Pasar al contenido principal

Así se realiza un ‘pit stop’ en el Mundial de Resistencia

Un trabajo sincronizado y perfeccionista para optimizar el tiempo.

Un pit stop en el Mundial de Resistencia es un momento de tensión. En apenas unos segundos el coche debe ser repostado, renovado de neumáticos y mantenido para poder aguantar en pista sin problemas. También es el momento utilizado generalmente para realizar el cambio de piloto: hoy visitamos al equipo Ford del WEC para ver cómo se realiza un pit stop, para conocer todos los secretos de este movimiento vital para entender una carrera de resistencia.

“Un segundo salvado en el pit stop es equivalente a una ventaja de 40 o 50 metros en la pista.” Me dice David Wilcock, ingeniero de pista del Ford GT número 67. No cabe duda de la importancia de este movimiento, aunque ya te adelanto que es algo distinto al que estás acostumbrado a ver en la Fórmula 1.

Te interesa: los peores pit stop en 2016: ¡menudo ridículo!

Antes de nada, deja que te recomiende echar un vistazo a la galería, donde podrás ver cómo se coordinan todos los miembros del equipo para que el pit stop de su Ford GT sea un éxito. Hay tres pilares fundamentales en esta maniobra: el cambio de neumáticos, el rellenado del depósito de combustible y el cambio de piloto. Para coordinar con éxito estas tres elementos se utilizan a 11 miembros trabajando al unísono en pocos metros cuadrados. Todo tiene que funcionar como un reloj para robarle décimas al crono.

Lo primero que se hace es rellenar el combustible del depósito. Hay una norma que es fundamental para entender este proceso: el combustible se debe insertar con las ruedas en el suelo. Esto es fundamental, ya que en caso de emergencia, el coche tiene que ser capaz de rodar. ¿Te imaginas un incendio en una situación así con el coche sin neumáticos? Peligroso, muy peligroso.

Cuatro personas trabajan en con el combustible. Uno se encarga de la manguera, mientras que el resto están pendientes de cumplir con las normas de seguridad. Mientras se está realizando esta tarea, el resto de acciones están limitadas: se aprovecha para limpiar el parabrisas o los faros, se recuperan todos los datos analíticos del ordenador del coche y puede empezar el proceso de cambio de piloto.

 

 

Una vez que el proceso de llenado del depósito está finiquitado, es turno de las ruedas. Cuatro personas se encargan de este proceso, que tiene sus particularidades. Olvida la rapidez brutal de los pit stop en Fórmula 1. Aquí, solamente hay dos pistolas de aire para realizar esta maniobra y no se pueden utilizar las dos a la vez. Aquí la estrategia de cada equipo marca la diferencia: por ejemplo, una opción es que cada pistola se encargue de las ruedas de cada lado. Otros equipos optan por dejar una pistola únicamente para la rueda más alejada del box. 

Este es el momento clave para conseguir arañar algún segundo al cronómetro. Cuatro con el combustible, cuatro con los neumáticos y nos quedan tres miembros del equipo. Esos se encargan de otras labores, como por ejemplo quitar la memoria de datos del coche o ayudar al piloto a salir del habitáculo y a preparar al nuevo piloto: quitar los arneses de seguridad, ajustar el asiento personalizado, etc.

El último miembro que nos queda es fundamental: el encargado de controlar todo el proceso. Sí, es el hombre que siempre vemos en el morro del coche con una especie de señal. Este se encarga de comprobar que el coche está bien colocado, controlar que las normas del pit stop se cumplan y, especialmente, hacer que el coche vuelva a la pista de una manera segura y eficaz. 

 

 

Un equipo sincronizado como un reloj y que resulta fundamental para que una carrera en el Mundial de Resistencia sea un éxito rotundo. “Estamos practicando constantemente, tanto como nuestro físico nos permite. Además, con nosotros siempre viaja un fisio que nos ayuda en el apartado físico. Tenemos una rutina en el gimnasio para fortalecer aquellos músculos que intervienen de una manera más evidente en este proceso: por ejemplo, el que se encarga de cambiar los neumáticos necesita tener unos brazos fuertes.”
El equipo permanece unido todo el año y, aunque las carreras solamente tienen lugar en fines de semana (y no todo el año) estos trabajadores forman parte de la empresa durante todo el año. 

Sin duda, las paradas en boxes son fundamentales en cualquier disciplina que los necesite. Las nuevas normas buscan igualar al máximo este proceso, con decisiones como la del llenado del depósito de combustible en 35 segundos, sin importar el tamaño del mismo (se adapta el flujo de la manguera). Esto hará que el cambio de los neumáticos sea el factor clave para conseguir ventaja respecto a los rivales y de esta manera conseguir más emoción. ¡Cómo nos gusta el Mundial de Resistencia!

Lecturas recomendadas