Pasar al contenido principal

Los 5 coches favoritos (y más hormonados) de Pikes Peak 2017

No te pierdas la actuación de estos pepinos el domingo a las 16:00.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Ken Block en Pikes Peak

Queremos celebrar contigo que ya está aquí el finde, disfrutando con los coches favoritos de Pikes Peak 2017. Seguro que cuando contemples estos pepinos musculados se te va a olvidar el calor que hace y que todavía te quedan dos meses para pillar las vacaciones de verano.

Pikes Peak, la gloria automovilística entre las nubes

Por si no lo sabías, conocida como la 'Carrera hacia las nubes', fue creada en 1916 y está considerada  la segunda prueba automovilística más antigua de los Estados Unidos, por detrás de las 500 Millas de Indianápolis.

Sebastien Loeb, Pikes Peak

 

Su recorrido, una ascensión de 19,99 km, 156 curvas sin arcenes ni protecciones y un desnivel de 1.400 metros, pone a prueba a los corredores y sus monturas. Debido a la altitud, las mecánicas sufren una pérdida de rendimiento que convierte a la mitica prueba en todo un reto para sus protagonistas.

Por cierto, ¿sabías que puedes seguir en directo la subida a Pikes Peak 2017 por internet? Recuerda que se disputa este domingo a partir de las 16:00 horas.

 

Una 'norma' para estar en las nubes

Entre los 56 vehículos que tomarán la salid en la 95ª edición de la Pikes Peak International Hill Climb existe un claro aspirante a la victoria final: la Norma MXX RD Limited. Con esta imponente barqueta, Romain Dumas aspira a sumar su tercer triunfo (2014, 2016) y, sobre todo, a batir el récord (8:13.878) que logró Sebastian Loeb en 2013 a lomos de su Peugeot 206 T16.  Bajo estas líneas, puedes recordar las imágenes de la hazaña del corredor galo.

 

 

Pues bien, para tratar de asaltar la marca del 9 veces Campeón del Mundo de Rallys francés, Romain se ha armado hasta los dientes. Partiendo del monocasco M20 del año pasado, han fabricado una bestia -Norma MXX- prácticamente nueva.

 

 

En el ámbito estético, la Norma MXX destaca por un gigantesco splitter delantero que tiene más de dos metros de longitud, así como por las ruedas traseras carenadas. A estos elementos se une un descomunal alerón trasero de carbono, en el que casi podría aterrizar un avión. Por cierto, las gomas Michelín y los frenos también se han diseñado para la ocasión.

 

 

Toda esta parafernalia aerodinámica y algunas otras cuestiones, hacen que su peso (770 kilos) sea superior al de la unidad del curso pasado. Sin embargo dicha cuestión queda compensada con un mayor downforce.

Ahora viene lo que más nos mola y al mismo tiempo más miedito nos da de esta bestia: su corazón. Monta un 2.0 litros, turbointercooler de cuatro cilindros con unos 570 CV de potencia fabricado por ¡Honda! Sí, has leído bien. Sabemos que hemos nombrado a la 'bicha' después del ridículo japonés en la F1. 

 

 

Pues parece que ese propulsor podría seguir la tradición nipona, como demuestran algunos fallos detectados en los test realizados antes de aterrizar en Pikes Peak 2017.

Pues no lo deben tener muy claro en el tema de la fiabilidad porque según algunas noticias, los orientales habrían enviado más de un propulsor a Estados Unidos. Por si las moscas. 

 

 

 

Cuerpo de Focus, alma de GT-R

Sin duda alguna, el descomunal Ford Focus de Tony Quinn es uno de los coches favoritos de Pikes Peak 2017 para disputarle la victoria a Norma y Dumas en la Categoría Unlimited. Bueno, en realidad aquel solo mantiene del modelo americano su diseño exterior, puesto que todo lo demás pertenece a un Nissan GT-R.

 

 

El motor, una fiera de 3.8 V6 Biturbo y 850 caballos, puede empujar como un cohete los 985 kilos de peso hacia la cumbre gloriosa. Ojito con el aparato, que además genera una carga aerodinámica de 999 kilos a 200 km/h. Bru-tal y cual.

  

Un Mustang, 1.400 c.v. y Ken Block

Ken Block y su Mustang Hoonicorn V2 llegan a Pikes Peak 2017 como uno de los grandes atractivos. El Mustang del ´65, dispuesto a hacernos disfrutar de lo lindo, esconde bajo el capó un V8 Biturbo con ¡1.400 caballos! Esta congregación de equinos, mayor que se produce en cualquier hipódromo, emplea combustible metanol.

 

 

El 'purasangre' del amigo Block tiene tal patada que puede provocar un esguince cervical en cero coma. Como lo oyes. Al respeto, el piloto californiano ha manifestado lo siguiente sobre su arma de satisfacción masiva: "Cuando digo que esto es absolutamente lo más bestia que haya conducido nunca, no exagero. En absoluto".

Sobre las humildes prestaciones, Hoonigan Racing, creadores del V2 también han asegurado que podría "vaporizar las ruedas de Block instantáneamente". 

 

 

Pero lo mejor de todo es que el amigo Ken llega con la idea de elevar el sentido del espectáculo automovilístico hasta una dimensión desconocida hasta ahora.

Se ha planteado realizar la famosa subida con su espectacular y particular estilo de pilotaje. Efectivamente, va a rodar los casi 20 km de ascensión a base de derrapes y acrobacias quemando rueda. Lo que sería una Gymkhana cuesta arriba o 'Climbkhana', así se llama su nuevo reto.

Por todo ello, el Mustang Hoonicorn V2 ya se ha convertido en uno de nuestros coches favoritos de Pikes Peak 2017. Es cierto que no va a ganar. Pero, ¿ eso a quién le importa? Lo importante es participar y... flipar.

 

Model S vs Faraday Future FF91: duelo eléctrico

Otro de los grandes alicientes de la 'Carrera hacia las nubes' estará en ver qué modelo eléctrico se hace con el trono de la categoría. Los aspirantes, el Tesla Model S P100D y el Faraday Future FF91, pelearán en cada una de las 156 curvas del trazado por demostrar quien es el más rápido. La lucha entre estas dos marcas viene de lejos.

 

 

Los 706 caballos del Model S P100D le permiten pasar de 0 a 100 km/h en 2,7 segundos y ser el vehículo eléctrico de serie más rápido del mundo, según el fabricante. Ya el año pasado el Model S 'normalito' estableció una récord en esa categoría al parar el crono en 11:48.264. Pero ojo porque  millonario chino Jia Yueting se ha puesto celosón y va a por todas con su Faraday. Por eso mismo, el FF91 llega con cuatro motores que suman 1.083 jacos y una aceleración de 0 a 100 km/hora en 2,4 segundos. Va a haber leña de la buena entre estos dos.

 

 

Al margen del vencedor en este en el que van a saltar chispas -nunca mejor dicho-, ambos modelos están entre nuestros coches favoritos de Pikes Peak 2017. Su apuesta tecnológica lo merece.

 

 

 

 

Lecturas recomendadas