Pasar al contenido principal

La evolución de las pantallas en los interiores a lo largo del tiempo

Hyperscreen de Mercedes. Pantalla digital de 141 cm

De ser una 'rara avis' a casi haber fulminado a los botones físicos

Las pantallas se están convirtiendo en los últimos años en un elemento casi tan frecuente en los interiores de los coches como el propio volante. No siempre ha sido así, claro está, pero puede que su presencia en los habitáculos se remonte más atrás de lo que pensáis. Por ello, hoy hacemos un repaso a su evolución con el paso de los años.

Buick Riviera, contigo empezó todo

Buick Riviera 1986 pantalla táctil

Viajamos a los años 80, concretamente a 1986. En la televisión se podían ver capítulos de estreno de Corrupción en Miami o Dallas, España acababa de entrar en la Unión Europea, y las hombreras y los peinados cardados campaban a sus anchas. Eran tiempos peculiares y también lo fue el Riviera que lanzó Buick aquel año.

En un intento de aportar una mayor modernidad, este coche fue el primero de producción en serie en contar con una pantalla táctil en el habitáculo. Tenía 9 pulgadas y desde ella podías controlar hasta 91 funciones como el aire acondicionado o la radio. No era perfecta, ya que requería apartar demasiado la vista de la carretera y emitía sonidos cada vez que se pulsaba que se hacían algo molestos, pero fue un comienzo y seguro que tenerla en aquellos años te hacía sentir alguien importante...

El ‘mejorable’ iDrive

BMW Serie 7 2002 iDrive

A comienzos de los 2000, BMW buscaba darles un empujón a los sistemas de infoentretenimiento y por ello montó en su Serie 7 de 2002 una pantalla de 8,8 pulgadas que se controlaba desde un mando situado en la consola central. Así, se podían manejar diversos sistemas del coche.

La idea era buena, pero la ejecución no lo fue tanto. Muchos usuarios se quejaban de la complejidad del sistema y el hecho de que no contase con atajos o teclas para ir atrás no lo hizo muy atractivo. No obstante, es evidente que el paso de los años ha permitido una evolución y ahora el sistema iDrive es mucho más útil que entonces.

Tesla entra en juego

Tesla Model S 2012 pantalla

El año 2012 supuso un cambio en las pantallas de los habitáculos de los coches con Tesla, que trajo una pantalla táctil de 17 pulgadas en su Model S desde la que se podía controlar prácticamente todo. 

Recordaba así que se podía prescindir de los controles físicos para manejar estas funciones y su rapidez y facilidad de uso ayudaron a que fuera una tecnología bien acogida por los usuarios. El resto de los fabricantes tuvieron que ponerse las pilas desde entonces si no querían quedarse atrás, eso sí.

Y de nuevo, Tesla

Tesla Model 3 pantalla

La marca de Elon Musk no se quedó en 2012 y, con el Model 3, trajeron una pantalla de 15,4 pulgadas que además podía girarse en un ángulo de 90 grados. Tenía mejores capacidades que la del Model S y supuso que se eliminara incluso el cuadro de instrumentos.

Además de las funciones propias de un coche, cuenta con karaoke, juegos arcade y algunas curiosidades. Es un elemento interesante, aunque quizás haga que el habitáculo se vuelva demasiado minimalista.

Porsche va un paso más allá

Porsche Taycan interior

Uno de los últimos lanzamientos de Porsche fue el Taycan, una berlina eléctrica que no deja de lado ciertas cualidades de la marca de Stuttgart. Con él, la firma alemana también se metió de lleno en el mundo de las pantallas táctiles y las integró por completo.

En el cuadro de instrumentos, en el salpicadero, en la consola central… Aunque el estilo de la marca se mantenía, Porsche ofrecía un habitáculo repleto de pantallas desde la que controlar desde el GPS hasta el climatizador, por lo que ahora lo difícil era encontrar un botón físico que pulsar.

El Mustang Mach-E llega a lo grande

Ford Mustang Mach-E pantalla

Cada coche nuevo trae consigo su pantalla, algo que parece casi obligatorio. Sin embargo, con el Mustang Mach-E se hizo honor a eso de que ‘los americanos hacen todo a lo grande’. Y vaya si fue así, con una pantalla de 15,5 pulgadas que gana una gran presencia en el habitáculo. Cuenta con una ruleta física para manejar el volumen de la música, eso sí.

Mercedes EQS: ¿Cuánta pantalla quieres? Sí

Mercedes EQS Interior

Si hay un coche que ahora destaca sobre los otros en cuanto a las pantallas de infoentretenimiento, ese es el Mercedes EQS y su ‘Hyperscreen’ opcional. En realidad, se trata de tres pantallas -dos de 12,3 pulgadas y una de 17,7) bajo un cristal de 56 pulgadas.

En cualquier caso, allá donde mires encontrarás una pantalla desde la que controlar todo, con una gran respuesta y capacidad para manejar cualquier cosa. Por el momento, es difícil imaginar que estos elementos puedan seguir creciendo en los coches.

¿Byton inaugura el siguiente nivel?

Byton M-Byte interior

Cuando parece que no se puede ir más allá, siempre hay alguien que demuestra lo contrario. Es lo que ha hecho el fabricante chino de coches eléctricos Byton, en su M-Byte.

El interior de este modelo es lo que más llama la atención, gracias a su pantalla de 48 pulgadas en el salpicadero y a otra más pequeña en la consola central. Y os estaréis preguntando: ¿Qué hay de nuevo en esto? Bueno, en este caso se ha incluido otra pantalla en el propio volante del coche.

Parece que casi podemos esperar que esta tecnología se implemente en cualquier zona del coche, al menos hasta que alguien decida que ya es suficiente. Por el momento, la idea de Byton no ha funcionado mal, ya que han sobrepasado las 50.000 reservas de este modelo rápidamente en China y este año empezarán a entregarse las primeras unidades.

Imaginad todo lo que queráis hasta dónde podremos llegar en unos años. Es muy probable que igualmente os quedéis cortos.

Etiquetas:

Tecnología

Y además

Buscador de coches