Un irracional objeto de deseo: Icon D200 Reformer

Vale, cuesta 275.000 euros, pero hay algo en este mastodonte que llama poderosamente la atención. Estamos de acuerdo: queremos un Icon D200 Reformer a toda costa.

Icon D200 Reformer

Tiene el tamaño de un tiranosaurio y vive en América, el único sitio donde encaja este Icon D200 Reformer. Aun así, creo que cuadra perfectamente en esa nave industrial con la que sueño para guardar a buen recaudo mi parque móvil ideal. Probablemente, sólo cabría allí.

Vídeo: otra de las preparaciones de ICON, Chevy Colorado

También cuenta con un motor diésel que ofrece un par de 1.355 Nm, por si es necesario remolcar un edificio de diez pisos. Su precio es de 275.000 euros, es de segunda mano y, desde luego, no somos el cliente al que va dirigido. Pero, de todas formas, lo queremos.

Icon D200 Reformer
Este Icon D200 Reformer necesita mucho espacio para ser aparcado. Mucho.

La buena noticia es que está a la venta. Se trata de una creación de Icon y aquellos que hayáis oído hablar del Bronco de Jonathan Ward, del TR o del FJ sabréis que el desembolso merece la pena. En serio.

Lo que obtienes por esa suma de dinero es un Dodge D200 de 1965 con la carrocería de la cabina de tripulación de un avión perteneciente a la fuerza aérea estadounidense (la variante con dos ruedas motrices del PowerWagon). Ha sido rediseñada con todas las piezas modernas de un Dodge Ram 2500 MegaCab, convirtiéndose en 4x4.

Icon D200 Reformer
En el interior de este Icon caben seis personas.

Lo demás está restaurado o construido mejor que cuando era nuevo, lo que incluye un motor de 5,9 litros turbodiésel refrigerado por metanol y una caja de cambios manual con seis marchas y reductora, lo que le permitiría escalar por las rocas como una cabra montesa.

La suspensión off-road viene firmada por Kore y los frenos, por Fox Racing. Los neumáticos son run flat, cuentan con especificaciones militares y hacen que las ruedas midan 93 centímetros de alto. En su interior, para seis pasajeros, encontramos cuero de bisonte americano y moqueta de Rolls Royce.

Todos los dispositivos actuales, como el equipo de sonido o el aire acondicionado, están presentes, pero escondidos en una consola central limpia y sencilla. Los sistemas se controlan desde los mandos de la radio original. Incluso cuenta con una pantalla táctil para gestionar el motor oculta en la bandeja del salpicadero.

Los espejos, logos, tiradores de las puertas… esos elementos que encuentras en el exterior están cortados directamente de bloques de metal sin pulir. Posee cristal laminado extra-resistente, los parasoles de un LearJet y luces LED. Y la bocina de un tren. Cualquier persona necesita eso.

Icon D200 Reformer
Los elementos metálicos de la carrocería están sacados de bloques sin pulir.

Es la compra más estúpida, masiva e inapropiada para nuestro país, sin olvidar que cuesta lo mismo que un superdeportivo. Pero lo deseamos. Y tú también, reconócelo.

Lecturas recomendadas