Pasar al contenido principal

Así afecta el viento al volante: ¡cómo conducir con viento fuerte!

Tranquilo que no llevas un trailer vacío.

palmeras sol aire paraiso

La borrasca Félix está de actualidad pero es solamente una de tantas perturbaciones que afectan a nuestro país durante el invierno, con lluvia intensa (aquí puedes ver los mejores consejos para conducir con lluvia) y con fuerte rachas de viento. Prácticamente todos tenemos en la cabeza algunas claves para conducir con niebla o con lluvia, pero no estoy tan seguro que tengamos tan claro cómo conducir con viento. ¡Toma tu libro de apuntes prácticos y anota!

Te interesa: no te pierdas todas las novedades del Salón de Ginebra 2018

A la hora de conducir con viento fuerte es importante reconocer de manera correcta la situación. Evidentemente, conducir con nieve, lluvia o niebla no conlleva ninguna duda, pero identificar fuertes rachas de viento desde el interior de nuestro coche no es tan sencillo, especialmente si sopla a nuestro favor o en contra. Generalmente, la mejor manera de identificar este tipo de vientos es por el sonido y porque en determinados momentos podemos sentir cómo vapulea nuestro coche. Por supuesto, esta sensación es más acusada cuando el viento nos llega desde el lateral. Una vez identificado, ¿qué consejos puedo darte para conducir con viento?

 

Cómo conducir con viento

Quizás la recomendación más importante en estas situaciones es la atención. Debes tener mayor consciencia de todo lo que te rodea, tanto dentro como fuera de la carretera. Para mejorar tu tiempo de reacción, es fundamental que reduzcas ligeramente la velocidad: los peligros pueden ser muchos, desde una simple bolsa de basura que te pueda pegar un susto hasta desprendimientos o caídas de objetos. 

A la hora de conducir con viento también es fundamental aumentar la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede, especialmente si este se trata de un vehículo de gran volumen como un camión o una furgoneta. Es importante también circular por el centro del carril y agarrando fuerte el volante con las dos manos: cualquier golpe de aire puede hacer que nuestro coche se pueda mover bruscamente y ahí debemos mantener la calma y el control. ¡Ahí también interviene la velocidad!

 

 

En estos casos es importante también saber reconocer la dirección del viento para adelantar posibles acontecimientos. Por ejemplo, si te sopla por el flanco derecho, debes alejarte lo máximo posible del carril contrario, ya que un golpe fuerte podría hacer que lo invadieses casi sin darte cuenta, poniendo en peligro tu vida y la de los demás. También debes tener especial cuidad en zonas expuestas, especialmente puentes y viaductos, así como en la salida de los túneles y zonas protegidas, ya que se pueden crear golpes de viento inesperados. 

También hay que extremar las precauciones a la hora de adelantar: si las rachas de viento son muy fuertes o el adelantamiento se va a producir en una zona muy expuesta y a un vehículo de grandes dimensiones, yo te recomiendo que esperes y busques un lugar mejor, más adecuado, más resguardado: ¡no pongas tu coche nuevo en peligro!. En estas situaciones es importante actuar rápido y mantener el coche revolucionado para conseguir la mayor aceleración posible.

 

 

Por último y no menos importante, en caso de viajar en un escenario de vientos fuertes como los que vivimos estos días, debes dar mucha importancia a la colocación de la carga en el coche: debe ser lo más uniforme posible. Por supuesto, habrá que prestar un mayor cuidado si viajamos con bacas o cualquier tipo de elemento extra más allá de la simple carrocería del vehículo: en estos casos tendrás que reducir todavía más la velocidad.

Quizás conducir con viento está algo infravalorado en nuestro pensamiento común, pero es importante tomar una serie de precauciones para no llevarnos sustos. En esta situación, como en cualquier otra de peligro en la carretera, lo más importante es mantener la calma y no hacer movimientos bruscos ni peligrosos. El viento no va a volcar un coche por obra y gracia del espíritu santo, por lo que al volante, calma, precaución, un punto extra de atención y no habrá tormenta Félix que se te resista.

No te pierdas todos los coches nuevos del mercado

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear