doble con el McLaren-TAG Porsche, Piquet de nuevo con Williams-Honda y Ayrton Senna con McLaren-Honda. Aunque la FIA, como de costumbre, tuvo algo que decir.

La potencia de los monoplazas aumentó hasta los 1.000 CV a finales de la década. Sumado al avance en aerodinámica, combustible y neumáticos (junto a pilotos especialmente experimentados de aquella generación), estos bólidos alcanzaron un rendimiento sobrecogedor.

Niki Lauda en el McLaren-TAG Porsche durante el GP de Portugal de 1984

La dirección de la F1 decidió limitar la presión de los turbos a 2,5 bares (36,2 psi) con una reducción del output de potencia en un 20% aproximadamente. Para 1987, se redujo drásticamente la capacidad del depósito de gasolina de estos coches y en 1989, se prohibieron por completo.

No fue hasta el año 2014 cuando el turbo volvió a entrar en escena con el cambio de normativa y la conversión de los monoplazas a sistemas híbridos con motores V6 turboalimentados. Un cambio que fue sonado (o más bien poco sonado) debido al poco ruido que producían estas unidades de potencia en comparación a los anteriores V10 y V8.

Desde entonces, Mercedes-AMG ha sido la escudería dominante de la nueva era. Una que empezó hace mucho y que volvió por las oportunidades que ofrecía. Como el efecto suelo actualmente. O quién sabe si la suspensión electrónica en el futuro...

Y además

Buscador de coches