Un minuto de silencio: este es el último coche producido en Australia

Deberías sentirte mal. Al menos, un poco.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
El último coche producido en Australia

Aunque la globalización tiene efectos muy positivos en términos generales, lo cierto es que también puede resultar traumática para distintos sectores... y zonas geográficas. ¿Has visto la imagen superior? Se trata del último coche producido en Australia que, como no podría ser de otro modo, pertenece a la firma Holden. 

Así es el tuning australiano: Ford Mustang Bathurst 77 Special

¿Qué sabes sobre Australia? Sí, es la tierra que vio nacer a Mark Webber -aquí tienes una entrevista que pude hacerle durante el pasado Festival de Goodwood- y también el único lugar del mundo donde, cegados por su amor al automóvil, son capaces de filmar a una pick-up haciendo una quemada de rueda... sobre otra igual. En serio. 

Desgraciadamente el mercado local no atraviesa uno de sus mejores momentos y varios han sido los fabricantes que han retirado sus plantas de allí en los últimos tiempos. La primera marca en abrir la veda fue Ford, que en 2014 ya anunció su salida del país haciéndola efectiva hace exactamente un año. Después fue Toyota quien, a principios de este mismo mes, ha cesado su actividad manufacturera allí con el último Camry. Y ahora el último coche producido en Australia está empezando a ser montado... para salir de la cadena de Holden el día 20 de octubre en un acto con todos los empleados. 

 

VÍDEO: por cosas como ésta Holden no puede morir

 

Es un trago duro y no significa que ahora todos nuestros colegas petrolhead de la zona vayan a tener que comprar bicicletas: en realidad el problema ha sido que resultaba muy difícil competir con los productos importados allí que, venidos de otras zonas del mundo, tenían unos precios y calidades más competitivos que los fabricados en territorio aussie. A pesar de que el último coche producido en Australia saldrá pronto de la cadena, siempre les quedará el consuelo de que llegue hasta allí bajo el sello de Holden el Opel Insignia Grand Sport GSi. Con motor diésel. Para que luego digan que Dios no castiga dos veces...

Lecturas recomendadas