¿Te gustan los relojes? Aquí tienes uno de 34.100 euros

Para ser justos, lo que vale eso es el nuevo y exclusivo coche DS 3 Performance BRM Chronographes, que sale de la asociación entre DS y la marca francesa de relojes BRM Chronographes.

Presentado en el Salón de Ginebra 2016, la marca DS pone a la venta ahora el nuevo DS 3 Performance BRM Chronographes. Solo se han fabricado 39 unidades para todo el mundo, y de ellas, solo dos se comercializarán en España.

¿Por qué 39 unidades? Pues una por cada 10.000 DS 3 que se han vendido hasta ahora. Si tienes en cuenta que se han vendido 390.000 unidades, no necesitas una calculadora para hacer los cálculos. Como es lógico, cada uno de ellos llevará un reloj DS B.R.M. a juego con el coche, valorado en más de 4.000 euros. Pensarás que es un buen regalo, pero si te digo que el DS3 Performance BRM Chronographes tiene un precio de 34.100 euros, quizás pierda algo de atractivo…

Te puede interesar el reloj homenaje a las calles de Broadway

Entre las particularidades que lo distinguen de un DS 3 Performance estándar se encuentran un exclusivo tono de su carrocería, pintada en color Gold Pearl en acabado mate, combinado con un techo, espejo y llantas en negro brillante. Además, estos colores predominan también en el habitáculo del DS 3 Performance B.R.M. Chronographes, en donde también lucen la típica placa identificativa de la versión y molduras en carbono.

El equipamiento de serie del DS 3 Performance B.R.M. Chronographes es muy completo, como es normal en estas unidades exclusivas, y lleva entre otros, navegador, sistema de audio específico y pantalla multimedia de 7 pulgadas. Por último, el propulsor de este coche no varía con respecto al DS 3 Performance, pues lleva un bloque gasolina 1.6 THP que entrega 208 CV de potencia y un par máximo de 300 Nm, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos.

Ya sabes, si te encuentras uno por la calle, pregúntale la hora.

No te pierdas:

- Si eres un friki del Golf GTI, esto te va a gustar

- DS3 2016: ligeros toques para no perder un ápice de estilo

Lecturas recomendadas