Pasar al contenido principal

Volkswagen SEDRIC: el coche autónomo se actualiza en el Salón de Frankfurt 2017

Así será la conducción autónonoma en 2025... según Volkswagen.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

El Volkswagen SEDRIC (SElf DRIving Car) es la propuesta de Volkswagen para mostrar al mundo cómo ve el futuro de la movilidad: autónoma, eléctrica y con el coche conectado como protagonista. Fue una de las novedades del Salón de Ginebra 2017, donde nos dejó con la boca abierta gracias a su tecnología. Hoy, Volkswagen nos muestra en el Salón de Frankfurt 2017 una nueva evolución de esta idea, mostrando un diseño mejorado y nueva actualización en el apartado tecnológico.

No te pierdas: El futuro que llegará en 2020. Prueba del Volkswagen I.D 

El objetivo es crear un coche autónomo que sea capaz de alcanzar el Nivel 5 de conducción autónoma: aquÍ puedes ver todos los niveles de la conducción autónoma de forma fácil y clara. Para que el conductor sea un mero pasajero, el Volkswagen SEDRIC es capaz de analizar su entorno gracias a cámaras a su alrededor, sensores lidar de 360 grados, radares de distancia corta y larga así como sensores de ultrasonidos. Por supuesto, cuenta con una arquitectura de hardware y software muy compleja, capaz de procesar toda la información de manera rápida y fiable. Esta nueva actualización incorpora también un renovado asistente de voz, pantallas táctiles y controles que se activan con gestos. 

 

Así es el nuevo Volkswagen T-Roc

 

Una potente unidad de cálculo fusiona todos los datos recopilados por los sensores y construye un esquema digital en 3D del mundo que le rodea; todos eso se va reflejando poco a poco en los mapas que lleva el coche, al detalle. Además, también recopila información de una nube de datos sobre otros coches. 

Todo parece, por tanto, ¡100% controlado! A simple vista, el VW SEDRIC Concept es como una caja de zapatos, aunque en Frankfurt luce un aspecto algo más emocionante, por decir algo. Se ha pintado de color gris y se ha ampliado ligeramente la superficie acrisolada. El objetivo es conseguir un aspecto robusto y de confianza, mientras que en el interior se consigue una gran habitabilidad gracias a unas formas muy geométricas. Tienes que tener en cuenta que en el futuro, el interior de un coche autónomo no será muy diferente al de cualquier espacio de una casa, con elementos como el volante que desaparecerán. La configuración de asientos es 2+2, con posibilidad de que las filas estén situadas cara a cara, de manera que los ocupantes puedan ir charlando relajadamente mientras el coche autónomo les lleva a su destino. 

Por otro lado, incorpora un parabrisas semitransparente, con una pantalla OLED que puede mostrar información, opciones de entretenimiento o, simplemente, permitir a los ocupantes disfrutar de las vistas. ¡Ah! Unas plantas purifican el aire en el habitáculo... un detalle que seguro no encontrarás en ninguno de los coches de 2017.

 

¿Y qué hay de la parte mecánica?

El accionamiento eléctrico del Volkswagen SEDRIC es bastante sencillo. Las baterías se encuentran bajo el suelo del coche y el motor, en la parte trasera. La plataforma no es otra que la del kit modular eléctrico MEB, que será usado en 30 modelos de producción de futuro de las diferentes marcas del Grupo Volkswagen en los próximos 10 años, entre los que destaca el Volkswagen I.D. Concept.

Todo esto de la conducción autónoma está muy bien, sí, pero a ti te gusta conducir. Volkswagen ha pensado en ello y asegura que habrá opción de hacerlo. "Tenemos tradición. Nunca abandonaremos la tecnología tradicional y la emoción. El motor de combustión estará con nosotros al menos durante las dos próximas décadas", explica Matthias Muller, CEO de la compañía.

 

 

A lo mejor estás pensando en cuando podrás comprarlo... Bueno, en realidad, Volkswagen no tiene una intención clara de vender este tipo de vehículos, aunque espera que los primeros coches autónomos puedan llegar a las calles de algunas ciudades a partir de 2021. El Volkswagen SEDRIC sirve, a día de hoy, para mostrar las capacidades de diseño e investigación de la compañía de cara al futuro, ya no solo desde un punto de vista de fabricante de coches, sino también como un distribuidor de tecnología para terceros, desde hardware hasta software, pasando por elementos tecnológicos varios.

Veremos si finalmente el coche autónomo es una realidad. Volkswagen no quiere arriesgar y ya tiene sobre la mesa un producto muy interesante, aunque para que sean realidad y veamos rodarlos por las calles, todavía hay muchos obstáculos en el camino, tales como la ley y la convivencia con coches conducidos por humanos o la manera en la que los datos que se recopilan sigan siendo privados en buena medida. Sin embargo, desde Volkswagen tienen claro que, algún día, los coches autónomos harán "que la movilidad sea más segura para todos nosotros". 

Lecturas recomendadas