Pasar al contenido principal

Loews, la curva en Mónaco más lenta y glamurosa de la Fórmula 1

En las calles del Principado, incluso las curvas son especiales.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Fairmont

Loews, la curva más lenta y glamurosa de la F1, no es solo uno de los puntos míticos del circuito urbano de Mónaco, sino de todo el Mundial.

Echa un vistazo a: Los horarios del GP Mónaco F1 2017

Y es que en todo el calendario de la Categoría Reina no existe una horquilla como esta. 

Y dirás, ¿qué la hace tan especial? Pues para empezar su velocidad de paso. Por ella los monoplazas ruedan a menos de 60 km/h. Sí, has leído bien: 60 km/h. y en ¡segunda velocidad!

Suele ser habitual que en dicho sector se formen atascos y ver algunos toques, sobre todo durante las primeras vueltas de la carrera.

 

 

También su configuración, una cerradísima horquilla de izquierdas con un ángulo de 180º, es otra de las características que la hacen única. Tanto es así que para la cita monegasca, los equipos amplían el ángulo de giro de la dirección de sus monoplazas. Sin esa modificación, resultarían imposible negociarla.

Ni que decir tiene que al circular por allí coches diariamente durante todo el año, su pavimento suele estar bacheado, lo que hace que las suspensiones sean más blandas y unos 5 mm más altas.

Por si fuera poco, a la horquilla Loews se llega tras una pronunciada pendiente cuesta abajo que la atraviesa. Como te podrás imaginar, hay que tener un tacto de neurocirujano con los frenos para no acabar contra las traicioneras barreras que la circundan en su parte exterior.  

 

 

Por la curva Loews, un punto de extrema dificultad que también requiere máxima concentración a los pilotos, tendrán que pasar por allí 78 veces hasta completar los 260 kms por las calles del Principado.

Loews o Fairmont se sitúa en el sector en la bajada del Casino, dirección al puerto, siendo el desnivel entre ambos puntos de 44 metros.

El nombre del famoso giro se debe al hotel junto al que se encuentra, el cual antes se llamaba Loews y actualmente, Fairmont. 

Si eres un friki de la F1 no pasear alguna vez por la legendaria curva que ve pasar a los coches de la máxima categoría desde 1955. Alucinarás.

Lecturas recomendadas