Pasar al contenido principal

Opinión: ¿es el Audi A8 2018 la mejor berlina de representación actual?

Pocos combinan mejor tecnología, imagen y lujo clásico.

Las novedades de Audi para el Salón de Frankfurt 2017 - Audi A8

El Audi A8 2018 se ha convertido en una de las berlinas de lujo de referencia de cara al nuevo año. Su llegada a los concesionarios provocará un posible cambio de tendencia en el mercado, colocándose a buen seguro entre el ‘top ventas’ de los coches más lujosos del mercado. Ahora bien: ¿puede el nuevo Audi A8 plantar cara a coches como el Mercedes Clase S y al BMW Serie 7 para convertirse en la mejor berlina de representación actual?

Vamos a hacer un repaso exhaustivo a alguna de las características claves del Audi A8 2018 para comprobar si realmente está en la cúspide del lujo más sofisticado y moderno. Creo que aquí coches como el Bentley Flying Spur que probé hace un tiempo o incluso el Rolls-Royce Phantom 2018 no tienen cabida, hablamos de coches especiales cuyo precio se dispara hasta la estratosfera debido a un lujo que va más allá de la pura lógica, incorporando elementos pensados para el máximo elitismo. Aquí hablamos de berlinas de representación tradicionales.

 

 

El nuevo Audi A8 supone una importancia evolución estética para la marca e inaugura una nueva evolución de imagen que a buen seguro seguirá imitada por otros modelos de la marca, algo que ya ha empezado con el Audi A7 y que el año que viene también llegará al Audi A6. Luce espectaculares faros HD con Matrix LED con láser, mientras que en la parte trasera encontramos pilotos OLED que son un auténtico espectáculo y que dan un toque tecnológico casi de ciencia ficción al conjunto. La parrilla frontal se hace grande buscando un mayor empaque y presencia señorial, algo que parece que será imitado próximamente en el restyling del Serie 7. 

 

Audi A8 2018: sobriedad de líneas

No obstante, este Audi es un coche de lujo alemán y por supuesto mantiene intacta la elegancia y sobriedad de líneas de este tipo de vehículos. Quizás es el más sobrio del trío, pero eso lo hace mejor a la hora de afrontar el paso del tiempo. Quizás no sea tan elegante como un Mercedes Clase S, ni tan deportivo como un BMW Serie 7, pero coge lo mejor de aquí y allá para conformar una estética refinada, elitista, apostando por la tecnología pero sin grandes alardes, eminentemente conservadora.

 

Presentación Audi A8

 

Puertas adentro, la cosa se pone interesante: el salpicadero se renueva por completo y de nuevo vuelve a apostar por la tecnología, a lo bestia, con hasta tres grandes pantallas, botones con respuesta háptica, luces de lectura Matrix LED, asistente de visión nocturna, conexión a internet o un sistema de audio, firmado por Bang & Olufsen de más de 1.920 vatios. La tecnología es la gran apuesta, con pequeños detalles de esos para dejar a tu abuela con la boca abierta, pero hay más.

Me gusta cómo se combina la tecnología más puntera, las pantallas más espectaculares, con un diseño refinado y elegante, y, especialmente, con el lujo más clásico, en busca del bienestar: asientos climatizados con masaje tapizados en cuero Valcona perforado, inserciones en las maderas más nobles, posibilidad de recubrir todo el interior de cuero. Es decir: el lujo entendido como clásico, combinado con la tecnología más moderna. Es como vivir en un chalet domótico de arquitectura ultra-moderna pero con tu chimenea y esos butacones de cuero a cuadros, del lujo más clásico y reconfortante.

 

Vídeo: ¡el Audi A8 2018 también te da masaje en los pies!

 

A nivel dinámico el Audi A8 también apuesta por la tecnología: el uso intensivo de materiales más resistentes y ligeros, consigue aumentar la rigidez en un 24%, empleando la biónico para el diseño de ciertos elementos de su bastidor, que imitan la naturaleza para mejorar su efectividad. El Audi A8 no es un deportivo ni quiere serlo, pero promete una pisada noble y muy eficaz. A nivel mecánico, destaca el sistema MHEV, de micro-hibridación: capaz de apagar el motor en un rango de entre 55 y 160 km/h y durante 40 segundos para mejorar su eficiencia.

Por ahora, la gama mecánica es todavía muy limitada, incluyendo únicamente un motor de gasolina V6 de tres litros y doble turbo capaz de producir 340 CV y 500 Nm de par, con un consumo medio de ocho litros a los cien, y un propulsor diésel, también de seis cilindros, con 286 CV y 600 Nm de par, fijando un consumo medio de apenas 5,8 litros. En ambos casos este mastodonte repleto de lujo y tecnología es capaz de acelerar de cero a cien en menos de seis segundos. El precio del Audi A8 parte de los 97.430 euros del diésel a los 104.530 euros del gasolina. Unos precios en línea con sus rivales, aunque ligeramente por debajo del Mercedes y del BMW. Ahora bien, a este nivel de precios, dudo que haya gente que esto le pueda tirar para atrás.

 

Prueba Audi A8 2017 (interior)

 

Ahora bien, toca responder la pregunta del millón: ¿es el Audi A8 2018 la mejor berlina de representación? Bueno, creo que estarás de acuerdo conmigo que en el trío alemán, siempre que se renueva cualquiera de ellos, se convierte en la referencia. El Mercedes Clase S acaba de sufrir un pequeño restyling: es más elegante y apuesta de una manera más contundente por el lujo más clásico. El BMW Serie 7 quizás se ha quedado un poco rezagado, con un interior algo más convencional a nivel estético y un nivel tecnológico algo menos espectacular, aunque a nivel dinámico promete las mayores sensaciones al volante.

A día de hoy, el Audi A8 2018 creo que es la berlina de lujo más completa y tecnológica del momento, el único pero es una gama mecánica todavía algo escasa. Si quieres una berlina de lujo, donde este sea más tradicional y quieras un extra de elegancia, creo que el Clase S le puede mojar la oreja. Si buscas el lujo más sofisticado, creo que el nuevo Audi A8 no tiene rival, ¡al menos de momento!

Lecturas recomendadas