Pasar al contenido principal

Las 7 mejores carreras del Motorsport: dando gas hacia la leyenda

Ahí van las 7 magníficas del automovilismo

Imagen de perfil de Javier Prieto
Fangio en su Maserati 250F

Ponte el babero para disfrutar con una selección de las 7 mejores carreras del Motorsport. El menú pata negra del día está compuesto por las pruebas de Fórmula 1, Rallyes, Resistencia ( 24 Horas de Le Mans), Indy500 y Raids (Dakar) que forman parte de la leyenda automovilística. Récords, hazañas y heroicidades firmadas por los dioses de las cuatro ruedas que habitan en el Olimpo de la Gasolina. Arrancamos.

 

Le Mans 1972: La Triple Corona de Hill

Una de las referencias fundamentales dentro de las mejores carreras del Motorsport viene de la mano de las 24 Horas de Le Mans. La prueba de resistencia por excelencia ha sido el escenario de gestas deportivas increíbles. De todas ellas nuestra favorita -por su trascendencia histórica- es la edición de 1972.

 

 

El ganador Graham Hill compartió el Matra-Simca MS670 con Henri Pescarolo, conquistando además la Triple Corona del Automovilismo. Ya sabes, ese título honorífico compuesto por la cita en el Circuito de La Sarthe, el GP de Mónaco de Fórmula 1 y las 500 Millas de Indianápolis. A día de hoy nadie ha igualado la marca del as británico.  

 

 

Tampoco nos hemos querido olvidar del increíble final de Le Mans 2016. A falta de menos de cinco minutos y un giro para la bandera a cuadros, el Toyota TS050 Hybrid nº 5 lideraba la prueba cuando repentinamente sufrió una pérdida de potencia. Su piloto, el japonés Kazuki Nakajima, vio como su coche se paraba en la línea de meta. Detrás de él pasó como un rayo el Porsche 969 Hybrid nº 2 del suizo Neel Jani, quien le robó la gloria. Es el final más cruel que nunca habíamos visto en ningún circuito del Planeta.

 

Rally Mil Lagos 1990: Primera victoria de un 'extranjero'

Aunque resulta muuuuuy complicado -e injusto- quedarse con una sola fecha del Mundial de Rally, hemos elegido el Mil Lagos de 1990 porque fue la primera vez en la que ganaba un corredor no escandinavo. Tuvo ese honor Carlos Sainz -y su copiloto Luis Moya- con un Toyota Celica GT-4.

 

 

Para que te hagas una idea de la machada del 'Matador' y de su colega gallego, en las 39 pruebas anteriores, los corredores de la tierra habían triunfado en casa en todas las citas excepto en tres (1957,1971 y 1989), que se apuntaron sus enemigos suecos. Por cierto, desde 1990 hasta hoy solo cinco pilotos más han roto la hegemonía finesa. Hay que recordar que desde niños, los paisanos de Kimi Raikkonen aprenden a conducir sobre hielo y nieve, logrando un dominio único de los coches.

 

 

Seguimos 'tirando para el producto nacional' con el primer triunfo de Sainz y Moya en el Mundial, el Rally Acrópolis 1990. Menudo mano a mano entre el Toyota de los nuestros y el Lancia Delta del maestro Juha Kankkunen. Dos pesos pesados en un combate a golpes de... acelerador, derrapadas y saltos. Otra de las mejores carreras de coches.

 

 

500 Millas de Indianápolis 1992: La llegada más ajustada

En las 500 Millas de Indianápolis de 1992 se vivió uno de los duelos más trepidantes que se recuerdan. A falta de siete vueltas para el final, Scott Goodyear, que había arrancado en la ¡33º plaza!, y Al Unser Jr., se jugaron la gloria. Este último aguantó el ataque de Goodyear y ganó por 43 milésimas, la menor ventaja jamás registrada en la competición americana. Cerró el podio su padre, por lo que fue un día redondo para los Unser, quienes se llevaron el gato al agua en una de las mejores carreras del Motorsport.

 

 

Dakar 1988: Bestias del Desierto 

Una de las más recordadas y mejores carreras del Motorsport tuvo lugar en el París-Dakar de 1988. De las arenas del desierto, surgió un 'mastodonte' con 1.200 caballos y seis turbos que perseguía a una 'pulga' con ruedas.

 


Nos referimos al es-pec-ta-cu-lar adelantamiento del camión DAF Twin Turbo X1 de Jan De Rooy al Peugeot 405 T16 conducido por Ari Vatanen. La bestia de 10 toneladas con el belga al volante, se lanzó a más de 200 km/h por las dunas de África a la caza de su presa, el león francés de 400 jacos (Peugeot). El escandinavo, todo un Campeón del Mundo de Rally 1982, acabó cediendo ante el empuje de ese mamut propulsado por dos motores.

 

 

Unas etapas después de aquella plástica lucha, el finés sufrió un extraño 'robo' de su 405 T16 y aunque apareció posteriormente, fue descalificado. De ese modo se quedó sin la posibilidad de reeditar su corona del curso anterior. No obstante, se sacó la espinita al reinar en el mítico Raid en 1989, 90 y 91. En cuanto al paquidermo volador (DAF), fue prohibido después de sufrir un accidente mortal en aquel Dakar 1987. 

 

 

Fórmula 1: Fangio y Senna, dos mitos

Posiblemente, el GP de Alemania 1957 disputado en el trazado de Nordschleife sea la mejor carrera en la Historia de la F1. Su protagonista aquel 4 de agosto fue el argentino Juan Manuel Fangio, quien escribió una de las páginas más gloriosas del automovilismo. El Chueco, que partió desde la pole, sufrió a falta de diez vueltas para el final una desastrosa parada en boxes por un problema en una rueda. (Mira la foto de ese incidente bajo estas líneas). Se reincorporó a la pista con casi un minuto respecto a la cabeza que ocupaban los Ferrari de Mike Hawthorn y Peter Collins.

 

Fangio_pit_stop_Nurburgring_1957

 

Sin embargo, los grandes campeones se revelan contra el destino y buscan el éxito donde otros solo atisban la derrota. Subido a su Maserati 250F, Fangio batió el récord del Infierno Verde nueve veces -7 de ellas seguidas- hasta dar caza a los coches rojos en la última vuelta. Entró primero con 3,5 segundos de ventaja, logrando su quinta corona. Los espectadores -y el paddock- allí presentes se quedaron atónitos y se tuvieron que frotar los ojos para creer lo que estaban viendo. El propio Fangio dijo que jamás había ido tan deprisa y que fue la actuación de su vida. ¿Alguien puede dudar de que ésta es una de las mejores carreras del Motorsport? Im-po-si-ble.

 

 

Otra de las citas supremas de la Categoría Reina se produjo en el GP de Japón de 1988. Tras una mala salida en la que se le caló su coche, Ayrton Senna reemprendió la marcha aprovechando una ligera cuesta abajo en Suzuka. Sin embargo, había caído hasta la 14ª plaza y sus opciones de proclamarse Campeón del Mundo pasaban por ganar en el asfalto nipón, algo que parecía imposible.

 

 

No obstante, exprimió la mecánica de su McLaren MP4/4 y en la primera vuelta había recuperado seis plazas, para ponerse cuarto tres giros más tarde. Ya tenía en el punto de mira a su rival por el título, un tal Alain Prost, a quien le pegó un hachazo tremendo. El brasileño le metió 13,5 segundos al presunto profesor quien vio cómo el título se lo arrebataba el paulista. Senna firmó así su primer y épico titulo de F1 y una de las mejores carreras del Motorsport.

 

 

Cuatro años antes de esa machada, y bajo un diluvio universal, Senna había firmado en el GP de Mónaco 1984 una de sus actuaciones más aclamadas. Terminó segundo con un humilde Toleman y no venció porque cuando acechaba al líder, Prost, (MP4/2) se suspendió la prueba para evitarlo. Había nacido un mito de la velocidad con tan solo seis presencias en el Gran Circo.

Bueno, esperamos que te hayan molado nuestras 7 mejores carreras del Motorsport. Sí tú tienes otras favoritas, dínoslo. 

Fotos: Wikipedia.

Lecturas recomendadas