Las 5 retiradas más sorprendentes de la F1: ¡hasta luego Lucas!

¿Sabes qué tienen en común Mike Hawthorn, Jackie Stewart, Niki Lauda, Nigel Mansell y Carlos Reutemann? Pues que protagonizaron las retiradas más sorprendentes de la F1...sin contar la de Nico Rosberg, claro.

Imagen de perfil de Javier Prieto

¿Creías que la inesperada marcha de Nico Rosberg a finales de 2016 no tuvo precedentes en la Categoría Reina? Pues hoy te presentamos las 5 retiradas más sorprendentes de la F1 que quizás le sirvieron de inspiración al ex corredor de Mercedes.

La trayectoria de cualquier deportista de élite, como todo en esta vida, tiene su principio y su final. Pero algunos ases de la velocidad se han significado por decir adiós a sus profesión de forma repentina e insospechada.

Son decisiones que en su momento causaron un terremoto en el planeta automovilístico de la F1. Veamos cuáles fueron algunas de las más flipantes.

Ah, por si antes (o después) de meterte con el post de hoy te apetece ver cómo van a ser los coches de F1 2017, te dejamos este enlace. 

Mike Hawthorn: retirada y tragedia

Mike Hawthorn se proclamó Campeón del Mundo 1958 con una sola victoria lograda en todo el certamen (GP de Francia 1958). Y lo hizo in extremis, en la última cita del calendario, el GP de Marruecos, a los mandos de un Ferrari D246.

El británico que consiguió el título con un punto de ventaja sobre su principal rival y compatriota Stirling Moss, se convirtió además en el Circuito de Casablanca en el primer inglés que conseguía dicho éxito.

Sin embargo, Hawthorn decidió bajarse de la cúspide de la gloria nada más alcanzarla. Tras ver morir a varios colegas en el asfalto, decidió que era el momento de marcharse. Y así lo hizo, protagonizando una de retiradas más sorprendentes de la F1.

Desgraciadamente falleció apenas tres meses después en un accidente de circulación en Farnham. Tenía 29 años de edad.

Durante siete temporadas en la F1, Mike participó en 45 Grandes Premios en lo que sumó 3 victorias, 18 podios, 4 poles y 6 vueltas rápidas.

Jackie Stewart y su marcha repentina

(Casi) Nadie podía imaginar que en el GP USA 1973, se iba a producir una de las retiradas más sorprendentes de la F1. A la cita americana, última del año, llegaba Jackie Stewart con su tercera corona bajo el brazo.

Sin embargo, el Escocés Volador se quedó consternado con el fallecimiento de su compañero Francois Cevert en los entrenamientos oficiales en el Circuito de Watkins Glen ( Nueva York).

Tanto es así que no disputó la que habría sido su participación número 100 en la máxima categoría del automovilismo. Parece ser que el británico ya había tomado la determinación de jubilarse en ese curso, aunque es evidente que si tenía alguna duda, la tragedia de su colega acabó por disiparla.

Se fue a su casa con 34 años de edad y después de permanecer en la F1 durante 9 cursos. En ese tiempo participó en 99 carreras y logró 27 victorias, 43 podios, 17 poles y 15 vueltas rápidas, además de las coronas de 1969, 1971 y 1973.

Niki Lauda y su primer adiós

En los entrenamientos previos del GP de Canadá 1979, penúltima cita del curso, Niki Lauda le comunicó a su jefe de equipo, Bernie Ecclestone, que estaba harto de penar con el Brabham y que le decía adiós.

Por aquel entonces, el corredor austriaco ya había conquistado las coronas de 1975 y 1977. Además había sufrido -y superado- un brutal accidente en el GP de Alemania 1976 que casi le costó la vida.

Como consideraba que ya no tenía nada que demostrar, se marchó a dirigir la compañía de vuelos chárter que había creado en su país. 

Regresó a la competición en 1982 para apuntarse dos años después su tercer entorchado al volante de McLaren, derrotando por medio punto a su compañero de equipo, un tal Alain Prost.

Su adiós definitivo se produjo en 1985, con 13 años a sus espaldas en la Categoría Reina. Compitió en 171 Grandes Premios, sumando 25 triunfos, 54 podios, 24 poles y 24 vueltas rápidas, además de las mencionadas coronas en 1975, 1977 y 1984.

Mansell, la marcha del león herido

Sin duda alguna una de las retiradas más sorprendentes de la F1 fue la de Nigel Mansell en 1992. Ese año, el león británico se había llevado por fin el ansiado Mundial. Y aunque eso debería haber sido una garantía de continuidad en su escudería (Williams), no fue así.

Resulta que Ayrton Senna, uno de los mejores pilotos de la especialidad manifestó que correría gratis -eso habría que haberlo visto- con los de Grove. Y claro, los jefes de dicha formación aprovecharon la coyuntura para ofrecerle a Mansell una renovación de 5 millones de dólares para 1993, la mitad de lo que cobró en el certamen anterior. 

Evidentemente, el inglés les hizo un corte de mangas. Como curiosidad, los responsables de la escuadra le presentaron a Mansell una contraoferta apenas unos minutos antes de que éste diera una rueda de prensa para anunciar su despedida.

En ella aceptaban todas las condiciones apuntadas con anterioridad por el bigotudo, incluyendo igualdad de trato con su nuevo compañero Alain Prost. Sin embargo, Nigell, todo un señor, y con un par, les dejó plantados y seguro que se quedó muy satisfecho con una de las retiradas más valientes y sorprendentes de la F1.

Además no quería trabajar con Prost. Se marchó a Estados Unidos donde se apuntó el título en la IndyCar World Series 1993. Retornó fugazmente al Gran Circo en 1994 para cerrar su etapa un año después.

El palmarés de Mansell durante sus 15 temporadas y 187 participaciones en la F1 incluye 31 triunfos, 59 podios, 32 poles, 30 vueltas rápidas y el mencionado, además del mencionado Mundial de 1992. 

Carlos Reutemann, adiós inoportuno

Carlos Reutemann dejó a cuadros al paddock cuando anunció tras la segunda cita de 1982, el GP de Brasil, que abandonaba la competición.

Quizás le pasó factura la tensión en el certamen anterior en el perdió el título por un solo punto en el GP de Las Vegas 1981, así como el hecho de padecer constantes desavenencias con su escudería (Williams). El argentino no aceptó ser el escudero de Alan Jones y ese fue principio del mal rollo.

Sin embargo, con el abandono de Jones y la llegada de Keke Rosberg en 1982, parecía que se habría un nuevo camino hacia la cima. Sin embargo, cogió las maletas y se despidió.

Curiosidades de la vida, la gloria se la adjudicó el padre de Nico Rosberg con una sola victoria. Si Reutemann hubiera seguido quizás hoy no sería uno de los campeones sin corona de la F1. Desde luego que la suya fue una de las retiradas más sorprendentes y desafortunadas de la F1.

En sus 11 años de recorrido en la máxima categoría, corrió en 146 Grandes Premios y se llevó 12 triunfos, 45 podios, 6 poles y 6 vueltas rápidas.

Lecturas recomendadas