Pasar al contenido principal

¿Es la velocidad única culpable de los accidentes? ¡Otros responsables siguen igual!

Nuestra opinión depende de varios factores...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Velocidad

Pensar que la velocidad es la única culpable de los accidentes de tráfico es un grave error, por eso noticias como la de que Francia reduce de 90 a 80 km/h la velocidad máxima en algunas carreteras francesas mantiene dividido al país. Vaya por delante que aquí no se niega la efectividad de esta medida...

Está comprobado que reducir la velocidad en 10 km/h podría ayudar a evitar entre 400 y 500 muertes al año por accidente de tráfico y hasta 5.000 heridos graves. Y dicho esto, no hay más que hablar... Sin embargo, también hay varios motivos para pensar que esto por sí solo no será suficiente.

No te pierdas: ¿Cuántos accidentes se evitarían si aprendiéramos de seguridad vial?

De hecho, en España, un 73% de los conductores ha tomado decisiones incorrectas por culpa de la mala señalización en la carretera, según un estudio publicado por el Real Automóvil Club de España, BP España y Castrol. Y esto supone un grandísimo riesgo al volante que puede llevar a cometer imprudencias y errores fatales. 

Un 37% de los encuestados admite haber realizado en alguna ocasión algún tipo de maniobra incorrecta que ha puesto en peligro su propia integridad o la del resto de conductores debido al mismo motivo.

 

 

También se habla de que 51% la señalización no se sitúa con antelación suficiente, que no es lo suficientemente grande para
ser vista correctamente o que está situada en lugares de escasa visibilidad. De nada sirve, por tanto, llevar una velocidad adecuada si por causas ajenas a ti terminas saltándote un stop o entrando en una vía en sentido contrario, por ejemplo. 

 

¿Quién se acuerda de las carreteras?

Por otro lado, la Asociación Española de la carretera también ha alertado recientemente del preocupante estado en el que se encuentran nuestras calzadas, ya que uno de cada 13 kilómetros de carretera tiene deterioros graves que suponen más del 50% de la superficie del pavimento, con agujeros, baches y grietas.

Te interesa: ¿Sabes a qué velocidad multan los radares?

Para solucionar todo esto se necesitarían ni más ni menos que 7.054 millones de euros, de los cuales casi 6.500 millones irían destinados a reparar el pavimento y el mantenimiento de otras áreas: renovar 370.000 señales, pintar marcas viales en 30.000 kilómetros de carreteras, cambiar el 90% de los sistemas de iluminación…

Teniendo en cuenta esta situación, la reducción de velocidad -que debería bajar entre 10 y 20 km/h en dichos tramos- para solucionar el problema parece más sencilla y eficaz a corto plazo. Pero aun así, la solución sería algo parecido "a que te duela un dedo y te corten el brazo entero". 

 

¿Y qué pasa con el consumo de alcohol y drogas al volante? 

Por tanto, aunque reducir la velocidad es y puede ser recomendable en numerosas ocasiones, es necesario que tomemos consciencia de que hay otros problemas muy serios que afectan a la seguridad vial. Y es el caso del consumo de alcohol y drogas al volante.

Todos somos conscientes de los efectos de las drogas más consumidas y de el enorme peligro que representan para los accidentes de tráfico, pero aun así, en España se siguen registrando el doble de positivos por consumo de drogas que de alcohol. ¿No te aparece algo alarmante? Sin duda lo es.

 

 

Por tanto, parece que aún queda mucho por hacer en materia de concienciación... Quizá es que solo aprendemos a base de multas y, por ese motivo, la reducción de velocidad o la instalación de radares sea una de las soluciones que a simple vista parecen mejores. 

Con esto queda claro que hay mucho trabajo por hacer todavía. Pensar en el objetivo cero víctimas de tráfico es una utopía, pero creer que modificando solo uno de los actores implicados en la seguridad vial sea puede cambiar el mundo, probablemente también lo sea. 

 

Lecturas recomendadas