Pasar al contenido principal

Venden un coche volador en Marbella: ¡para conquistar cielo y tierra!

¿Lo quieres? ¡Corre... que vuela!

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
PAL-V Liberty

Si te digo que venden un coche volador en Marbella, seguramente te pase lo mismo que a mí, que pienses que alguien con una generosa cuenta corriente estará ya pensando en una visita al concesionario donde lo ofrecen, 'Supergarage'. Y digo generosa porque el futurista aparato cuesta ni más ni menos que 500.000 euros.

Claro, no es casualidad entonces que la marca que lo comercializa, Pal-V, haya elegido uno de los lugares más ricos de la Costa del Sol para exhibir allí su juguete, el Pal-V Liberty. Si estuviste pendiente de las novedades del Salón de Ginebra 2018 seguro que te suena, porque fue allí donde hizo su debut. 

No te pierdas: El coche volador de Volvo llegará en 2019. ¿Llegan los atascos en el aire?

Pero ahora, la compañía lo ha llevado hasta el exclusivo concesionario marbellí para que curiosos y (sobre todo) clientes potenciales se acerquen a admirarlo. Porque este coche volador, el primer vehículo volador comercial certificado, ya admite pedidos.

Sin embargo, las primeras unidades no se entregarán hasta 2019; tampoco será muy larga la espera... El Pal-V Liberty permitirá a su propietario, que debe tener licencia de piloto de helicóptero si quiere conducirlo o pilotarlo, moverse por cielo y tierra. Y podrá hacerlo acompañado, ya que este coche volador tiene espacio para dos ocupantes.

 

 

Cuenta con dos motores para el modo 'coche volador' y uno solo para su modo estándar; sí, el que te permitirá conducirlo cual utilitario por el barrio para ir a comprar el pan. En cuanto a sus prestaciones, todo depende de por dónde lo estés conduciendo. Podrá alcanzar los 100 km/h en la carretera, con una autonomía de 1.300 km, y 180 km/h cuando esté volando a una altitud máxima de 3.500 metros, con una autónoma de 500 kilómetros por aire.

¿Te atreverías a subir en el coche volador de Pal-V en España? Si tienes dudas, piensa que está preparado para hacer aterrizajes de emergencia en sólo 160 metros. Y a fin de cuentas, quien lo conduzca deberá estar acostumbrado a esto de surcar los cielos... Habrá que darle un voto de confianza. Algún día... de algún año. Del futuro.

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear