Pasar al contenido principal

Opinión: ¿por qué se devalúan tanto los Mercedes-AMG o los Audi RS?

¿Cómo puede costar menos un coche de 450 CV que un compacto diésel?

Esta vez no me voy a quejar de nada. ¡Estoy encantado que deportivos como el Audi RS6 o el Mercedes-AMG E63 se devalúen tanto! ¿O acaso no se devalúan tanto como parece? La verdad es que estos modelos suponen el culmen deportivo de dos marcas con mucha solera. ¡Convendría decir 3! Ya que el caso de los BMW M también podría estar en esta lista. ¿Por qué se devalúan tanto? ¿Por qué algunos no bajan de precio ni para atrás? ¿Son una buena oportunidad de compra para petrolheads?

Opinión: ¿por qué triunfan los SUV si no son buenos en nada?

Voy a poner algunos ejemplos: un Audi RS6 del año 2004, por ejemplo, está en torno a los 16-18 mil euros. Con kilometrajes moderados (no más de 150.000 km), una fiabilidad general demostrada, un diseño elegante y deportivo y una mala leche espectacular. Es capaz de acelerar de cero a cien en menos de cinco segundos y en su interior hay espacio, lujo y mucho equipamiento, aunque alguno que otro, como el GPS, son de otros tiempos. ¿Por qué están tan baratos?

Muchos son los factores que intervienen en la ecuación. El principal motivo es la imagen y las sensaciones que provoca el coche. Quien se compra un coche así a día de hoy busca una cosa: sensaciones, diversión, deportividad. Un Audi RS6 es una berlina pesada que, aunque muy potente y rápida, no se podría considerar como una máquina de diversión. Otra es la imagen, no es un coche mítico, no tiene ese aura de ‘coche especial’ que sí pueden tener otros. ¿El mejor ejemplo? Un Audi RS4 B5 del año 2000 es prácticamente imposible encontrarlo por menos de 20.000 euros, con más kilómetros y menos potencia. No obstante, su imagen es algo más potente, es más ligero, más divertido de conducir, con cambio manual. ¿Tiene sentido esto?

 

 

Al final, el precio de un coche lo marca el mercado y si un Audi RS4, por su imagen o por la diversión que provoca al volante, tiene más adeptos, el precio siempre será mayor. Por supuesto, la cantidad de vehículos fabricados también influye a la hora de marcar el precio. Otro ejemplo muy claro de esto es el BMW M3 E30: hace nada no valía nada y hoy puede costar una pequeña fortuna. Está claro que el paso del tiempo también influye a la hora de valorar un coche y ese momento en el que un coche pasa de antiguo a clásico es clave también para entender su cotización.

¿Los segmentos también influyen? Claro que sí: aunque parezca increíble, los más pequeños suelen tener una mejor depreciación. Un Audi RS3 de 340 CV cuesta prácticamente lo mismo que un Audi RS4 de 420 CV y prácticamente lo mismo que un RS6 con diez cilindros y 580 CV. En cambio, el primero, nuevo, cuesta menos de la mitad que el último. 

El caso de BMW es casi todavía más alucinante. Un BMW M3 puede costar más que un BMW M5 de la misma época, teniendo en cuenta que el M5 tiene bajo el capó uno de los mejores motores que se han montado jamás en una berlina: un V10 de 507 CV que suena casi como un Fórmula 1. ¿Cómo puede costar esta maravilla de la técnica y del dinamismo más eficaz menos de 20.000 euros? ¿Por qué la gente no lo compra? Pues por lo mismo que por el Audi: es más pesado y algo menos racing que su hermano menor, pero aún así, un BMW M5 E60 me parece uno de los mejores coches para comprar, tanto para disfrutar como para invertir de cara al futuro.

¿Por qué se devalúan tanto este tipo de vehículos? Creo que el principal motivo es su ausencia de mercado. La gente con un alto poder adquisitivo que busca un coche de estas características no tiene problema para comprarlo nuevo. La gente que busca deportividad o diversión, prefieren comprarse coches más radicales y más fáciles de mantener: ¿has visto los precios que se pagan ya por un Volkswagen Golf GTI caja 5? Siempre se ha dicho que mantener un coche así es una locura, pero la gente que se está gastando 40.000 euros en un BMW Serie 3 diésel no es capaz de ver que un BMW M5  y 15.000 euros para mantenimiento no es una opción mucho más apasionante?

 

 

¿Por qué algunos no bajan de precio? Muy sencillo: por pura pasión. Hay coches que marcan una época y que representan mejor que otros la vocación de una marca, de un sentimiento. Por ejemplo, el Audi RS4 B5, con su carrocería familiar ensanchada y su motor sobrealimentado representa el germen de una estirpe: ¡ni te cuento ya el Audi RS2! Lo mismo ocurre con el BMW M3 E30. Este tipo de coches difícilmente bajarán de precio, jamás, y es que además su producción fue mucho más escasa que la de algunos de sus contemporáneos. Este es otro factor fundamental a la hora de tasar un coche, por ejemplo: un BMW M3 CSL, del que se produjeron menos de 1.500 ejemplares, su precio ya se encuentra en la estratosfera.

¿Son una buena oportunidad de compra para petrolheads? ¡Por supuestísimo! Poder comprar un Audi RS6 por 18.000 euros es más que interesante. No tengas ninguna duda en que este coche, en un futuro, tendrá un precio muy superior. Es el primer RS6 fabricado, un coche que cada día tiene más adeptos, su comportamiento es explosivo, con un V8 biturbo que es mucho más salvaje que el V10 posterior. ¿Un BMW M5 por 20.000 euros? No puedo entender aquellos que se gastan más de 50.000 euros en un BMW 520d pudiendo tener esta maravilla de la técnica a este nivel de precios.

¿Qué opináis vosotros? ¿Qué compraríais antes? ¿un BMW M5 por 20.000 euros o un BMW 520d nuevo por 50.000? ¿Por qué creéis vosotros que este tipo de coches están a un nivel de precios tan atractivo? ¿Os compraríais un coche así?

Lecturas recomendadas