Pasar al contenido principal

Mercedes-AMG 53: las versiones mild-hybrid llegan a los nuevos CLS y Clase E

¡Queda abierta la puerta a la electrificación!

Mercedes-AMG CLS 53 2018 (dinámica)

La llegada de los Mercedes-AMG 43 nos dejó a todos algo fríos: una estrategia de marketing para hacer más atractivo a las versiones de gasolina sin el componente de locura de los AMG ‘pata negra’, como el Mercedes-AMG E63. Bien, parece que la fórmula ha sido todo un éxito y la gama de esta división deportiva va a crecer con un nuevo miembro: los Mercedes-AMG 53. Sí, como bien has adivinado se colocarán a medio camino entre los 43 y los 63, y la parte más importante: incorporarán el sistema mild-hybrid con sistema eléctrico de 48V. No se puede decir que sean coches híbridos tal y como los conocemos ahora, pero casi.

Te interesa: toda la información del nuevo Mercedes Clase A

El primer coche en montar esta nueva denominación es el Mercedes-AMG CLS 53 4Matic+, que ha hecho su debut en el Salón de Detroit 2018 y le seguirán los Mercedes-AMG E 53 4Matic + Coupé y Cabrio. Así que sí, estos son los modelos elegidos para convertirse en los primeros AMG híbridos de la historia y protagonistas indiscutibles de los coches de 2018, comenzando una nueva saga que podría ser el pan nuestro de cada día en los próximos años.

 

Mercedes-AMG CLS 53 4Matic+, ¡ahora en movimiento!

 

Pero vayamos por partes, ¿hay algún cambio estético que les identifique? Sí, todos los modelos de Mercedes-AMG 53 contarán con parrilla de doble lama en plata cromada, 'splitter' delantero con el mismo acabado, salidas de escape dobles redondas en cromo, llantas de 19 pulgadas y pilotos traseros divididos. Dentro del habitáculo, han añadido molduras de fibra de carbono, cuero con costuras rojas, cinturones en el mismo color y apliques de aluminio.

Sin embargo, Mercedes ha enfocado los cambios más importantes de los Mercedes-AMG 53 están en el apartado mecánico. El sistema mild-hybrid (también conocido como hibridación suave) combina un motor de 3.0 litros turbo con 435 CV y 520 Nm con un bloque eléctrico EQ Boost situado entre éste y la transmisión, que en este caso es una caja AMG Speedshift TCT 9G de nueve relaciones y que envía la potencia a las cuatro ruedas gracias  a la tracción total 4Matic+.

 

 

En el caso del propulsor eléctrico, este actúa como motor de arranque y alternador y añade, ocasionalmente, un extra de 21 CV y 250 Nm de par. Con dicha configuración, el Mercedes-AMG CLS 53 puede acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos, con una velocidad máxima limitada a 250 km/h y homologa un consumo de 8,4 l/100 km, así como unas emisiones de CO2 de 200 g/km.

En el caso del Mercedes-AMG E 53 Coupé, la homologación de consumo medio es de 8,4 litros/100 km y puede acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos, mientras que el Mercedes-AMG E 53 Cabrio registra una cifra homologada de 8,5 litros y alcanza los 100 km/h desde parado en 4,5 segundos. ¿Su velocidad máxima en este caso? Ambos alcanzan 250 km/h, aunque los 270 km/h también están disponibles de manera opcional.

 

 

Como último apunte, cabe destacar que el sistema DYNAMIC SELECT, también de serie, permite la elección de cinco modos de conducción para los Mercedes-AMG híbridos: Eco, Comfort, Sport, Sport+ e Individual y también incorporan suspensión neumática AMG RIDE CONTROL+, así como la dirección asistida electromecánica.

Los BMW M serán híbridos, los Audi más deportivos es muy probable que también, incluso los Seat Cupra podrían ser eléctricos. ¿Te extraña ver un Mercedes-AMG híbrido? Para nada. Los grandes V8 atmosféricos irán dejando paso a mecánicas más eficientes (y más baratas de producir). Lo que parece claro es que los Mercedes-AMG 53 abren la puerta a la electrificación y parece claro que estas nuevas versiones se irán extendiendo con el paso del tiempo al resto de las gamas. 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear